La economía fisiocrática comprensiva de labores mineropetroleras o extraagrícolas

La Contabilidad burguesa, siempre alcahueta.

Para quienes ya adquirieron mi obra, Praxis de El Capital, el siguiente informe económico no debería sorprenderlos: La contabilidad burguesa es la plataforma legal a partir de y sobre la cual fabricantes y comerciantes logran separar el mercado de la producción,  y con ello desviar el origen de la ganancia hacia el primero y liberar a las fábricas de su responsabilidad en la producción de plusvalía o trabajo  entregado por los trabajadores por un monto no cubierto 100% por el salario recibido e independientemente del valor absoluto de este, y, lo más grave,  sin  darse cuenta de su explotación por parte del patrono.

Es que, por mucha teoría que le expongamos al proletario, este no sentirá en pelleja propia su explotación; se siente mal económicamente, pero lo  atribuye a que no ha sabido prepararse mejor, a que carece de capital, que, en fin, todo lo resolvería si se hace de un capitalito con el cual arrancar y así salir de esa infernal pobreza.

Bien, en el caso de los recursos naturales mineropetroleros, la Contabilidad burguesa fuerza hacia la reventa de esos recursos según el precio que el mercado marque y así o cargarán los que los utilizan como materias primas y  energéticos. El margen de ganancia del vendedor de esos recursos no suele ser muy alto para poder justificar la baratura que reconoce a los países exportadores. Como quiera que los precios de compra de dichos recursos son prefijados entre las transnacionales apoyadas por los países imperialistas y ventajistas, estos precios quedan fijados a la baja, mientras  los de aquella reventa tiran al alza sin mayores protestas porque los fabricantes y comerciantes derivados se limitan a cargar sus costes  a los respectivos precios de venta de sus mercancías fabricadas con tales recursos. Obviamente, las fábricas y comerciantes derivados suelen ser copropiedad de esas mismas transnacionales beneficiarias de concesiones y contratos  con los países débiles y sometidos a los que les marcaron precios ínfimos para sus recursos naturales extraagrícolas. Desde luego, también los hacen con los productos del campesino, pero ya esto es fisiocracia pura y tradicional.

De lo que estamos tratando es  de unos recursos cuya producción corre a cargo de la Naturaleza y en esta no interviene proletario alguno, con lo cual el concepto de plusvalía sale sobrando por inexistente, por analogía con la concepción fisiocrática que se apoyó en una economía donde los campesinos estuvieron   muy lejos de ser reconocidos como los productores de los bienes agrícolas  y donde su trabajo se limita a labranza, riego, siembra y cosecha, labores al margen de lo que realiza la Naturaleza hasta silvestremente.

En resumen, la compraventa de recursos naturales mineropetroleros luce desvestida de todo tipo de plusvalía; esta queda relegada a las fábricas procesadoras de esas materias primas y de energéticos.

Aquí entra en escena la Contabilidad burguesa con su ventajoso método UEPS (último precio que entra, primer precio al que sale vendida la mercancía involucrada).

Efectivamente: los fabricantes, como demandantes de esos recursos naturales, no los cargan  a los precios de venta de sus mercancías según los bajos costes de las materias primas y energéticos  que pagó como precios de entrada, sino a los elevados precios que el mercado manipulado por aquellos mismos  mantienen muy por encima y sin asociarlo a los precios de costo.  Corolario. la compraventa de recursos naturales queda excluida de la explotación de un país por otro; los elevados precios fabriles terminan divorciados de la explotación del asalariado, y el mercado absorbe toda la responsabilidad de las ganancias. La economía fisiocrática es la causante de la riqueza, tal como lo manejó el terrateniente feudal François Quesnay.

17/06/2014

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1528 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social