La cocinan a fuego lento

He visto por internet algunos videos en los cuales reflejan tiempos pasados. Donde muestran añejas fotografías de artículos de consumo masivo. Publicidades exitosas de esos productos. Personajes televisivos quienes mediante esos anuncios proyectaron los objetos y a la vez ellos se proyectaron en el subconsciente de los consumidores. Muchos sienten añoranzas y hasta expresan "que todo tiempo pasado fue mejor". También los hay quienes dicen que "éramos felices y no lo sabíamos". Habrá que preguntarles el porqué.

El avance tecnológico va desplazando velozmente el uso de unos bienes por otros más sofisticados, obsolescencia programada la llaman, ya sean necesarios o aquellos denominados bienes superfluos.

Pero afortunadamente hay descubrimientos que aunados a la tecnologías son vitales, verbigracia la electricidad, y su ausencia nos incomoda. Y pongo como ejemplo lo siguiente: la tarde del viernes pasado me disponía a tomar un vaso de agua, no pude hacerlo pues la falta del fluido eléctrico no permitió funcionar al filtro eléctrico de agua. Siempre tomo el agua filtrada a temperatura natural. Además no acepto que me la privaticen consumiendo "agua potable", "agua mineral" de botellón o "agua saborizada", en un país donde se malbarata tanto el precioso líquido.

Después del vano intento de beber agua opté por hacerme un café. Tampoco pude, la cocina enciende mediante una chispa eléctrica. Traté de llamar por teléfono a algún conocido que supiera por qué fallaba la electricidad, tampoco pude comunicarme. El aparato no funciona sin corriente eléctrica. Como había olvidado recargar la pila del celular no me atreví a usarlo, para ahorrar la poca carga, por si la contingencia era grave. Entonces para qué insistir con la radio o el internet. El apagón duro aproximadamente cuarenta y cinco minutos, para mi tranquilidad. Por cierto, a la hora de escribir esta nota, lunes nueve de la noche, la red no funciona.

Si esta incomodidad se le presenta a un simple mortal, ustedes se imaginan lo que puede suceder a una nación si le fallan servicios estratégicos como la electricidad y de comunicación; imprescindible como el agua y en nuestro caso la industria petrolera. El alto gobierno habrá tomado las previsiones si el imperio y sus adláteres deciden sabotear esos servicios. También hay que considerar la posibilidad de ser víctimas de una guerra biológica. No es fortuito que en el 2014, año de las guarimbas y el inicio de la guerra económica gran parte de nuestra población sufrió por primera vez el contagio de la fiebre chikungunya y la consiguiente desaparición de algunas medicinas.

Por último se debe tomar muy en cuenta lo expresado en televisión por el analista político Oscar Schemel "A Venezuela la cocinan a fuego lento para generar un estado de caos".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1249 veces.



Noel Martello


Visite el perfil de Noel Martello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Noel Martello

Noel Martello

Más artículos de este autor