¿Qué pasa con la fábrica socialista VIT?

Aunque ya muchos lo olvidaron, la esencia de la gran revolución venezolana del siglo XXI, se basaba en el ideal socialista, humanista y altruista, que pretendían reivindicar los derechos de los trabajadores y atender las necesidades de la población criolla, mediante un modelo de gestión pública orientado a escuchar los problemas de la sociedad civil, y generar la participación de las comunidades en la resolución de los conflictos, con el objetivo de alcanzar el crecimiento endógeno de sus pueblos.

En la actualidad, vemos que un buen número de empresas mixtas, cooperativas y fábricas construidas sobre los cimientos revolucionarios que mueven a la industria venezolana, tienen el logo impreso de "Hecho en Socialismo", siendo un rojizo corazón que nos indica la adquisición de productos y servicios elaborados con amor, con sentido común y con responsabilidad social a favor de las familias bolivarianas, a diferencia de las marcas comerciales de la empresa privada, que sólo piensan en la lucrativa oferta y demanda para despertar el irracional consumismo, la nociva especulación y el sagrado egoísmo entre sus disociados clientes. No hay duda, que los esfuerzos corporativos socialistas de producir aquí antes que importar de allá, vienen demostrando que es posible crear productos de calidad, a bajo costo y con garantía de progreso en toda la geografía del tricolor patrio.

No obstante, el andar de la fábrica socialista "Venezolana de Industria Tecnológica" (VIT) desde su creación en el lejano mes de octubre del año 2005, está muy lejos de representar los ideales socialistas que comentamos al inicio del artículo. Si bien ostenta en teoría la credencial de "Hecho en Socialismo", en la práctica nos encontramos con una fría empresa que NO interactúa con el pueblo de carne y hueso que habita en Venezuela, y emplea las mismas tácticas dilatorias comunicacionales del sector productivo privado, para mantener una abismal distancia entre los hambrientos esclavos y los colmados directivos. Entre mensajes automáticos enviados por correo para "responder" oportunamente las dudas de los usuarios, la típica línea telefónica gratuita en la que nunca te atienden los diligentes operadores zombis, y la clara negación de contestar las decenas de textos que reciben a través de las redes sociales por parte de sus infelices seguidores en Facebook y Twitter.

En la empresa VIT todo es un misterio, una dificultad y hasta una burla para quienes conocimos el ADN que vio nacer y crecer a la Revolución Socialista Venezolana. Es como si vivieran en un Mundo imaginario lleno de exagerados formalismos que no ayudan a masificar la tecnología para el desarrollo académico, económico y cultural de la colectividad. El gran problema de la mencionada empresa tecnológica, es que ofrece una falsa imagen de eficiencia, practicidad y prontitud para que los consumidores puedan adquirir los equipos informáticos como Laptops, Tablets, All in One y Pc´s de escritorio, que son canalizados mediante el programa "Venezuela Productiva", que dispone de una tienda virtual en la Internet, buscando que los usuarios se registren en el sistema y entren en el primitivo "Sistema de Generación de Citas", que es la única vía constitucional para apartar el aparato digital fabricado por Vit, y luego pasar retirándolo en uno de los Centros de Distribución Directa (CDD).

Siempre hemos criticado el hermético, clandestino y burocrático sistema de compra y venta que ofrece la empresa Vit a sus ansiosos compradores, además de cuestionar las pocas opciones de pago que ofrecen al pueblo. No todas las personas disponen de tarjeta de débito, tarjeta de crédito o cédula del vivir bien para pagar los productos, siendo insólito que una empresa supuestamente "socialista", rechace el efectivo ganado por el proletariado de a pie, con todas esas gotas de sudor que caen de su laboriosa frente. En paralelo, hasta el mes de octubre del año 2014, sólo existen 6 "Centros de Distribución Directa Venezuela Productiva" ubicados en Caracas, Falcón y Miranda, lo cual resulta muy injusto para el resto de los venezolanos, que se ilusionan con la posibilidad de adquirir una computadora a bajo costo, pero viven en ciudades muy alejadas de esos locales de venta al público.

Para colmo, en los Centros de Distribución Directa no se vende absolutamente NADA al instante, pues para recibir el equipo informático debes presentar la cita previamente impresa, tras haberla gestionado con el sistema de generación en línea. Vale aclarar, que también eliminaron la opción de hacer un depósito bancario a una entidad financiera del gobierno, y después enviar el producto por servicio de encomienda privada. Ahora, sólo es posible adquirir el equipo dirigiéndose personalmente a uno de los referidos CDD, sin que un amigo o familiar cercano pueda ayudarte a concretar la transacción. Nos preguntamos ¿Qué tiene de "socialista" esa sectaria manera de ofertar los productos? Entendemos que deben existir políticas de venta idóneas, las cuales resguarden la seguridad y la legalidad del proceso comercial, pero tampoco se admite el espíritu restrictivo en contra de las necesidades de los venezolanos.

Sin embargo, usted se debe estar preguntando ¿Qué está pasando con la empresa Vit? En lo personal, siempre me gusta analizar la vida desde un enfoque holístico, que me permita ver la realidad "real" por encima de la simple realidad que cotejamos a diario. Para nadie es un secreto, que Venezuela vive un furioso proceso de transformación socio-cultural, en el que estamos extrapolando nuestros miedos, frustraciones y ambiciones, hasta los confines de una gigante cápsula llena de absurdez, intolerancia, ventajismo, hipocresía e irracionalidad desmedida. Quienes ayer compraban, hoy roban. Quienes ayer apuñalaban de costado, hoy asesinan de frente. Quienes ayer reían, hoy lloran. Quienes ayer miraban al Sol, hoy pierden el tiempo leyendo estas palabras. Entre apagones eléctricos, desabastecimiento de alimentos, atracos a mano armada, repentinos cacerolazos nocturnos, guarimbas planificadas, actos carnales en plena vía pública y demás locuras desaforadas, parece obvio que la Venezolana de Industria Tecnológica no se va a escapar del infierno.

Como sabemos, la empresa Vit ofrece productos informáticos a muy bajo costo, comparados con los equipos de marcas extranjeras, léase Apple, Sony, Toshiba, Acer y similares engendros capitalistas. Una laptop revolucionaria con el mismo procesador, con la misma tarjeta gráfica y con el mismo disco duro que luce una laptop gringa, puede llegar a costar la mitad o incluso menos que el valor monetario reflejado por la laptop fabricada "Made in USA". Por desgracia, esa situación aparentemente positiva para el crecimiento tecnológico del pueblo venezolano, se ha convertido en una codiciada oportunidad para que muchísimos ciudadanos venezolanos, se olviden del intocable mestizaje político que los desune, y todos pero absolutamente TODOS nuestros compatriotas hagan lo imposible por conseguir una cita, que les permita besar y amar a una espléndida mercancía Vit.

Lamentablemente, ese dinámico escollo hace que la página oficial de la Tienda Vit, viva colapsada por el gran número de venezolanos que entran las "25" horas del día para acordar la soñada cita, y obtener el novedoso equipo tecnológico a la brevedad. Es muy común que cuando finalmente accedes al sistema generador de citas y eliges el CDD de tu preferencia, aparece la famosa frase "No hay productos disponibles en esta tienda", la cual se repite en cualquier Centro de Distribución que usted decida consultar. La molestia generalizada sobre la inestable plataforma telemática de Vit, va más allá de si hay o no productos disponibles para su compra inmediata, ya que cuando esporádicamente se consigue algún producto flotando en su ciberespacio, el sistema se pone aún peor y no termina por darte el enlace que valida la compra virtual, y tampoco permite imprimir la susodicha cita.

El mayor inconveniente radica en que la empresa Vit finja ofrecer un colorido servicio happy, confiable y expedito para sus clientes, sin reconocer las graves fallas que presentan sus servidores, y la pérdida de tiempo valioso que representa para los venezolanos, tener que cruzar los dedos, rezar plegarias y sufrir de sonambulismo mientras esperan cazar una presa informática, antes que el depredador de turno se caiga de la red. Dicen que es mucho más fácil ligar una cita en un legendario tablero ouija, que acordar una cita en el infalible Sistema de Generación de Citas.

Es consabido que el sistemático colapso de la infraestructura digital provista por la empresa Vit, se le achaca a los miles de cibernautas que se conectan a la tienda virtual y saturan el sistema. Pero, de tal afirmación nos preguntamos ¿Realmente hay tantas personas "NECESITADAS" de comprar equipos Vit como para justificar la elevada demanda? No olvidemos que la revolución socialista venezolana viene intentando alcanzar la soberanía tecnológica y lograr que las familias más humildes, las comunidades rurales y los pueblos originarios que por años fueron aislados del mapa bolivariano, tengan la oportunidad de acceder a herramientas on line que se solidifiquen en una mejor calidad de vida para niños, indígenas y abuelos.

Desde hace más de 15 años, esa ha sido la meta tecnológica pretendida por los organismos públicos venezolanos, para acortar las asombrosas desigualdades socio-económicas que imperan en el país, y asegurar que los equipos tecnológicos lleguen a las manos más agradecidas en recibir sinonimia de estudio, superación y aprendizaje. Pese a ello nos volvemos a preguntar ¿Ustedes han leído los miles de mensajes que escriben en las redes sociales de la empresa Vit, los "potenciales" clientes que mueren por comprar un producto? ¡WOW! Es un constante bombardeo de comentarios malsanos en Facebook y en Twitter, que incluyen insultos, vulgaridades y ofensas muy hirientes entre la mayoría de los "potenciales" clientes, que se dedican a drenar el odio latente durante todo el día, aprovechando la inagotable libertad de expresión que otorga nuestra querida Venezuela.

Cuando analizamos todos esos improperios que surgen de las redes sociales en contra de la empresa Venezolana de la Industria Tecnológica, y que incluso, usted puede comprobar ahora mismo entrando a las cuentas oficiales de la empresa Vit, nos percatamos que NO son mansos corderitos los "potenciales" clientes que piensan comprar equipos tecnológicos. Al final, distingues que más del 80% de la gente "desesperada" por una laptop, una Tablet o una All in One, son individuos que desean tecnología por puro capricho, por pura ignorancia o por muchísima soledad taciturna. A continuación, explicaremos quiénes son los anormales señuelos que se encargan de saturar el sistema de generación de citas VIT.

Primero, tenemos a los agresivos muchachos "gamers" de la ultraderecha venezolana, que desean una computadora ultra poderosa i7 para vivir jugando videojuegos bélicos, sangrientos y sugestivos, que aparte de estar prohibidos por ley vigente en nuestro país, ellos los consiguen gratuitamente descargándolos de las peligrosas páginas Web piratas. No les importa que ya tengan una computadora en perfecto estado, porque ellos requieren con urgencia una mejor. No les importa que los indígenas Wayuú podrían aprender sobre el legado cultural zuliano con esa laptop, porque ellos quieren comprar un tanque en la Playstation Store, y destruir el legado cultural zuliano. No les importa arruinar el futuro de paz que pide a gritos la Humanidad, porque ellos serán los ojos de la guerra futurista.

Luego, tenemos a los insaciables revendedores que quieren comprar una laptop Vit de cinco centavos, para después venderla en mercadolibre a miles de bolívares fuertes, aprovechando que la gente es tonta por naturaleza y adquiere cualquier cosa que vendan en altísima definición. Aunque la empresa Vit quiso eliminar esa usurera situación, al limitar la venta de equipos a una sola unidad por compra y a dos unidades por cada año fiscal, se olvidaron que los revendedores tienen hijos, tíos, sobrinos, hermanos, nietos y perritos que también poseen una cédula de identidad laminada, y que están dispuestos a ser considerados como una pila de sinvergüenzas, a cambio de que les vendan los equipos a bajo costo y sin intermediarios. Por eso, los astutos revendedores se la pasan bebiendo gasolina con hielo sin titubeos, para estar bien despiertos y alertas ante la llegada del arsenal descafeinado. De hecho, los especuladores son tan ponzoñosos que en el propio foro de Vit en Facebook, se dedican a vender celulares, computadores y Tablets a cualquier alma en pena, que caiga en la inicua tentación del Diablo.

Y en tercer lugar, están los llamados "frikis", que en esta ocasión personifican a los híper-consumistas, quienes disfrutan viendo la basura audiovisual que transmiten los medios privados, la cual les va carcomiendo la salud mental poco a poco, y les inyecta el implacable veneno de comprar, seguir comprando y comprar muchísimo más. No necesitan una laptop, pero la necesidad de consumo los obliga a comprar la laptop. No necesitan una bicicleta Vit, pero la necesidad de consumo los obliga a comprar la bicicleta Vit. No necesitan un servidor que almacene datos, pero la necesidad de consumo los obliga a comprar el servidor que almacena datos. Ellos no tienen el discernimiento suficiente para comprender que son lacayos consumistas del Imperio y que necesitan visitar con premura el sofá de un psiquiatra. De allí, que pasan la vida atados a la moda del Androide, a los pulgares levantados de Facebook, y a la inevitable muerte de orden espiritual, que duele mucho más que la muerte del lado físico.

Lo peor de toda esta historia, es que la empresa Vit es consciente de la actual locura tecnológica y NO están aplicando los correctivos necesarios. Eso genera una serie de dimes y diretes que al NO ser desmentidos por la Venezolana de Industria Tecnológica, acaban por perjudicar su consecuente labor social. En los últimos meses personas naturales e inescrupulosas, ofrecen en Facebook la reservación de citas en los Centros de Distribución Directa, pagando jugosas sumas de dinero a los "intermediarios" que te van a conseguir la mejor laptop del Mundo a un precio de otro Mundo. La gente de Vit se queda callada ante esa situación, porque sus vías de atención al cliente son raquíticas. Al asumir una actitud indiferente, cualquier persona puede afirmar que los mismos empleados de la empresa Vit son quienes revenden los artículos en mercadolibre, y ofrecen citas privadas a cambio de incentivos económicos. Pero, como ningún vocero de la empresa Vit lo niega, pues tampoco lo pueden desmentir. Ese es el terrible panorama que ensombrece los aires revolucionarios de Vit.

Aprovecho la oportunidad para precisar que NO todas las personas que desean equipos tecnológicos Vit, son gamers, revendedores o frikis. Por supuesto que existen usuarios, que de verdad necesitan esos productos para la oficina, la universidad o el hogar. Pero seamos sinceros, hay un exagerado bombardeo publicitario que te hace creer que necesitas una computadora último modelo, para hacer trabajitos en Word, diapositivas en PowerPoint y hojas de cálculo en Excel. ¡Por favor! No se dejen engañar. Muchos estudiantes chantajean a sus papás para que les compren una nueva laptop en nombre de conseguir "una mejor educación", a sabiendas de que con cualquier computadora de hace 10 o 15 años se pueden hacer trabajitos en Word, powerpoint y Excel. Es la auténtica verdad, y quien lo niegue miente. Con una Pentium 1 con Windows 95 del año 1997, o con una Macbook del 2014 con Windows 8, usted puede instalar la clásica suite de Office que le ayudará en sus labores académicas.

El problema es que la televisión, la radio y la Internet perfilan que todo eso es viejo, obsoleto y no sirve ni para golpearte en la cabeza. Es cuestión de ver la razón en perspectiva y no ver la perspectiva de la razón. Hoy en día se encuentran drivers gratuitos, sistemas operativos Linux de libre descarga, y computadoras usadas a muy bajo costo. Si nos atrevemos a dejar el ego "del que dirán" en un cajón del sótano, te aseguro que una módica inversión se transformará en un grandioso destino. Queda claro, que la alta demanda de equipos Vit es un espejismo ante la verdadera realidad tecnológica que enfrenta Venezuela. Creemos que la Venezolana de Industria Tecnológica debe filtrar este artículo de opinión, y establecer un cronograma dado a conocer públicamente, para que eviten jugar con el tiempo de los clientes, y así especificar qué días y en qué CDD estarán disponibles los equipos.

Es chocante ver con reiteración una serie de noticias en las que afirman que la empresa Vit "deslumbró" con sus productos en ferias, jornadas y exhibiciones, cuando en la otra esquina tenemos un opaco Sistema Generador de Citas con vacíos Centros de Distribución Directa. Es cierto que Vit ha producido más de 500.000 computadoras desde su fundación en 2005, pero dudamos que estén llegando a las manos correctas. No es casualidad que se vienen recolectando firmas a través del Sitio Web Change.org, para que la Venezolana de Industria Tecnológica acepte los inconvenientes presentados, y busque la manera de organizarse a favor del noble pueblo venezolano. Es irrisorio saber que muchos venezolanos, llevan más de 6 meses con el insatisfecho deseo de lograr la bendita cita, y la respuesta prefabricada emitida por Vit es "Feliz inicio de semana para todos".

Una cosa es tener paciencia y otra muy distinta es ganarse la lotería. Si de verdad la empresa Vit merece tener el sello "Hecho en Socialismo", entonces tendrá que dejar de esconderse frente a la pantalla del monitor, y mejorar el lazo comunicativo con los hombres y mujeres de la Patria Revolucionaria, quienes para bien o mal, merecen ser escuchados y atendidos como hermanos venezolanos. De lo contrario, los equipos Vit seguirán terminando en los oscuros callejones de los gamers, de los revendedores y de los frikis que enlutan la esperanza del porvenir holístico venezolano.

carlosfermin123@hotmail.com

carlosrupertofermin.wordpress.com

http://ekologia.com.ve



Esta nota ha sido leída aproximadamente 17406 veces.



Carlos Fermin

Licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso, LUZ. Ekologia.com.ve es su cibermedio ecológico en la Web.

 carlosfermin123@hotmail.com      @ecocidios

Visite el perfil de Carlos Ruperto Fermín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: