Deuda Pública Nacional ¿Suspensión de pagos o más endeudamiento en Venezuela?

“La acumulación de capital en forma de la Deuda pública no significa, (…), otra cosa que la acumulación de una clase de acreedores del Estado autorizados a percibir ciertas sumas sobre la masa de los impuestos públicos.”[i]

 

Carlos, Marx

 

Se hace necesario diferenciar entre la deuda acumulada y las nuevas deudas que se contraen; la deuda acumulada si alcanza montos excesivos dificulta la actividad económica, pues su servicio distrae ingentes recursos que pudieran usarse para fines más productivos como la industrialización del país. Asimismo un alto endeudamiento acumulado dificulta y hace más caro o imposibilita el acceso a nuevos créditos que necesite la economía en un determinado periodo. Peor aún es cuando la deuda acumulada es de tal magnitud que la nueva que se contrae solo puede servir para pagar la vieja.

 

A medida que crece la deuda pública externa o interna de un país con escasa potencia productiva, o lo que es lo mismo con escasa producción industrial como lo es Venezuela, es inevitable una devaluación o un incremento bien sea directo o indirecto de los impuestos (que terminan castigando severamente al salario real y no al capital), para compensar el déficit fiscal producto de los desbarajustes macroeconómicos de una política económica anti-científica y ruinosa. Venezuela tiene las reservas de petrolero (probadas y certificadas) más grande del mundo aunado a cuantiosos ingresos en divisas gracias a la renta petrolera. Aún así el Estado prefiere endeudarse por sí mismo en el exterior, convirtiendo luego esta deuda en gasto público para mantener sobre todo en lo que se refiere al gasto social, que es el que sustenta el apoyo popular del gobierno. Con lo que crea al interior del ámbito local capacidad de compra adicional, destinada a realizar la plusvalía de los pequeños capitales privados en fracciones que no permiten una acumulación ampliada del capital y representan un doloroso retroceso económico en el país.

 

“El futuro de Venezuela no es el petróleo, pero sin petróleo Venezuela no tiene futuro”[ii]

 

En Venezuela el petróleo sigue marcando la pauta, más del 90% de las exportaciones venezolanas son gracias al petróleo y sus derivados. Si el presupuesto fiscal anual del Estado venezolano se fija alrededor de los US$ 60 dólares el barril de petróleo, es decir, muy por debajo del precio referencial del mercado internacional, que se ubica alrededor de los US$ 100 dólares ¿Cómo se explica que el Estado se endeude desmedidamente? Debería pasar todo lo contrario, al Estado le sobrarían dólares de EE.UU para seguir financiándose (40% más de los presupuestado por barril de petróleo), sin recurrir al endeudamiento externo o interno y lo ruinoso que este representa, ni recurriría a la devaluación de la moneda, ni a la emisión de billetes ni mucho menos al incremento del IVA.

 

Sin embargo, pasa todo lo contrario, con un barril de petróleo oscilando entre los US$ 90 y 100 dólares vemos que los ingresos petroleros se tornan cada vez más insuficiente, el gobierno acomete devaluaciones fraccionales de la moneda que representan más del 50, 300 y hasta el 600% (Dólar CENCOEX, SICAD I y SICAD II), se endeuda con China, Rusia, Brasil entre otros países, se endeuda localmente con empresas comerciales en moneda nacional que luego buscan la repatriación de sus ganancias en dólares de EE.UU., vemos a menudo a PDVSA vendiendo bonos en moneda extranjera y pagando intereses a los tenedores de los bonos ya emitidos y la recaudación del IVA sigue en ascenso. Y aún así, el Estado venezolano no escapa de la crisis económica, o sea, de alta inflación, cuantiosas importaciones, fuga de capitales, pago de deuda vieja y de sus intereses y alta sangría en las reservas internacionales.  En el gráfico 1, podemos observar que de cada US$ 100 dólares que entran al país por concepto de exportación (95% son exportaciones petroleras) 50 dólares están comprometidos en deuda externa en la relación deuda externa sobre las exportaciones totales.

 

Gráfico 1

 

Imágenes integradas 1

 

 

Entre 1997 y 1998 las exportaciones petroleras estaban valoradas entre US$ 16,39 y 10,57[iii] dólares el precio por barril, o sea, representaban el 85% menos de lo que cuesta hoy día un barril de petróleo. Tomando en consideración el precio internacional de referencia de US$ 100 dólares[iv] y, aún así la deuda externa sobre las exportaciones totales (petroleras y no petroleras) representaban entre el 90 y 130% de aquellos años, es decir, entre 1997 y 2003 era cuesta arriba pagar deuda externa con exportaciones y menos con un precio por barril de petróleo estando por debajo de los US$ 30 dólares. Las exportaciones no petroleras distaban ligeramente un crecimiento mayor e igual al 17-18% más de lo que es hoy en día 13,9% para el (2012)[v] en lo que respecta al PIB de manufactura. Sin embargo, ahora vemos todo lo contrario, el crecimiento de las exportaciones petroleras aunadamente a los altos ingresos provenientes de la venta de petróleo ha ayudado a disminuir el peso de la deuda externa sobre las exportaciones en Venezuela para el periodo 2004-2012, en efecto, sí dicha relación ha mejorado ¿Cuál es la verdadera razón por la cual se endeuda el Estado? O ¿Acaso los gastos del Estado no son cubiertos aún teniendo un ingreso por exportaciones de petróleo tan alto? La medida más razonable sería la de no endeudarse o endeudarse para financiar investigación y desarrollo (I+D) e industrializar al país con una planificación a gran escala.

 

Por otro lado, aunque el servicio de la deuda externa entre las exportaciones totales no ha representado más del 5% en los últimos 5 años (2008-2012). No obstante, es evidente que si descontamos las exportaciones petroleras que representan en los últimos años entre el 90 y 95% de las exportaciones totales del país. El país no contaría con más recursos que no fuera más deuda para pagar deuda vieja, por eso sin el petróleo, no contaríamos con recursos ni siquiera para hacer frente al pago de sus intereses y amortización. Esta es una de las razones por la cual el gobierno se endeuda para hacer frente a altas importaciones (públicas y privadas), pagos de deuda y de servicios de la deuda, expansión fiscal realizando gastos que no generan plusvalor y financiamiento a bajo costo al pequeño capital con tipo de cambio sobrevaluado. ¿Qué pasaría si  mañana día bajaran los precios internacionales de los hidrocarburos?

 

¿Tiene Venezuela la deuda más cara del mundo?[vi] El Estado se sigue endeudando para darle dólares barato a la burguesía local (nacional y extranjera)

 

 

“La forma que toma la  apropiación de la renta por el estado nacional para el pago de la deuda externa pública se convierte en una fuente de ganancia extraordinaria para los capitales industriales que operan al interior del ámbito nacional. Ganancia extraordinaria que estos capitales ven a su vez multiplicada en cuanto la remiten al exterior, al haber sido realizada originariamente a un peso sobrevaluado”[vii].

 

Juan Iñigo Carrera

 

En Venezuela la fuente de ganancia extraordinaria es la renta de la tierra minera que permite la realización de un dólar barato para endeudarse y transferir recursos hacia el exterior, pues, buena parte de la deuda adquirida en el exterior es precisamente para permitir la valorización de los pequeños capitales fragmentados que se ven liberados de su misión histórica de valorizarse y acumularse por otras vías distintas a la captación de la renta petrolera. El origen del endeudamiento público externo e interno del Estado venezolano, distan causas por completo impropias al crecimiento del capital industrial (mayoritariamente fragmentado) en el ámbito de la economía nacional (por ejemplo, el Estado contrae deudas para no devaluar inmediatamente, siendo la devaluación innecesaria (la devaluación se hace inevitable si no se toman medidas radicales contra el capital) producto del uso ineficiente del capital y todo para subsanar a las pequeñas empresas imposibilitadas técnicamente para producir a gran escala, empresas comunales que fraccionan el capital concentrado, practicas feudalistas con tufo pre-esclavista como el “trueque”, el conuco, el minifundio, cooperativas, etc.).

 Tal como mencioné anteriormente la magnitud de este endeudamiento va a una velocidad que no guarda relación alguna con la capacidad de la economía nacional para generar la riqueza necesaria para el pago de sus intereses y amortización, por tal razón vemos como se pertrecha dicho círculo vicioso que termina siendo muy nocivo y ruinoso para el país.

 

Para el 2013 la deuda externa total de Venezuela representó apenas el 68% de lo fugado del país. En 17 y 18 años aproximadamente (1997-2013), la fuga de capitales sobrepasó la totalidad acumulada de la deuda externa del gobierno central en un 348%. Desde 1997 hasta el 2001, la deuda externa era mayor a la fuga de divisas, a partir del 2002 cambia la relación y la fuga de capitales (40.561 MM US$) empieza a sobrepasar la deuda externa total (35.460 MM US$) en una diferencia de US$ 5 mil millones de dólares. Miremos el gráfico 2, la evolución de esta dinámica de transferencia de valor hacia el exterior.

 

Gráfico, 2: Analogía entre la deuda externa y la fuga de divisas del país (1997-2013)

                              

 

 Imágenes integradas 2

Como se puede observar en el gráfico 2, los datos expresan que tanto la deuda externa como el stock de capitales fugados hacia el exterior no han disminuido su ritmo de crecimiento entre el periodo de 1997-2013. Sin embargo, el crecimiento acumulado de la fuga de capitales en ese mismo periodo ha sido de un 883%, mientras que la deuda externa total acumulada del gobierno central (sin incluir Fondo Chino, los pasivos totales de PDVSA y la deuda de PDVSA con el BCV) ha crecido en un 197%. El pago de la deuda externa es una forma de transferir recursos hacia el exterior. Sin embargo, nos referimos a la deuda externa total no al pago de la misma que conjuntamente con la fuga de divisas estriban en más de US$ 219 mil millones[viii] de dólares. Desde el año 2003 hasta el 2013 periodo de estricto control de cambio la deuda externa tuvo un crecimiento acumulado del 173%, mientras que la fuga de divisas lo hizo en un 278% en ese mismo periodo. Es decir, el control de cambio que a priori impide la fuga de capitales, ha sido absolutamente vulnerado y sólo ha servido para fugar capital con más ahínco.

 

Por otra parte la estatal petrolera PDVSA acaba de presentar el Balance de la Deuda Financiera Consolidada de la Casa Matriz y sus filiales al 31 de diciembre de 2013, debidamente auditado por Rodríguez Velázquez & Asociados KPMG, con la impresionante cifra de Deuda Financiera Consolidada de 43.384.000.000 dólares estadounidense (ver la Tabla 1).

 

Tabla, 1: Deuda financiera de la casa matriz de PDVSA y otras empresas filiales

(2011-2013)

 

 Imágenes integradas 3

 

Como se observa en la tabla 1, la variacion del crecimiento acumulado de la deuda financiera consolidada al 31 de diciembre de 2013 representa el 8.3% con respecto al 2012, el 24.3% con respecto al 2011, el 102% con respecto al 2009 (21.419 MM US$) y del 223% con respecto al 2008 (13.418 MM US$). Empero, considerando para un análisis posterior y más detallado sobre la deuda de venezolana, cabe destacar que la deuda de PDVSA es mucho mayor de lo que se imagina y sin considerar la deuda abismal que se tiene con el Banco Central de Venezuela (BCV) que sobrepasa los US$ 70 millardos de dólares[ix] al tipo de cambio oficial de 6,3 Bs./USD.

 

Desde hace varios años se viene explicando desde el Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO-ALEM) que la única forma de frenar la sideral hemorragia de divisas hacia el exterior que nos arruina con altos niveles de endeudamiento externos e internos para cubrir fraudulentas importaciones, y mantener sobrevaluado el tipo de cambio con demás gastos improductivos que no generan plusvalía y solo para sostener al pequeño capital, sucesivas devaluaciones de nuestra moneda para mitigar la baja de las reservas internacionales y la generación de escasez e inflación, es crear, una Central Estatal Única de Importaciones (CEUI), aunado de la Estatización total de la Banca (CEUB[x]) que despoje de la esfera especulativa y falaz, las divisas que la clase capitalista usa para “exportar” y “posesionar” nuestra renta petrolera, en sus cuentas en el extranjero[xi] y sin incluir lo que atesora en paraísos fiscales (offshore) de forma encubierta. Según nuestras investigaciones, en esa dinámica de expropiación de capitales que la burguesía aplica a todo el país, deviene la centralidad de los graves problemas económicos que nos aquejan. El mismo Presidente Chávez y ahora Nicolás Maduro denunciaron esta situación y promovió la creación de un organismo similar al que nosotros proponemos.

 

“Al fin y al cabo, que la política sea democrática, siempre y cuando la economía no lo sea” E. Galeano.

 ¡Ni un dólar más para la burguesía! ¡Si hay alternativa!

 Jhon Caicedo                                          (Ccs. 01-07-2014)

 *Miembro del Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO-ALEM)

alemcifo@gmail.com                            www.alemcifo.org

 Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO-ALEM)

 Notas


[i] Marx, Carlos.: El Capital, Tomo III, Editorial de Ciencias Sociales, La habana, 1973, p. 492.

[ii] Expresión del Economista venezolano Asdrúbal Baptista.

[iii] Ver datos de Asdrúbal Baptista en Bases cuantitativas de la economía venezolana 1830-2008

[iv]  Ver datos de la OPEC, precios anuales.

[v] Datos del BCV del PIB por clase de actividad económica a precios constante de 1997.

[vi] Así se intitula un artículo de Manuel Sutherland disponible en: http://m.americaeconomia.com/analisis-opinion/tiene-venezuela-la-deuda-mas-cara-del-mundo

[vii] Iñigo Carrera, Juan.: La acumulación de capital en la Argentina, articulo disponible en: el Centro de Investigación como Crítica Práctica (CICP).

[viii] Desde 1997 hasta el 2013 el neto de la fuga de divisas ha sido en US$ 145.990 MM y el neto de la deuda externa ha sido de US$ 73.243 MM, todos juntos suman más de US$ 219 223 MM, eso sin incluir los US$ 140 mil millones de dólares de los pasivos totales de PDVSA para el 2012 (ver cifras en el Estado Financiero Consolidado de 2012, 2011 y 2010)  y la deuda de PDVSA con el BCV que ronda alrededor de los US$ 70 mil millones de dólares.

[x] La Central Estatal Única Bancaria (CEUB), es una propuesta que viene realizando el Centro de Investigación y Formación Obrera, como forma de organizar el crédito bancario a gran escala en aras de potenciar la industrialización aprovechando la economía de escala y el uso científico de la planificación.

[xi] Para un mejor detalle ver el articulo de Manuel Sutherland y Juan Villegas sobre fuga de capital en: www.alemcifo.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7572 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /actualidad/a190858.htmlCd0NV CAC = Y co = US