40 años de Biblioteca Ayacucho. ¡Ya no podrán quemar nuestra palabra!

 

Hace 40 años, bajo decreto presidencial, se constituía uno de los proyectos latinoamericanos de mayor alcance integracionista e intelectual de la historia contemporánea. La Fundación Biblioteca Ayacucho. Esta idea, promovida y pensada por el intelectual uruguayo Ángel Rama, entró por "debajo de cuerda" bajo el primer gobierno de CAP. Era una idea de la izquierda azotada por las dictaduras del Cono sur, maquillada con la participación de grandes intelectuales venezolanos involucrados de alguna u otra forma en la política guanábana de la época. Vaya dificultades debió sufrir la Biblioteca para mantenerse abierta, después de CAP vino Caldera, el Allanador, no precisamente de caminos…

Ángel Rama, pensó en nada menos que fundar una editorial que al mismo tiempo contuviera y resguardara, como una Biblioteca, todo el contenido intelectual de Nuestra América, desde la poesía y cosmogonía indigenista, hasta nuestros días. Una idea difícil de llevar a cabo en aquellos días, considerando que nuestro en continente la quema de libros, el allanamiento de universidades, y las dictaduras pro-yanquis que motivaban la desculturización de nuestras sociedades, eran el pan nuestro de cada día. Precisamente huyendo del oscurantismo, Ángel Rama se vio en Venezuela dando vida, con la ayuda de numerosos intelectuales latinoamericanos, a este proyecto, nombrado Ayacucho en honor a la Batalla que marcó la independencia definitiva de nuestro continente. Ahora, 40 años después, la BA es referencia obligada de nuestras letras, con una labor incansable de rescate y difusión de nuestros clásicos. Todo hoy más vivo que nunca, en plena Revolución socialista y auge del pensamiento de izquierda latinoamericano.

Desde hace algunos años, bajo la batuta del escritor y profesor Humberto Mata, la Biblioteca Ayacucho (BA) ha mantenido la idea inicial de su fundador, ajustando la labor encomendada a las nuevas luchas y reivindicaciones del pensamiento latinoamericano, y a la actualidad y nuevas formas de difusión que irrumpieron y revolucionaron el mundo de la lectura. Es por eso que hoy la Mujer, los Pueblos Originarios y el pensamiento transformador y liberador, forman parte justa e integral de las colecciones de la editorial. Es por eso que las plataformas digitales son hoy las protagonistas de los nuevos proyectos de la BA.

No podrán quemar nuestros versos

La creación de la Biblioteca Ayacucho Digital, es quizás el mayor logro de BA en los últimos años. Solo en este momento histórico, una editorial de clásicos latinoamericanos puede jactarse de publicar totalmente gratis más de 250 títulos en formatos digitales. Un logro de alta factura para nuestros pueblos, pero no muy agradable para los reaccionarios panfletarios y mucho menos para los emporios editoriales. Esta nueva Biblioteca Digital puede incluso dar por cumplido buena parte del sueño de Ángel Rama, publicando los clásicos en formatos digitales. Con ello el resguardo está garantizado. No podrán quemar de nuevo nuestros versos, nuestra palabra. No podrán evitar el conocimiento y evolución de nuestro pasado. No podrán borrar las letras que nos unen como una sola voz, con una misma identidad, desde la Patagonia hasta el Caribe.

La Biblioteca Ayacucho ha logrado difundir nuestro pensamiento, y ahora borrar las fronteras físicas y sociales. ¿Existe otra editorial hoy que resguarde y DIFUNDA gratis el acervo cultural de nuestros pueblos? ¿Podría ocurrir esto bajo otro sistema que no sea el que busca la consecución del socialismo? Simples preguntas con obvias respuestas para celebrar los 40 años de Biblioteca Ayacucho, ¡Ahora en Revolución!

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1354 veces.



Moises González


Visite el perfil de Moises González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: