De cuarta, de quinta, de sexta generación… ¿qué guerra nos viene?

""Si yo me callo, gritarían las piedras de los pueblos de América Latina

que están dispuestos a ser libres de todo colonialismo

después de 500 años de coloniaje". "

Hugo Rafael Chávez Frías

"Cónchale, mano, ¿estamos en el mes de la dignidad nacional y vos con esa cara?" me increpó Anacleto no bien había llegado. "Me tocó conversar con un grupito de los que se autodenominan ‘revolucionarios’ y se les nota la incertidumbre de lo que creen pueda pasar en Venezuela", le respondí. Encendió un cigarrillo y continuó: "No terminan de entender la guerra que el imperio y sus lacayos le han declarado a nuestra patria, porque no conocen la historia de los pueblos latinoamericanos, ni de las guerras en el mundo". Con su rápido hablar, me miró y continuó: "Ni siquiera parecen entender la realidad de todos los pueblos ‘salvados’ por la ‘democracia’ norteamericana. ¿Dónde estaban ellos cuando salvaron al mundo y a los iraquíes de las armas químicas?, ¿qué edad tenían cuando el imperio ‘salvó’ al pueblo libio?, ¿qué leen que no se enteran de lo ‘feliz’ que vive ahora el pueblo sirio? Y eso sin hablar de lo ocurrido con los pueblos de nuestra América que no eran sumisos a sus deseos." Se arregló el cuello de su camisa, estiró las piernas y dijo: "La falta de formación e información es lo que los tiene como los tiene.Y sin preparación, todo lo que nos pudiera venir les puede causar pánico, pavor, angustia y hasta desmoralización".

No sé cuántas veces y en cuántas reuniones, las últimas palabras de Anacleto eran un lugar común. Tenemos todos los medios a nuestro alcance y da la impresión de no haber servido de mucho en todos estos años. Es cierto, el pueblo despertó, pero pocos lo han acompañado en esa tan necesaria tarea de formación, que es el único vehículo para la conformación y profundización de verdaderos cuadros del proceso que tratamos de construir. También es cierto que se ha hablado mucho de la creación de una "escuela de cuadros" para tantos militantes de la revolución, sin que hasta ahora se haya hecho realidad. Muchos se autodenominan "cuadros", pero más bien parecen de esos que se guindan en la pared como una foto o un diploma. O sea…

¿Qué nos puede venir que ya no hayamos combatido, con relativo éxito o no? ¿De qué generación será lo que tengamos que enfrentar? Porque casi hemos derrotado la guerra mediática, apoyada inmisericordemente por los "Heraldos Negros" (como los llamara César Vallejos"), en una alianza internacional con las grandes transnacionales de medios y con los lacayos criollos; la guerra alimentaria, con el acaparamiento, la usura y el bachaqueo de los productos de la cesta básica, dirigida a quebrar al pueblo por el estómago; la guerra sanitaria, escondiendo los medicamentos y los productos de aseo de primera necesidad, sobre todo los de uso infantil; el guariterrorismo, con la intención de causar angustia, temor y zozobra en la población a través de la violencia exacerbada; la cibernética, generando amenazas, desinformación y rumores en cantidades por las redes sociales. ¿Qué más? ¿Qué más? ¡Sólo falta la invasión!

Se que algunos me tildarán de necio, pero no me cansaré de repetirles la importancia de leer, sobre todo, libros que les dejen algo: Por ejemplo: "El terror como política exterior de Estados Unidos" de Noam Chomsky, PHD, profesor de una Cátedra de Lingüística y Filosofía en MIT, lector también en las Universidades de Cambridge, Oxford, Princeton y otras más. Esta recomendación va especialmente dirigida a todo aquel que no vea la similitud de lo que ocurre en el país, con el guión que le aplicaron a Salvador Allende en Chile para darle un golpe de estado; a Jacobo Arbenz en Guatemala, quién perteneció al grupo de militares que protagonizaron la revolución de 1944 y aún hoy es conocido como el «soldado del pueblo», y fuera derrocado en 1954 por un golpe de estado, orquestado por el gobierno norteamericano, patrocinado por la "United Fruit Company" y ejecutado por la CIA. Lo acusaron de comunista por atacar los intereses de los monopolios fruteros norteamericanos con la reforma agraria; a Omar Torrijos en Panamá, asesinado por miembros de la política de USA opuestos a las negociaciones entre Torrijos y un grupo de empresarios japoneses, que proponían la construcción de un canal a nivel por Panamá. Su aeronave, explotó en pleno vuelo. Puedo seguir, pero como ejemplos, bastan. ¿Será que algún sesudo de la MUGRE saldrá a decir que Chomsky es Chavista?

El Vice-presidente de los Estados Unidos de Norte América, Joe Biden, dijo hace poco en Santiago de Chile, a los líderes latinoamericanos (sic) que mantenía su aseveración de esta semana dada al diario chileno El Mercurio, en la que indicaba que el gobierno de Venezuela está usando "civiles armados" contra manifestantes pacíficos y acusó al gobierno de "inventar teorías conspirativas estrafalarias" de que Estados Unidos tiene algo que ver con las manifestaciones. Todo eso lo dijo sin una sola prueba que mostrar más que las declaraciones de sus lacayos en el país. Después de todo lo que hemos visto: desolación, mortandad, miseria, saqueo y devastación, ruinas y retroceso social en Iraq, en Afganistán, en Libia y lo que tratan de hacer en Siria, en nombre de la "democracia y los derechos humanos"… ¿alguien puede creerle que no tenga nada que ver con el intento desestabilizador carroñero? Lo que no se esperaba Biden era la respuesta de un Presidente latinoamericano como Correa, allá mismo en Santiago: "Es claro lo que está pasando en Venezuela. Se trata de desestabilizar un gobierno legítimamente electo y eso no lo podemos permitir".

Vincent Stewart, director de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa, parece tener una bola de cristal cuando asevera que: (sic) "El régimen de Nicolás Maduro enfrentará protestas masivas en los meses previos a las elecciones parlamentarias de este año". Claro, ellos creen estar en la fase final del golpe de Estado que desarrollan desde hace años, para lograr el derrocamiento del Gobierno revolucionario. Por eso era necesario "quemar" al Capitán de Corbeta Leamsy Salazar, que tenían infiltrado en la guardia del Gigante, en su afán de finalizar esta guerra no convencional que nos vienen aplicando. De ahí la infamia contra el Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, de encabezar un cartel de drogas; saben que cuando inoculan a Gobiernos del mundo, que cierto país está vinculado al mundo de la droga, éstos buscan distanciarse. Hasta ahora no han podido aislarnos. ¿Tratarán de aislar a sus aliados Colombia y Méjico por sus carteles de drogas?

¿Como llamar a todos estos politiqueros de la MUGRE que han tenido que vender su moral por un puñado de dólares? ¿Cuáles serán sus próximos pasos? ¿De que generación será la próxima guerra que inventen? ¿Han escuchado lo que dicen?

Pero no importa lo que hagan, el pueblo venezolano ya despertó y es difícil que lo puedan volver a engatusar. Y… no me cansaré de repetirles a estos disociados que entiendan de una vez por todas que ya el pueblo no les cree; por eso no volverán.

Twitter: @luissemp



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1202 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a202343.htmlCd0NV CAC = Y co = US