Explotación en la fábrica y ganancia de mercado *

Precisiones en la conceptualización marxiana II

Antes de formarse el modo burgués de producción, los mercaderes obtenían ganancias derivadas de sobreprecios respecto al precio al que compraban las mercancías. Este sigue siendo el verdadero concepto de ganancia, o sea, dinero recibido a cambio de nada por compraventa.

 

Mientras tanto, los esclavistas explotaban a sus trabajadores y los feudales a sus vasallos, o sea, vivían del trabajo ajeno. Quien explota no gana nada. Estos esclavistas y terratenientes no obtenían ganancias porque no realizaban compraventas, simplemente explotaban a sus trabajadores.

 

Diremos, pues, que la ganancia es un asunto de mercado o tráfico de mercancías, y la explotación lo es de la producción, de las fábricas de mercancías. En este sentido, los comerciantes no son explotadores ni los fabricantes obtienen ganancias por compraventa, sino sólo por la venta de la plusvalía que en lugar de comprarla la toman del asalariado.

 

El valor de las mercancías en fábrica, restado en su plusvalor simplemente es revendido al mismo precio de compra, razón por la cual no da ganancia alguna.

 

 A los efectos del análisis del origen de la riqueza en el modo capitalista, Carlos Marx llamó ganancia  exclusivamente a la venta en dinero de la plusvalía contenida en la mercancía cuando su valor de uso era liquidado por su valor, bien sea este valor a secas o precio de producción. Asimismo, Marx llamó capital constante a los medios de producción y a esa parte de la materia prima contenida en la mercancía antes de recibir el valor del salario y la plusvalía   a cambio del cual no recibe remuneración alguna.  Ocurre que el capitalista productor explota al asalariado porque no le paga parte del valor trabajo que este agrega a las materias primas   sobre las que el trabajador aplica su fuerza de trabajo. Quede claro, pues,  que la venta de los medios de producción se hacen al valor o sea, al precio  de compra, razón por la cual el capitalista no podría recibir ganancia alguna de esos medios de producción ni de la reventa del salario hecho valor agregado a las materias primas. Como la plusvalía la toma sin comprarla, a esta vende pero no revende.  

 

Por todo eso,  mientras los comerciantes ganan cuando revenden por encima del precio de compra, el fabricante  revende sin ganancia el capital constante involucrado más el valor de los salarios recuperados con la transformación de las materias primas. De allí que la riqueza o aumento del capital del fabricante procede limpiamente de la venta de la plusvalía por la cual no pagó nada, no la compró y no la revende en consecuencia, sólo la explota.
 
20/02/2015 01:23:24 p.m.
 
---
* Estas precisiones serán integradas al Primer Suplemento de Praxis de El Capital.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 932 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: