Balance Constitucional del Referendum Revocatorio que el pueblo convirtió en Ratificatorio

Ocurrió un 15 de agosto de 2004... Y con el ánimo de establecer un balance constitucional y político del primer referéndum presidencial acontecido en la historia universal dentro de un régimen democrático mediante elecciones libres, universales, secretas y directas; reproduzco la entrevista que le concedí al periodista Luís Martín y que ha sido publicado hoy en el Diario Ciudad Caracas:

 

A 10 años de la ratificación de Chávez

 

Hoy el mundo democrático celebra el primer decenio del referéndum que pretendió revocar del poder al Presidente Hugo Chávez y terminó favoreciendo con determinante apoyo popular su gestión gubernamental

 

15/08/2014. La polarización política existente en esos días en Venezuela incidió en la oposición para denominarlo referéndum revocatorio, mientras que los simpatizantes de las políticas socialistas impulsadas desde el Ejecutivo, con su voto, lo designaron referéndum ratificatorio.

Afirma el constitucionalista y profesor universitario, Jesús Silva, que sí se debe celebrar la fecha, porque significa un aporte a la profundización de la democracia popular a escala mundial, "ya que por primera vez un jefe de Estado se sometió a un proceso de ratificación a través de un nuevo modelo constitucional que él mismo impulsó jurídica y políticamente, a través de la Carta Magna de 1999", expuso, a la vez que aseveró que "no hay acto más democrático de un estadista que este que protagonizó Hugo Chávez".

Fue una lucha democrática, amparada en la Constitución que, según expertos, representa en sí la más política de las leyes, "por ello esa victoria en el referéndum revocatorio de 2004 fue el triunfo de un pueblo revolucionario y libre con su Constitución en la mano", agregó.

Reputación de la Revolución

Ese evento, y sus resultados, consolidó la reputación de la Revolución Bolivariana y le ratificó el carácter de "una democracia abierta al protagonismo popular y al goce de amplias libertades, de allí que factores nacionales y extranjeros no pudieron articular nuevamente un golpe de Estado como aquel de abril y diciembre de 2002", agregó el catedrático.

Debe tenerse presente que la realización del referéndum fue motivada por la supuesta crisis social y política, magnificada por la oposición y sus medios de comunicación, y que desencadenó en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, ejecutado por la oposición, con el derrocamiento antidemocrático del Presidente Chávez, pero la historia dejó claro que el pueblo restituyó el mandato de su líder constitucional. Ello no dejó tranquila a la derecha nacional, que con apoyo foráneo siguió tejiendo sus hilos para desestabilizar con incesantes marchas y el funesto paro petrolero, con consabidas consecuencias, la economía nacional.

Vino el proceso de recolección de firmas que exigen las reglas democráticas y se fue al evento.

Afirma Jesús Silva que se trató de "una victoria contra el fascismo, el imperialismo y las élites de la falsa meritocracia".

Fraude ¿Pero sin pruebas?

La oposición presidida en ese momento por Enrique Mendoza declaró que hubo fraude.

El observatorio por la democracia mundial, llamado el Centro Carter, junto a representantes de la Organización de Estados Americanos asistieron al proceso y certificaron que la votación había sido transparente, e instaron al mundo a aceptar los resultados.

Incluso el gobierno de Bush, abiertamente opuesto a Chávez, reconoció que había ganado el NO, pero los líderes opositores, sin bases comprobables insistieron en que hubo fraude.

Rumbo al socialismo

Indica el profesor que la ratificación de Chávez, en ese momento, demostró la posibilidad de avanzar con un proyecto socialista y antineoliberal en el marco de elecciones universales y directas, como lo instaura el artículo 63 de la Constitución, así como procesos plebiscitarios; por ello, su enorme trascendencia constitucional, ya que otros proyectos de izquierda en América Latina sufrieron tropiezos en contiendas electorales.

Chávez, ya fortalecido, emprendió una política internacional. Para contrarrestar presiones diplomáticas estadounidenses, afianzó relaciones con los gobiernos progresistas de América Latina y del mundo, y asumió una posición aún más crítica contra las políticas imperiales hacia el exterior, por parte de los Estados Unidos.

Poder popular: una enseñanza

El pueblo pone y quita porque ejerce el supremo poder que emana de la soberanía popular, "y si un gobernante satisface las expectativas de sus compatriotas, entonces la mayoría manifiesta su derecho a ratificarlo sin limitaciones leguleyas o burguesas. Esa es la gran enseñanza del referéndum 2004, fiel aplicación de la Constitución que dice la soberanía reside en el pueblo", sentenció Silva.

Números oficiales

El censo electoral del 2004 registraba a 14 millones 37 mil 900 electores, de los cuales se totalizaron 9 millones 789 mil 637 como votos válidos, es decir, 99.74%. De ellos, el total de votos por la opción del NO (en contra de la destitución del Presidente Chávez) fue de 5 millones 800 mil 629, lo que representa 59.1%. Una clara victoria, en contra de los votos a favor del SÍ (que apoyaban la destitución del Comandante) que fue de 3 millones 989 mil 008, lo que representa 40.64%.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1131 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: