Chacín y la revolución irreversible

En el estado Guárico hacemos eco a lo planteado por el Dr. José Vicente Rangel en su artículo “El general fuera del laberinto” del martes 15 de Julio y donde entre otras cosas de interés nacional cita al General en jefe Vladimir Padrino López en el discurso de la Asamblea Nacional del pasado 05/07/14 “No es muy común ver a un soldado en estos espacios donde se debate la política del Estado, pero sus relaciones y los procesos humanos van transformando las realidades a través de los tiempos. Esto es solo atribuible a la política, lo que va colocando en el tablero del ajedrez estatal y no estatal los elementos que la definen”.

No es poca cosa que en estos 15 años de revolución bolivariana el estado Guárico, epicentro de grandes transformaciones tenga entre su historia el primer soldado que dirija las riendas de la política. Pero también, no es casualidad que la gente y esa historia que se va tejiendo tenga a un hombre de uniforme para que transforme su estamento. Eso que llama el Dr. Rangel “La política con sus virtudes y defectos, y fuera del laberinto de los silencios en que suele moverse el hombre de uniforme”. Ese laberinto que encapsula, señala y limita a hombres y mujeres leales, decentes y gerentes que, no siendo menos importante, desde la asunción de Hugo Chávez al poder este panorama cambió y la transformó en verdadera política comprometida con las demandas de la sociedad.

Chacín asumió el reto y los resultados de “la revolución irreversible” lo distingue porque en un año y siete meses optimizó, aceleró y dinamizó con responsabilidad el éxito de los programas sociales del Gobierno Bolivariano. El ochenta por ciento de la vialidad agrícola ha sido recuperada, el déficit de vivienda disminuyó considerablemente y hasta la fecha se ha registrado un importante avance en el desarrollo de la Gran Misión Vivienda Venezuela lo que ha permitido ubicar a Guárico en el puesto número 4 en ejecución de viviendas a nivel nacional.

Hay más; homologación de sueldos y salarios para distintos funcionarios, la pobreza va para cero, cuadrantes de seguridad arrojan eficiencia, consolidación de consejo de comuneros y comuneras, el deporte se fortalece con medalla de oro y la calidad de vida de los guariqueños es irreversible.

Los logros descritos en párrafos anteriores, constituye citando nuevamente a Rangel en “un inequívoco signo de desarrollo institucional y cultural” y social, le agregaríamos. Es, sin lugar a dudas, los hechos lo demuestran, uno de los militares en ejercicio de la política más eficientes y responsable, teniendo como sur el uniforme como beneficio colectivo. Chacín que fue hombre de confianza del comandante Chávez lo sabe, no encubre la falsedad sino que la denuncia y la acorrala.

Como siempre lo dice Chacín “para un revolucionario la política es moral y ética del amor y la verdad” equivale entonces a lo que en el tercer párrafo del artículo de opinión del otrora Vicepresidente afirma como “darle la vuelta al guante de una doctrina militar obsoleta, vencida por el tiempo y por nuevas realidades sociales” y es así como, en el centro de Venezuela el ejercicio del trabajo productivo se pone en práctica permanentemente con los ciudadanos civiles y los ciudadanos militares, en eso que se llama binomio cívico-militar, aquí en Guárico es una realidad.

Otra cosa, el contralmirante en su afán de edificar un estado potencia con hombres y mujeres honesto acrecentó el ánimo y la expectativa del poblado y es que, por primera vez en Guárico se atacó un tema tan álgido como la corrupción, aquello a lo cual muchos le temían, por complicidad o simplemente no comprometerse con la historia. Además, Ramón Chacín acercó el dialogo, lo refrescó y con nitidez asumió el reto; con barco, fusil y política.

Entonces, es verosímil la existencia de una unidad real y profunda dentro del gobierno guariqueño. Cada cual en su vertiente y en su trinchera puede luchar por la revolución, así lo ha señalado el Contralmirante. Nadie puede excluirse de una lucha que es de todos, por el progreso y la mayor suma de felicidad y estabilidad posible, menos en Guárico cuando se constata que se cuenta con jefes del tamaño del compromiso. El acompañamiento, la analogía y el trabajo permite resultados como los descritos; creíbles y efectivos.

Rangel dice que “El pueblo venezolano puede estar tranquilo por contar con jefes militares como Padrino López” y le agregamos, puede contar también con Chacín porque no sólo demostró lealtad aquel abril de 2002 sino que también está siendo leal con el pueblo guariqueño.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1332 veces.



Ramón Centeno

Comunicación Social. Guárico.

 boligraforevolucionario@gmail.com      @elboligrafo

Visite el perfil de Ramón Centeno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ramón Centeno

Ramón Centeno

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a191931.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO