Politiporrazos

Insoportables… hasta en vacaciones

Acompañado de mi esposa Ligia, nuestra hija Luli Marinés, el yerno Gerardo Tovar y el (por ahora) menor de los nietos, Jesús Gabriel, fui a Isnotú -en mi caso primera vez-, cuna del Siervo de Dios médico científico venezolano Dr. José Gregorio Hernández. Pernoctamos en Valera a fin de salir temprano hacia Mérida y permanecer varios días en medio de la atención familiar y la gentileza merideña tradicional. Mérida, estudiantil de siempre y turística por excelencia, bautizada históricamente “ciudad de los caballeros”, donde Dios y mis padres me dieron la dicha de nacer. Mi vida atraviesa el septenio y me ha permitido desde 1982 completar el ciclo vital en Cagua, población de Aragua a la que agradeceremos siempre la hospitalidad inconmovible de su gente, a pesar del explosivo crecimiento y habitabilidad. Por donde paseamos en tierras trujillanas, merideñas y en Portuguesa albergue del Santuario de la Virgen de Coromoto, aprecie el comportamiento de mayores y menores de edad, en diversas actividades y conversando alegremente. Venezuela tiene record de vacacionistas marcando contraste entre el comportamiento de la inmensa mayoría que disfruta turisteando dentro y fuera de la nación por millones de viajeros, con la conducta evasiva y desanimada de un sector afortunadamente minoritario, que utiliza voceros disociados para comentarios en voz alta contra todo, odio visceral y antipático indigno de una nación que resuelve pacíficamente sus diferencias electorales, derrota la violencia güarimbera y da la espalda a infames circunstancias provocadas por guerra económica, usura, especulación, contrabando de extracción y terror psicológico con la salud. Son insoportables de la pequeñez mental, quienes aún en vacaciones niegan a su vida la posibilidad de desamargarse, lastimosamente mal informados y deformados por cierta conocida prensa impresa, televisiva y radial. Derrotado el periodismo de paparruchas, podemos evidenciar que la vida venezolana cuenta con amplia libertad de expresión, ejemplo internacional de democracia, pese a la terquedad, irresponsabilidad y falta de tacto en la conducta inducida comunicacionalmente a opositores, que merecen mejor y más inteligente dirección política considerando que la actual jerarquía abandonó su don de gente verdaderamente venezolana, en aras de la mentira, el engaño y la búsqueda de conmoción social. Actitud fascista, que lucen sin vergüenza alguna, varios de sus líderes y lideresas contrarrevolucionarios peligrosamente disociados.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1090 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a195263.htmlCd0NV CAC = Y co = US