Calladito te veis más bonito

En el argot popular venezolano existe una expresión, que si bien puede conceptuarse como reaccionaria, también puede considerarse que en alguna circunstancia resulta ser sensata. Nos referimos a: “En boca cerrada no entran moscas”. En lo cotidiano utilizamos otra expresión parecida: Calladito te veis más bonito, con recomendación cuando alguien mete la pata. Ambas creo que sin generalizar su alcance semántico pudiésemos aplicarlas a las opiniones vertidas por algunos compatriotas aporreadores, como reacción al histórico acuerdo entre los gobiernos de la Habana y Washington, que dio paso a un intercambio de prisioneros y a la reanudación de relaciones diplomáticas, luego de 54 años de hostilidades y malquerencias entre los gobiernos de astas naciones como consecuencia de la soberbia imperial de querer imponer normas de conducta al mundo y no respetar la libre determinación de los pueblos. El acuerdo permitió, que el espía Alan Gros, regresara a su patria, y la libertad de tres de los cinco patriotas cubanos, que permanecían injustamente privados de libertad en condiciones infrahumanas en cárceles gringas y la reanudación de relaciones diplomáticas, como corresponde a países civilizados en este siglo XXI. Igualmente abre la posibilidad del cese al criminal bloque que por 50 años ha impuesto el imperio al heroico pueblo cubano, que ha pagado con vidas y penurias su determinación a ser libre y soberano.

Nos sorprende ver que algunos camaradas a quienes suponemos marxistas – leninistas y por ende dialécticos, tengan opiniones tan temerarias sobre la conducta de Cuba, como país soberano. Estos compatriotas desde la suspicacia, la paranoia o la estulticia de ver traidores en todas partes, han insinuado que Cuba ha sido desleal con Venezuela, por el trato diplomático con el gobierno de Estados Unidos Unidos de Norteamérica y hasta han sugerido que debe una explicación al gobierno bolivariano.

Poco ha faltado para que estos fundamentalistas, digan por la calle del medio, que los históricos comandantes Fidel y Raúl Castro Ruz, fueron a “chivatear” a Venezuela, para ganar la gracia de Estados Unidos. Esta idea además de demostrar una crasa ignorancia de los movimientos de la geopolítica mundial, denota también la falta de claridad ideológica y de la consideración que debemos a íconos de la revolución Latinoamérica, como lo son los hermanos Castro y Hugo Chávez, que seguro estamos este último desde donde esté, debe estar celebrando la victoria de Fidel y del pueblo cubano contra el oprobioso imperio, que solo monta nuevas estrategias para seguir atacando los movimientos de liberación en el mundo.

Exigir a Cuba, que nos mantenga informados de sus tácticas y diligencias como Estado Soberano, en sus políticas internacionales o nacionales, sería como que el vecino y amigo, pretenda que le mantengáis informado, cuando vais ala intimidad con tu esposa. Es inconcebible, en un revolucionario intentar sembrar cizaña en este momento histórico para la Patria Grande, que alcanza un triunfo, al comenzar el imperio ha reconocer que le debe respeto como eje independiente y soberano. Por eso le decimos a esos camaradas: Calladito te veis más bonito.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1408 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: