Dialogando con media tonelada de pólvora. ¡Al carajo los enfermos!

Maryclen Sterling y José Vicente, los dos llenos de buena fe, tanto que, pese los méritos académicos y los años viendo y analizando los aconteceres; teniendo a la mano muy buenas fuentes e instrumentos, el domingo parecieron, por lo menos así los percibí, dos cristianos, como dentro del púlpito de una iglesia, haciendo una oración al alimón de buenos feligreses en favor de la paz y clamando por el diálogo. Ese que tanto ansía José Vicente; y por el que cree hasta en Judas Izcariote, como ese angelito, Henry Falcón, de cara de tal muy bien administrada, como solía decir unas de mis tías.

Lo único con pretensión de novedoso de la oración del domingo anterior, no en dúo, sino al alimón como dije, es el agregado de Marclyen Sterling, según el cual, el diálogo ansiado puede comenzar en la calle por asuntos como ese del recoger la basura.

Los dos, parecieron asombrados que en Brasil ganase Vilma por estrecho margen a Neves, y éste no dudase en reconocer el triunfo y no llamase a los suyos a "manifestar su arrechera".

Pero si dejaron en el ambiente, aunque no centrasen su conversación en eso, porque su objetivo central es intentar que las partes en pugna se sienten alrededor de una mesa a conversar como civilizadamente y comprometerse mutuamente a respetar lo que ya está escrito. O como dijo la Sterling, ponerse de acuerdo cada comunidad en los espacios donde habitan para recoger la basura y otras cosas comunes.

Eso fue el domingo, el mismo día que cuerpos de inteligencia, encontraron en un apartamento en Maracay, que sin duda debe tener dueño, con sus papeles en regla, un cuantioso arsenal armamentístico, proyectiles y algo que de sólo pensar, a uno como decimos en lenguaje coloquial, le da grima, por no decir que se le engurruñan los dientes, nada más y nada menos que media o un cuarto de tonelada de pólvora.

¿Cómo dialoga uno con tanta pólvora de por medio o sentado sobre ella? ¿Tanta pólvora en el ambiente no produce abundantes estornudos y estos el estallido de ella?

El mismo José Vicente, como el propio presidente Maduro, no se cansan de recordar que los insistentes, repetitivos, llamados del gobierno a dialogar caen en saco roto. Es más, ha habido momentos, que cuando se les concede la petición, como una demostración de buena fe, limpidez, de transmitir aquellos encuentros por televisión, siempre dos o tres de ellos, previamente escogidos, se encargan de voltear la mesa y limpiar el suelo con el mantel que se les ha tendido. Montan su show y se van a los bares del Este a desternillarse de la risa.

Esa aspiración de Maryclin Sterling, de entablar diálogos en la calle en torno a los problemas que afectan las comunidades en todos los espacios, porque es verdad como ella dijo, no es sólo el alcalde opositor que descuida o no puede atender el problema de la basura, sino que son muchos, en el chavismo los hay, no pareciera ser nada novedosa, ni muestra que haya inventado nada, porque si algo hacen los venezolanos pobres, de los comunidades humildes a diario, no afectados por el odio inducido desde arriba, es bastante de eso.

No sé, porque los dos personajes, bien dotados intelectualmente, hacen una comparación tan dispar entre Venezuela y Brasil. Las elecciones en este país, si bien, como es natural para no decirlo con una expresión que pudiera intentar ser elitesca o pedante, estuvieron afectadas por las contradicciones en la sociedad brasileña, el discurso de ambos, por lo menos en lo formal compite en reformismo. El discurso de Vilma, como el de Lula, en lo inmediato, no expresa nada que ponga en riesgo o siquiera en niveles de exigencia inaceptable grandes intereses económicos de las clases dominantes del Brasil. Por supuesto, cadenas como "O´ Globo" y otras, colocadas en la extrema derecha del Brasil, hicieron lo posible para que Neves saliese triunfante, pero tampoco ven en Vilma a Hugo Chávez.

En Venezuela, pese las dificultades que ahora confrontamos, en lo que sin duda prevalece la responsabilidad de la derecha con sus triquiñuelas en el manejo de las divisas, la distribución de mercancías y nivel productivo; plan en el cual han logrado insertar hasta al pueblo mismo, funcionarios de gobierno, que participan activamente en la especulación y aumento de la escasez, el Estado, al frente del cual está el gobierno de Maduro, continúa en su idea de repartir la cuantiosa renta petrolera en favor de las mayorías. La estructura del presupuesto para 2015, ratifica la intención gubernamental. Y esta conducta, en gran medida, es la que determina las tensas relaciones de la sociedad venezolana. Pues los grandes capitalistas, a través de sus medios, ayudados del exterior, difunden entre los venezolanos ese estado de incomunicación, odio irracional y deseo de no dialogar a menos sea para que Maduro se vaya o les ponga en sus manos los recursos que son del pueblo.

Por eso, el diálogo que ellos proponen, tiene ese ambiente; decir "goza" de ese ambiente es como muy cruel y hasta necrofílico, pues pasa por montar una mesa, quizás con un mantel "impoluto", pero debajo una montaña de pólvora y armas para destruir a quien no ceda ante sus ambiciones. Los otros, "los deseosos de diálogo", mañana callarán u optarán por decir que es un "paquete chileno" del gobierno y seguirán por esos caminos. Porque temen y juegan al oportunismo.

Ante eso, no queda otra alternativa que insistir en el diálogo, con todo aquel que quiera la paz y el bienestar de todos los venezolanos; con quien desee el petróleo se trueque en riquezas renovables, en creatividad, en valor agregado, sirva para romper el rentismo, en enormes fuerzas trabajando, conviviendo en igualdad y arrinconando a los egoístas y violentos.

Dialogar para insultar, exhibirse, tumbar la mesa, hacer espectáculos circenses y no plantear nada útil, porque no tienen nada que ofrecerle al país todo, a las grandes multitudes, es un rezo inoficioso.

¡Al carajo los enfermos que el hospital se cayó!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1059 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a197843.htmlCd0NV CAC = Y co = US