Toby, ¿La critica para construir o para destruir?

Criticar a un individuo es de lo más desagradable que se puede hacer y peor es la cosa si este es, o al menos así lo aparenta, un camarada, por eso comienzo excusándome por escribir refiriéndome a una persona en particular por lo que intentaré convertir esta crítica en argumentos constructivos para el debate ideológico con humildad y sin egoísmo, admitiendo que como razonamiento individual está probablemente lejos de la verdad hasta tanto no sea asumida por un colectivo amplio de camaradas conscientes.

La crítica sin un sentido constructivo, sin intentar favorecer el desarrollo de la persona, colectivo o institución a la que se somete al “juicio valorativo” no tiene ningún sentido que no sea la de perturbar las relaciones interpersonales con esta o estas y crear una crisis social. Por ello cuando un revolucionario hace una crítica debe incluir en ella el contexto, la coyuntura actual, los errores señalados, los argumentos teóricos que sustentan los señalamientos y las alternativas propuestas o al menos una motivación a buscar soluciones desde el colectivo, de tal manera que su crítica oriente el debate hacia horizontes enriquecedores y productivos y evite el desgaste estéril.

A manera de ejemplo, una crítica vacía y dañina sería que yo use esta trinchera para limitarme decir que Toby es un “intelectual” sectarista que orienta su crítica esencialmente a la división del chavismo pues resulta difícil encontrar en sus artículos algo constructivo, que usa sus conocimientos de una  manera prepotente pequeñoburguesa al pretender ser poseedor de la verdad absoluta lo que le hace emitir juicio de valor de otros camaradas como si su palabra es la medida, así pretende determinar quien está mas cerca del legado de Chávez o de la teoría marxista y quien es un traidor.  Podría decir, sacando conclusiones de sus últimos escritos, que se la tiene jurada al presidente Maduro, a la dirigencia del PSUV y a todos sus colaboradores, incluso podría tratarlo como “traidor” pues casi todas sus críticas van dirigidas  a cualquier cosa que hagan o no nuestros dirigentes del poder constituido y difícilmente trata algún tema que desentrañe la lucha de clases, la guerra imperial contra la revolución y todas sus implicaciones en la economía nacional. Pero ¿que podría aportar con eso?, más que alertar a la revolución de un posible enemigo, estaría creando un enemigo político, el colectivo al que pertenece jamas confiaría en el que este criticón milita, los puntos de coincidencia que son inmensos serían borrados por la fijación mal intencionada en nuestras  divergencias.

Pero esto sería olvidar que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario, de que para hacer esta revolución “electoral” necesitamos ser pragmáticos en la coyuntura y acercar a todo aquel que esté remando en la misma dirección y contribuya a mantener al proceso revolucionario en el poder como lo hizo magistralmente el comandante Chávez que en su momento aceptó el apoyo de gente como Causa R, el Mas, Luis Miquelena, Tobías Carrero, Henry Falcón,  un montón de ex-adecos y ex-copeyanos que incluso persiguieron a la Izquierda en sus “mejores momentos de poder” y personalmente dudo mucho que un camarada valioso como Toby esté jugando para el enemigo así como no comparto a priori que Maduro esté traicionando el legado de Chávez como lo afirma Toby.

Lo que no puedo entender y lo valoro  como altamente riesgoso para el proceso revolucionario es que camaradas se empeñen en demostrar que son dueños de la verdad y que basados en su percepción muy particular escriban documentos que están destinados a resquebrajar la unidad revolucionaria, no se si BUFA pero muy necesaria, desperdiciando valiosos aportes teóricos críticos que bien contextualizados y orientados servirían para enriquecer el debate y que terminan siendo minas antipersonales para chavistas que lo único que enriquecen es al sector claramente adversario de la derecha. 

Si acusamos a Maduro de traidor cuando lanzamos nuestras críticas al burocratismo, la corrupción y la negligencia, a la debilidad con que desenmascara la lucha de clases, a la falta de consolidación de lo logrado hasta ahora y a la incosistencia en la aplicación en leyes revolucionarias como la ley del trabajo a las leyes del poder popular, a la peligrosa convivencia e interrelación con la alta burguesía la que seguro mutará para sobrevivir mientras se recupera para arrasarnos y borrarnos del mapa, a la verticalidad en el partido “de la revolución” y a todo aquello que pensamos que nos apremia corregir, no podemos esperar otra cosa que una actitud principalmente defensiva y poco reflexiva de él y de sus colaboradores y seguidores a quienes les sobrará argumentos para acusarnos de sectaristas, divisionistas, traidores, agentes de la CIA entre muchos otros. De seguro en el contraataque empezaremos a “chillar” que no hay espacio para la crítica, que el poder constituido exige sumisión y que son más enemigos que el imperialismo y sus lacayos burgueses. Al final gana la derecha.

Camaradas usemos nuestro intelecto, conocimientos, experiencias y tiempo para avanzar en el espacio natural donde nos desenvolvemos, aportando junto a nuestros hermanos de lucha para construir espacios de paz, comunas verdaderamente socialistas, empresas productivas de propiedad del pueblo, el control obrero de las empresas socialistas, para combatir el consumismo, la cultura de valores capitalistas, la verticalidad burguesa en nuestras organizaciones, ..., para que cuando tengamos una crítica por dura que sea este respaldada por el trabajo realizado y los colectivos afectados. Vayamos a las UBCH, Consejos comunales, comunas, consejos de trabajadores, cooperativas y cualquier tipo de organización orientada a construir el socialismo a hacernos parte de su que hacer diario y con el ejemplo y nuestros conocimientos podamos construir el socialismo desde abajo hasta que el poder constituido, quiera o no, entregue todo el poder al pueblo.

Camarada Toby no se te pide que “perfumes la mierda” o que te “sometas” a los designios de Maduro o Diosdado, tampoco se te pide que abandones tu trinchera crítica, pero si crees en la revolución, abandona ese complejo de minoría, hoy somos gobierno, somos mayoría y como tal nos toca defender lo logrado y abrir brechas para el desarrollo de esta revolución, dividirla nos retrotraería a nuestra otrora posición de “especie en extensión”  hablando de un socialismo que 20 años atrás creíamos imposible de lograr en Venezuela en la que nuestra posición de izquierdista, suprimiendo los riesgos vitales que representaba, era una verdadera “mantequilla” pues era una militancia 90% teórica y 10% práctica (abultando la práctica), ahora necesitamos potenciar la unidad dialéctica Teoría- Práctica y esto se logra con el aporte de todos, los que llevan a cuestas las responsabilidades en la práctica y los teóricos, pues de nada sirve una linda teoría si no se puede llevar a la práctica y de nada sirve la práctica sin una orientación teórica revolucionaria.

Si para ti es preferible hacer revolución con colectivos selectos conformados por “elegidos” que saben interpretar las teorías revolucionarias mas o menos de la misma manera, atomizados y en pequeños grupos que en sus discutideras nunca encuentran nada en concreto para ponerse de acuerdo, parafraseando al “Panita” Alí, enfrentando a un gobierno abiertamente burgués, en lugar de contribuir según sus capacidades con un colectivo multiculor que ha pesar de sus grandes diferencias ideológicas han encontrado argumentos concretos de coincidencia para hacer una revolución a la que llaman socialista, que pretende acabar con la exclusión social a la que estaban sometidos los pobres, que se declara enemigo del capitalismo, antiimperialista, que intenta construir espacios concretos de control popular,..., entonces de este lado de la revolución no te necesitamos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2120 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: