La alfabetización venezolana no se ha completado porque la ignorancia arropa aún a los escuálidos no burgueses[1]

"La ignorancia es la madre de todos los vicios", "Más nos han dominado por ignorancia que por la fuerza de las armas convencionales" (sic), "El que no sabe es como el que no ve", "No hay peor sordo que quien no quiere oír". He ahí unos cuantos apotegmas o refranes más comunes de la paremiología mundial. Agreguemos: No hay peor analfabeta ni analfabeto que quien no quiere aprender.

Efectivamente, ya hemos señalado cómo, sin ser mayoría, muchos de los descendientes de los esclavos indígenas y africanos, con 5; 4; 3 y hasta menos generaciones, en línea recta y no tan recta, han cruzado las fronteras del tiempo y hoy, luego de varias centurias de lucha clasista, conservan casi incólumes esos rasgos serviles y la misma admiración y respeto a sus amos o patronos que caracterizaban a la servidumbre de mantuanos, mantuanas y premantuanos.

No podemos explicar fácilmente cómo gente trabajadora que hasta han formado bellas familias con honestos hijos e hijas honestas, cumplidores y cumplidoras de sus obligaciones caseras y laborales, puedan negarse a creer que estamos ante una a forma de gobierno inédita en el mundo. Negar y dejar de ver que por fin tenemos un proletario * Presidente, que tenemos libertad absoluta para escribir y divulgar cuanta pendejada o calumnia se nos ocurra con tal complacer a los ex amos del Valle de Caracas y de otros valles.

Les cuento la siguiente anécdota:

Una vecina mía con varias décadas encima, al cruzármela en una de las mantuanoideas calles valencianas, luego de un respetuoso y cordial saludo, me inquirió: Profesor, ¿quién cree usted que va a ganar la presente elección presidencial? Le respondí: Bueno, estimada señora, el candidato a ser reelecto tienen una abultada e incuestionable mayoría, ante lo cual no dejó que yo terminara mi respuesta cuando me ripostó: "Yo tengo esperanzas en que gane el mantuano" (Lo citó por su apellidote), y muy oronda siguió su camino.

La señora de esta anécdota ha estado viviendo sobre piso de tierra compactada al pie de un "barranco", y lo hace con sus hermanos y otros familiares desde hace muchas décadas; desde los tiempos decimonónicos y cuidado si desde hace más atrás.

Por eso creemos que a estos compatriotas escuálidos hay que alfabetizarlos para que con propiedad podamos afirmar que en nuestro país despareció casi 100% del analfabetismo funcional[2].

 


 

*Proletario con conciencia es lo que suele llamarse "revolucionario", habida cuenta de que proletario sin ella, es altamente proclive a saltar la talanquera hacia la derecha, a convertirse en contrarrevolucionario, en esquirol, en traidor, en infiltrado.

[1] No confundir proletarios medios ni p. aristocráticos con burguesía. Quienes se autoclasifican como pertenecientes a la clase media (sic) no se autovaloran como burgueses ni como proletarios, aunque se autodenominen "revolucionarios". Esa es una manifestación sicopática de su incuestionable ignorancia.

[2] Analfabetos funcionales son aquellos que suelen saber leer un texto, pero están incapacitados para aplicar sus enseñanzas; fueron a la escuela, al liceo y hasta la Universidad, sin que esos centros de estudio llegaran a ellos. Son una suerte de alfabetos disfuncionales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1374 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: