Sentir Bolivariano

Honor y Gloria

Estos últimos días, han sido de profunda tristeza, de gran consternación. El asesinato del joven dirigente Robert Serra y de su compañera, María Herrera, fue una estocada para las filas revolucionarias.  Pero estos dolores que vivimos  se transforman en gran fortaleza para seguir adelante, para seguir luchando, para seguir mostrando lo que somos: un pueblo unido, organizado, que ha decidido ser definitivamente libre.

Lo hemos dicho y lo reiteramos: aquí no vamos a rendirnos. Nada ni nadie nos detendrá en este compromiso, en este  deseo de ser libres, en esta utopía que se va concretando. Hemos demostrado que este es el pueblo de Bolívar y Chávez, que está dispuesto a defender la libertad y la soberanía alcanzada y si hace falta, somos capaces de derramar nuestra sangre por este sueño de consolidar la Patria que el Comandante Eterno nos dejó; Patria para nuestras hijas, para nuestros hijos; Patria para nuestras futuras generaciones; Patria para una vida digna.

Definitivamente, no podemos perder de vista a los enemigos de esta Revolución. Ellos seguirán intentando de diferentes formas, de diferentes maneras, frenar este proceso y no van a detenerse. Nosotros debemos estar conscientes de ese reto y mantenernos, como decía el Comandante Chávez: “rodilla en  tierra, para defender la Revolución”.

Ahora más que nunca, hay que hacer el llamado a la unidad de todos los sectores chavistas, progresistas y patriotas. Es la única manera de detener al fascismo. En estos 15 años hemos obtenido grandes e incuestionables logros en lo político, en lo social, en lo económico. Pero también tenemos que decir, aún no se ha solidificado del todo la Revolución Bolivariana y seguimos corriendo graves peligros, y el enemigo, repito, va a continuar insistiendo con fuerza para tratar de derrotarnos.

Debemos entonces, con mucha convicción, cumplir el mandato del Comandante Chávez, unidad para la lucha, para las batallas por venir; para seguir cosechando victorias. “Unidad, lucha, batalla y victoria”, hoy más que nunca. Tenemos que impulsar la unidad de la vanguardia revolucionaria; y con ella, la unidad del pueblo organizado, disciplinado y consciente. Es fundamental para verdaderamente llegar al punto de no retorno de la Revolución Bolivariana.

Es una tarea entonces prioritaria, más allá del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y del Gran Polo Patriótico,  seguir trabajando muy duro para afianzar la unidad de las fuerzas políticas y sociales de la Revolución.  Es primordial en este momento histórico, neutralizar cualquier intento divisionista. Aquí no valen tendencias ni corrientes, debemos demostrar en la práctica que somos un solo bloque chavista, revolucionario y antiimperialista.

Hay que hacer énfasis en ello, porque también de manera autocrítica, hay que reconocer que no lo hemos conseguido del todo. Todavía permanecen por allí pretensiones grupales, individualistas, oportunistas, ansias de protagonismo, de algunos que se visten de rojo rojito solo para obtener prebendas.

Esas desviaciones debemos denunciarlas para depurar nuestra vanguardia, nuestras filas revolucionarias. Debemos actuar con mucha seriedad y con la mayor objetividad, demostrando con pruebas, siguiendo los principios revolucionarios de la militancia, los estatutos del partido, si algún compañero o compañera está incurriendo en un error de este tipo, es nuestro deber de militantes cumplir con la tarea de la depuración. Sólo de esta manera podemos garantizar la verdadera unidad en esta coyuntura  y cerrarle el paso a la traición, al divisionismo y al fascismo que busca exacerbar nuestras debilidades.

El vil asesinato del camarada Robert Serra y de la compañera María Herrera, es una muestra de lo que ya  hemos venido denunciando desde hace varios años. Las claves del fascismo que ha surgido dentro de un sector de la oposición venezolana. Las investigaciones continúan y estamos seguros que los autores materiales e intelectuales serán castigados.

Ese sector fascista y apátrida de la oposición, es el mismo del golpe de Estado de abril de 2002; del paro petrolero; de la guerra mediática y psicológica; de la guerra económica; son los mismos que imploran que nos invadan tropas extranjeras; son los mismos que han sido derrotados por la gran mayoría de este pueblo valiente  y aguerrido del que formamos parte. Cada año de esta Revolución, como pueblo, hemos ido asumiendo la defensa de este proceso con mayor conciencia, con mayor certeza del destino que hemos decidido. 

Por ello, con seguridad vamos a enfrentar lo que tengamos que enfrentar para defender el legado de Chávez. Y sin caer en provocaciones de ningún tipo, tampoco vamos a quedarnos de brazos cruzados. Que sepan esos grupos fascistas entrenados para matar y financiados por el imperialismo norteamericano, que en lo individual y en lo colectivo, tomaremos las medidas necesarias para vencerlos y seguir avanzando en la consolidación de la Patria.

Tenemos que activar la inteligencia política en las bases de nuestras organizaciones. Sabemos que estos fascistas están haciendo seguimiento a líderes y lideresas para ver en qué momento pueden actuar y cometer sus crímenes, como lo hicieron con el compañero Robert Serra.  Que no piensen que les tenemos miedo, estamos alertas y no permitiremos ni un descuido que nos pueda costar otra vida de un cuadro revolucionario, de otro o de otra militante de la Revolución. Junto al pueblo organizado, vamos a detectarlos, donde quiera que estén, y vamos a exigir que se aplique todo el peso de la Constitución y de las Leyes. Es un compromiso, un deber ineludible. Los asesinos pagarán, llámense como se llamen, sean quienes sean.

Alerta todas y todos. Donde ellos, esos fascistas, y lo digo con toda responsabilidad, que en gran parte pertenecen a células terroristas de Primero Justicia y Voluntad Popular, detecten la mayor debilidad, allí tratarán de actuar con sus sicarios para poner en marcha sus planes desestabilizadores tanto en el ámbito nacional, como en las distintas regiones del país.

Ayer  5 de octubre, se cumplieron 19 meses de la siembra de nuestro Gigante Eterno. También en los próximos días, se cumplen dos años de la victoria perfecta del 7 de octubre, cuando nuevamente derrotamos a la burguesía y al imperialismo. Muchos recuerdos vienen a la memoria pero en esencia, nos inunda el compromiso de demostrar nuestra disposición para continuar en esta lucha. Este sigue siendo el gobierno de Chávez, la nueva etapa de la Revolución que anunció hace dos años, con el camarada presidente Maduro al frente, pero con Chávez a la cabeza,  encarnado en cada uno de nosotras y nosotros, para seguir gobernando junto al pueblo, mandando obedeciendo, construyendo Patria y aplastando al fascismo.

Que sepan nuestros camaradas que han caído en esta batalla, que han ofrendado sus vidas por esta Revolución, que, como dijo el Comandante Chávez en aquel glorioso cierre de campaña, con la lluvia milagrosa bendiciéndonos, “la Vida de la Patria está en nuestras manos”, estamos conscientes de ello y continuaremos consolidando la unidad porque no les fallaremos. A Chávez, a Eliécer, a Robert, a María, a tantos otros y otras que ya no están en el plano físico, les decimos que no claudicaremos, que no les fallaremos.

Lucharemos y seguiremos venciendo, con Chávez guiando nuestras batallas, y el fascismo será derrotado, y los que tengan que pagar, pagarán por sus crímenes. No se salvarán de la justicia divina, ni de la justicia del hombre.  ¡Seguiremos venciendo! ¡Que Viva Chávez! ¡Que Viva Maduro! ¡Que viva la Patria! ¡¡¡Honor y Gloria a los caídos, por ellos venceremos!!! 

¡¡¡La Patria Sigue!!!

¡¡¡Hasta la Victoria Siempre!!!

Barinas 05 de Octubre de 2014

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2380 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor