¡Chávez nos descubrió!

Por siglos se impuso una visión europea que la historia de Venezuela habría comenzado con la llegada de Cristóbal Colón y el descubrimiento de un nuevo mundo.

Lo cierto es que con la llegada de los colonizadores a esta "Tierra de Gracia" comenzaron los estragos y la hecatombe que marcó por décadas la historia de los pueblos originarios.

Colón empezó el saqueo, luego le siguieron los codiciosos Alonso de Ojeda, Pedro Alonso Niño y Cristóbal Guerra junto a sus soldados, todos "preñados" de buenas intensiones.

Los pueblos que se resistían al saqueo eran masacrados; los sobrevivientes eran expuestos al escarnio como ejemplo para los "salvajes"

La resistencia digna y heroica de grandes caciques como Guaicaipuro, Paramaconi, Mara, Naiguatá, Yare y Yavire, por citar algunos, sentaron las bases sólidas para que la libertad dejara de ser una utopía.

Pasaron más de 500 años y, en un fino espacio de tiempo, como un haz de luz, apareció en la historia Chávez, el hombre que marcaría el camino del pueblo venezolano y el resto de América hacia su empoderamiento.

Con su inmensa inteligencia y su carácter irreverente descubrió en nosotros un potencial innovador sin igual, descubrió que somos más que simplemente petróleo y nos enseñó a valorar el producto de nuestras manos.

Bastaron tan solo 15 años para que recuperáramos la soberanía que nos fue arrebatada por los colonizadores del siglo pasado y de la cual trató de apoderarse, y aún trata, la burguesía parasita del nuevo milenio.

Desde el gobierno de Gómez, caracterizado por un profundo nepotismo y desmedida corrupción, nunca antes habíamos sido dueño de nuestras acciones y del petróleo como hasta ahora.

La política revolucionaria del comandante eterno permitió que el poder resida actualmente en el pueblo por mandato constitucional, declaramos a Venezuela un país libre de analfabetismo, tenemos uno de los mejores sistema de salud del mundo a nuestra disposición y más de un tercio de la población del país está escolarizada.

Contamos con la matrícula universitaria más alta de Latinoamérica, nuestros ancianos gozan de una pensión digna en retribución a la entrega de su juventud, los avances en materia tecnológica son incuestionables.

El Gobierno Bolivariano que dirige dignamente el presidente Nicolás Maduro Moros también se ha encargado de continuar honrando a nuestros ancestros y pueblos originarios. En Bolívar, esta instrucción es cumplida a cabalidad por el líder político regional Francisco Rangel Gómez. Quien diría que los niños y niñas pemones en Santa Elena de Uairén, al sureste de Venezuela, contarían con escuelas y otros beneficios tecnológicos de esta revolución como las "canaimitas". En lo profundo de la Gran Sabana, ahora, la educación es la principal arma de nuestros indígenas para defender su libertad.

A partir del 1998 con la llegada del pueblo al poder, en la persona de Chávez, Venezuela experimentó un crecimiento no solo en el ámbito económico, sino en lo social. Más de 45 misiones nacidas en Revolución se encargan diariamente de ofrecerle bienestar y el vivir bien a los casi 30 mil millones de venezolanos con los que cuenta la República.

El pueblo no puede permitir que las presunciones de "nuevos colonos" le arrebaten los logros alcanzados durante los últimos años. Todavía queda un trecho largo por recorrer pregonando el Socialismo Bolivariano como única salida para salvar a la humanidad. Como decía Ribas «No podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer».

* Delegado del PSUV



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1381 veces.



Hector Herrera Jiménez


Visite el perfil de Héctor Herrera Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: