El trabajo en la Sociedad Socialista Bolivariana

En la nueva sociedad bolivariana nos preguntamos, como ha de ser la sociedad del futuro, en la sociedad socialista en que ha de alcanzarse para lograr “la mayor suma de felicidad posible”, si y solo si se crean las fuentes, o los medios de trabajo que requiere la revolución bolivariana, para hacer posible el principio de Robinsom, el del Maestro Simón Rodríguez,-- Saber y trabajo--, aprender y saber hacer, sin olvidar el segundo principio de Robinson, formar al hombre para hacer patria, es un asunto que halla su explicación en la propia concepción bolivariana del trabajo. Un bolivariano comprende las palabras de Bolívar a José C. Rada, “la vida es corta, ...un día perdido es irreparable”, (24-08-1821), por eso un socialista bolivariano a imagen del Libertador cuando lucha y trabaja es activo, no admite la vida pasiva ni en el trabajo, ni en la comunidad, ni tampoco en sociedad, asume su responsabilidad transformadora, en sociedad para cambiar lo que debe cambiar en aras de la felicidad social de los ciudadanos (as).

El socialista bolivariano concibe como el Bolívar, --la imagen del mundo inactiva como la imagen de la muerte--, no renuncia a los bienes terrenales, ni se auto inmolan como anacoreta en beneficio del disfrute de los nuevos explotadores capitalistas, --abandonado a la vida—miserable, vida de renunciación, pretende antes que nada, construir el contenido social del mundo aún antes de que llegue a la nada como manera de determinar el ideal humano del mundo. El Ciudadano Bolivariano lucha por el mundo como forma de realización activa.  La actividad el ciudadano (a) solo puede lograr en las empresas, la industria, Estas ideas materialistas son visiones del Libertador al indicar que: “una vida pasiva e inactiva es la imagen de la muerte, es el abandono de la vida; es anticipar la nada antes de que llegue” (Bolívar a Sucre, 20-01-1825). La actitud de revolucionario es siempre activa frente a las necesidades del mundo, de allí que debe procurar sus medios de vida, sus medios de transformación social a través de saber y trabajo, activar las dospalancas del progreso humano.

Por esto; el Ciudadano (a) Bolivariano (a) cree ser útil, debe ayudar a la sociedad y cooperar con ella, de allí su importancia y creer firmemente en servir a la patria, “Primero cada pueblo, cada hombre sirve para alguna cosa”, decía Bolívar a José de la Mar, (08-02-1824), y es allí con su trabajo, donde hallará que sea posible el principio de Bolívar, de que “la gloria está en ser grande y en ser útil”, (Bolívar a Sucre, 04-09-1824), puesto que una vez formada una Patria, una República o una Nación a toda costa, a imagen y semejanza de la medida de la justicia del trabajo, todo es tolerable parafraseado las palabras de Bolívar en carta a Brión, (02-01-1816), la vida es más llevadera, libre de incertidumbre y pesar, el hombre o la mujer mira el futuro con optimismo.

Es deber del hombre, trabajar por la patria, decía el Libertador a Mariano Montilla,  “Amigo es preciso trabajar hasta la muerte”, (26-09-1825), lo primero es la patria, trabajar por ella, para la vida de los ciudadanos (as) y hacer al país más tolerable sobre la base de que “Mi deber de hacer mucho por la patria, nada por mí mismo”, (Bolívar a Santiago Costas, 032-12-1825). He aquí, los principios generales del trabajo del ciudadano (a), del hombre en el socialismo del siglo XXI, del socialismo bolivariano, que nos abre las puertas de la independencia nacional y el desarrollo con una nueva concepción materialista y emancipadora del trabajo, como constructores de futuro consagrándose atender las necesidades del país, como hogar de todos y todas.

“La patria, mi amigo, exige cada día nuevos sacrificios, y es necesario darla hasta el último aliento de la vida”, de Bolívar a Bartolomé Salón, 23-10-1829. Trabajo y Socialismo, Independencia y Soberanía, Democracia y Libertad he allí, lo que necesitamos para construir una nueva sociedad donde reine la justicia del hombre desinteresado, del ciudadano republicano que vive de los ideales y como decía Bolívar “Con valor se acaban los males”, (a Cipriano Mosquera, 20-11-1828), ese valor, son los valores encarnados en Bolívar, además es obligación del ciudadano (a),  “…inspirar  (…) amor a la patria, ( ....) a la virtud y al trabajo”. (Proyecto de Constitución, 15-02-1819), como premisas materialista de reconstruir la sociedad, de reconstruir el nuevo ciudadano (a) con ética y trabajo, libre de de la corrupción de la moral, del vicio de enriquecimiento de forma deshonesta, a costa del engaño de la sociedad, de sus carencias así como de la explotación del trabajo.

Aún reina en Venezuela muchos males propios de la dependencia neo-colonial y el capitalismo impuesto por el imperialismo desde el inicio de la explotación petrolera, una verdadera cultura del petróleo se impuso, el rentísmo, haciendo a los ciudadanos (as) èlites nuevoriquistas a unos y parasitarios del trabajo de otras naciones, importadores de bienes y servicios, atados a las tecnologías del imperio, aduladores y vende-patrias disfrazados de oposición, cuya ideología está centrada en el neoliberalismo e individualismo sin comprender la profundidad de las palabras del Libertador “Yo antepongo siempre la comunidad a los individuos”, (al Mariscal Sucre, 28-10-1828). Cuando dijo esto, Bolívar estaba consciente del principio social, hoy socialista, de que todo individuo ha de subordinarse a los intereses sociales, ya sea en el aprendizaje, el trabajo y la convivencia social, la patria solo se forja cuando los hombres comprendan de que deben deslastrarse del egolatrísmo, enfermedad perniciosa, históricamente gestada por el capitalismo más recientemente que impide actuar socialmente, frena la construcción de una sociedad más humana.

  ¡No bastan las palabras del Hombre que dio vida a nuestra nacionalidad, a la ciudadanía que llevamos con su vida!. Es la comunidad, el colectivo, el ideal de Patria, ideal de Bolívar, el ideal Republicano, de Estado-Nación que heredamos hoy como proyecto de sociedad socialista del siglo XXI, ideal comunitario, de sacrifico social, de solidaridad y cooperación para que se implementa en el trabajo, en las empresas, sobre toda públicas y en no menos medida, en las empresas sociales, cooperativista, socialista y porque no decirlo en las empresas privadas para erradicar esos foráneos antivalores capitalista de anteponer el individuo a la comunidad.

Los venezolanos (as) ya sabemos que “para que un pueblo sea libre debe tener un gobierno fuerte, que posea medios suficientes para librarlos de la anarquía popular y del abuso de los grandes” (de Bolívar a Paez, 26-08-1828). Sin embargo, no basta con tener un gobierno fuerte, --se necesita que los ciudadanos (as)-- luchen contra la tiranía y el abuso de quienes apoyándose en la ignorancia de los débiles,  explotan el trabajo, engañan y vician la sociedad en el capitalismo, cobrando vigencia las palabras de Bolívar “Renovemos en el mundo la idea de un pueblo que no se contenta con ser libre y fuerte, sino que quiere ser virtuoso”, (el Congreso de Angostura, 15-02-1819).  Es mediante el trabajo libre, al servicio a la patria, a la sociedad el camino que coadyuve a hacer de la renta pública un medio para educar hombres virtuosos al servicio de la revolución bolivariana cuyas armas destruirán tarde o temprano a las tiranías globales del capitalismo mundial que aún sobreviven, para hacer posible el trabajo emancipado en el socialismo bolivariano del siglo XXI, el socialismo comunitario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2372 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a197610.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO