Contraste de sistema

La realidad demuestra el inmenso contraste que existe entre el sistema capitalista de Estados Unidos y el socialista que se construye en Cuba.

La discriminación racial hasta el asesinato por agentes policiales de los discriminados, millones de pobres sin servicios de salud, analfabetos y viviendo bajo puentes, un país que tiene el mayor porcentaje de delincuencia en el mundo, el consumo de drogas más grande que se conoce, la mayor cantidad de desempleados en un país que tiene relaciones comerciales con todo el mundo y en condiciones de explotación sobre buena parte de las naciones. Se trata del imperio más poderoso de la historia: el imperialismo yanky.

Una pequeña isla que solo tiene níquel como recurso natural, el cual explota con Canadá. El azúcar ha dejado de ser producto de exportación porque el imperialismo yanky estimuló la fundación de centrales en la Florida, Puerto Rico y la República Dominicana, con el solo objeto de envilecer los precios en el mercado internacional y privar a Cuba de su principal producto para la adquisición de divisas. El bloqueo económico, comercial y financiero no está reducido a las relaciones con Estados Unidos sino que además impone sanciones extraterritoriales a cualquier país que haga negocios con Cuba. Se trata del único caso en la historia tanto por su extensión como por el tiempo de duración.

Cuba no explota a ninguna nación y, sin embargo, acabó con el analfabetismo y desarrolló un sistema educativo para toda la población y que no iguala ningún país capitalista desarrollado. La salud cubre no sólo a su población sino que ha prestado ayuda solidaria a 120 países. Venezuela es un ejemplo en ese sentido y el África ha recibido la solidaridad de médicos cubanos en la epidemia del ébola.

No se conoce un caso en que un imperio haya reconocido abiertamente que toda su política contra un pequeño país haya sido un fracaso total y termine por restablecer relaciones diplomáticas, con toda la posibilidad de que el poder legislativo revoque las leyes que establecen el bloqueo.

Sin la menor duda se trata de un contraste no conocido jamás, porque el hundimiento de la URSS y los países de Europa del Este fue un terrible golpe para el pueblo cubano y todo los analistas del mundo capitalista pensaban que la caída de la revolución era inminente. Nada de eso ocurrió y, por el contrario, el imperialismo yanky quedó vencido ante el pueblo cubano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 967 veces.



Roberto Hernández Wohnsiedler

Abogado y Sociólogo. Fue diputado, vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ministro del Poder Popular del Trabajo y Seguridad Social y militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Es autor del libro La Clase Obrera y la Revolución Bolivariana.

 robertohernandezw@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Hernández Wohnsiedler para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Wohnsiedler

Roberto Hernández Wohnsiedler

Más artículos de este autor