Revolución Bolivariana y Chavista: ¿Una Revolución para débiles?

Hemos escuchado tantos comentarios que nos han cabreado. Algunos comentan que Diosdado está confrontado con Elías; que Nico está molesto con Diosdado; que el PSUV y el Gran Polo Patriótico no comulgan en la misma iglesia; que el PCV está molesto con el Gobierno Bolivariano porque va a repensar los contenidos de la Ley del Trabajo; que los sindicatos son oportunistas y no están en sintonía con el proceso revolucionario; que los empresarios solo quieren dólares; que las relaciones de los boliburgueses están más consolidadas que cuando estaba en Miraflores nuestro Comandante; que los anti-chavistas de ayer se han transformado en chavistas radicales; que la MUD está molesta porque algunos de sus colaboradores tienen un pie en el Gabinete de Maduro; que la Conferencia Episcopal está molesta porque a los tradicionales los están dejando en el armario mientras que los progres juegan a una relación más constructiva con la Revolución Bolivariana de tipo Moscú; en fin que Caracas, como bien comenta el Himno Nacional, está dando el ejemplo histórico del acomodo revolucionario reformista. Ah! también nos han comentado que la vieja guardia irá a presionar a Nico para que se defina entre lo nacional y lo Comintern. Nos que somos todo oídos nos parece que esto es una mamadera de gallo donde nadie entiende que están pensando cuando la agresividad social está en el zaguán del fascismo y la FANB no asume su responsabilidad dar el paso al frente para aclarar sí ya han asumido en toda su profundidad el Plan de la Patria según los programas en progresión correspondientes a los diseños históricos alcanzados.

En la actual etapa revolucionario, nos preguntamos ¿estamos de mollejón?

Tratemos de centrarnos y buscar desglosar suposiciones para aclarar nuestra propia visión de la actual realidad que se estaría circunscribiendo en el marco del proceso revolucionario, netamente, venezolano dejando en el tintero las bases fundamentales y conceptuales de la revolución continua y adentrarnos en lo que en nuestro criterio actual se precisa alcanzar como lo sería la revolución en un solo país vista las actuales consecuencias en realidades objetivas de la crisis profunda dentro de la cual está inmersa la Revolución Bolivariana y también chavista de corte nacionalista aunque sea de toda obviedad absoluta.

Hemos expresado en anterioridades escritos que esta revolución, es decir, la nuestra, es decir, la Revolución en Venezuela, como concepto socio-histórico e ideológico, comenzaría en 1928 y se ha ido desarrollando en perfecta evolución y perfectibilidad revolucionaria con momentos históricos definidos y netamente venezolano-criollos con fuertes contradicciones a lo interno de las dirigencias revolucionarias que han afectado, seriamente, el propio proceso revolucionario-venezolano y ello hay que expresarlo, exponerlo y decirlo porque pareciera que el proceso revolucionario-venezolano y nacionalista no puede ser ni subsistir si no es porque tenemos y obtenemos las perfectas bendiciones externas; absurdo de toda absurdidad y la praxis revolucionaria lo sabe y conoce aún y cuando no lo exponga públicamente. ¿Solidaridad consecuencial?

Decíamos que nuestra, la nuestra, la revolución-venezolana ha tenido etapas y, también, definiciones ideológicas vista los tiempos históricos correspondientes; es decir, es absolutamente contra-académico y contra-histórico asumir que los tiempos históricos en los cuales el proceso revolucionario-venezolano viviera durante los acontecimientos históricos de 1928 sean iguales a las realidades expuestas durante el Gobierno de Medina Angarita y que éstas fueran parecidas al importante proceso gubernamental del Gobierno de don Rómulo Gallegos para dejar en el tintero a aquel Golpe de Octubre, no el bolchevique sino el adeco romulero.

En ese marco referente, entraron en el escenario nacional los paradigmas de la Guerra Fría que se incrustó en el Gobierno de Pérez Jiménez, comulgó y cenó con el dictador hasta que Marcos Pérez Jiménez creyó que tenía a Dios por las barbas con el petróleo y su política desarrollista. Es evidente y demostrable que el sector militar aprendió y comprendió en su totalidad el real significado de Washington y la muy alta importancia geoestratégica que tiene y contiene Venezuela para el Poder, Washington, el Congreso estadounidense, la geopolítica estadounidense y el petróleo y gas venezolanos vista la experiencia real, entre otras realidades en praxis cotidianas, del concepto suplidor confiable que tiene Venezuela para la realidad del Imperio-imperialismo estadounidense vista aquella realidad objetiva de suplir el 73% de crudo como contribución venezolana a la 2da. Guerra Mundial, además de las realidades que representaron la presencia de submarinos alemanes de la Alemania nazi en costas venezolanas y la presencia y cooperación de mutuo beneficio entre ambas partes venezolano-estadounidense.

Ustedes se imaginan que podría suceder en el marco de la nueva política Obama (José Vicente Rangel Vale dixit) sí las realidades geopolíticas actuales en sus lógicas evoluciones geoestratégicas se desarrollaren en profundas contradicciones en los escenarios de la Región de Asia y el Pacífico considerando las costas americanas desde el estrecho de Bering hasta el de Magallanes, en el actual escenario en desarrollo en la región geográfica de Alaska-estrecho-de-Bering, la decisión de Vladimir Putin de impulsar su política de mirar al este y el petróleo y gas venezolano cuando esas contradicciones pudieren alcanzar un punto álgido de ebullición independiente de la temperatura de ebullición donde los actores fueren los EEUU de América, Canadá, la Comunidad Europea, Rusia, China, Japón, Corea de Sur, Taiwan, países de la APEC y ASEAN, India, Paquistán, Irán y los países del Golfo y, of course, Venezuela. Es para agarrar palco.

Regresamos a nuestra disgregación académica y no somos ni doctores ni hablamos muchos idiomas para sus conocimientos y fines consiguientes. Pardon vous etes normal!...mejorsorry mate!!!

 Demostrable son las reales consecuencias que produjo el Gobierno del Dictador Pérez Jiménez no solo en el propio gobierno referido sino en las oposiciones a ese gobierno y a la persona del Dictador que se deberían estudiar por separado como, por ejemplo, preguntarnos porqué el Dictador pensó que tendría buenas y productivas relaciones con Washington en el desarrollo de sus políticas desarrollistas; cuál era el escenario en el cual los EEUU de América estaban desarrollando tanto su imperialismo como su Guerra Fría en el marco de sus confrontaciones con Moscú y las realidades de los movimientos políticos y sociales que se estaban expresando en las diferentes colonias y las influencias de los significados ideológicos que se contenían a lo interno de esos movimientos nacionalista por la libertad nacional. Al tiempo conocer cómo se desarrolló la oposición al Dictador y sus componentes políticos de esa oposición y las calidades de las contribuciones conspirativas contra el Dictador y cómo se retroalimentaban mutuamente esas oposiciones a lo interno de cada una de ellas y en sus relaciones intra-sub-conjuntos políticos como fueron el PCV, AD, URD y Copei. Esas realidades obligan a comprender sucesos que se desarrollaron a partir de la traición de don Rómulo Betancourt y don Rafael Caldera Rodríguez cuando el primero se casó con la Guerra Fría en el marco de sus actitudes ideológico-social-demócrata-alemanas-post-2da-Guerra-Mundial y el segundo en el marco de su anticomunismo sustentado en la Doctrina de León XIII.

Hasta ahora y a pesar de la importante influencia de la Internacional Comunista en su versión; más que latinoamericana aquella influencia tuvo sus propias realidades venezolanas; es decir, aquellas influencias, objetivamente importantes, afectaron las políticas de la propuesta de la democracia representativa que se fueron imponiendo en Venezuela tanto con Betancourt como con Caldera y, en consecuencia, con la expresión de la política en armas que representaron los procesos de guerra de guerrillas que se desarrollaron a partir y como comienzo en Falcón-Lara-Yaracuy encabezadas por Carache.

Es decir, el punto de inflexión política de la revolución venezolana fue, más que el escenario influyente de Cuba, la traición al proceso revolucionario-nacionalista que propusieron e impusieron don Rómulo Betancourt y don Rafael Caldera Rodríguez en el marco del Pacto de Puntofijo. Es decir, sin desconocer la obvia importancia de la Revolución Cubana, ésta fue parte del catalizador de la expresión política de la guerra de guerrillas en Venezuela y no su principal consecuencia. En este punto sería de importancia tratar de respondernos porqué don Rómulo Betancourt como político anti-comunista y adscrito a la Guerra Fría permitió la visita oficial (¿oficiosa?) del Comandante Fidel Castro a Venezuela. ¿Ello podría tener alguna relación con Bogotá? Preguntas sin respuestas de los actores fundamentales.

Lo inmediato anterior lo exponemos para poder comprender el real-proceso que está contenido en la Revolución Bolivariana y chavista de las actuales realidades. El periodo comprendido entre el Gobierno de Raúl Leoni y la denominada como pacificación de Caldera es de extraordinaria importancia para el propio proceso revolucionario-venezolano que, en su contexto real y objetivo, debería ser analizado sin dejar nada en el tintero. Es demostrable que el Presidente que más escuelas construyó durante la 4ta. República se convirtió en el Presidente que ordenó más accionares militares y policiales contra el proceso revolucionario-venezolano mientras que la pacificación Caldera sería la objetivación de la tesis de un paso adelante y dos atrás. A partir de CAP-1 hasta el Caldera-2 los externos y los internos, relativamente, descansaron reflexionando en el marco del reposo del guerrero; entre los externos estaban los parisinos y los londinenses; entre los internos se encontraban los irreductos y los designados. La revolución-venezolana creció acá y a cuyá con distingos y pareceres. Eran tiempos de reingeniería criolla.

¿Estaba la revolución venezolana en actos reales sobre el proceso militar que gestaba cambios profundos a la sombra del araguaney? ¿Se expresaban importantes diferencias entre lo militar y lo civil-militar en el proceso de la revolución venezolana previo al 4 de febrero? ¿Había diferencias fundamentales entre Mérida y Barinas?

Lo real fundamental era que la revolución-venezolana era profundamente venezolana, es decir, bolivariana y nacionalista sin descontar los correspondientes respetos que se estaban expresando en diferentes geografías con sus propias características revolucionario-nacionales. Hacemos un alto para exponer una experiencia personal referida a Nicaragua. En el marco de una organización adeca titulada como Rómulo Gallegos (creemos recordar), visitamos en un par de ocasiones Nicaragua. En la primera pasando por el Panamá humillado hacia una conferencia política y la segunda en aquella semana de elecciones presidenciales. Lo que deseamos rescatar en estas líneas es que se podían adquirir, es decir, comprar, a cualquier buhonero nica, exactamente, tres (3) rodajas de zanahoria en una bolsa de plástico por cierta cantidad de moneda devaluada nica; la bolsa de plástica era más cara que aquellas tres (3) rodajas de zanahoria; señoras amas de casa, literal, eran tres (3) rodajas de zanahoria. Al tiempo tuvimos la oportunidad de conocer Managua, sin comentarios. Aún nos estamos preguntando: ¿Qué pasó con la revolución nica, realmente? ¿No supo su liderazgo confrontar las contradicciones internas y externas? ¿Qué influyó en el liderazgo nica para no sentarse a negociar con dignidad? Seguramente, respuestas están presentes pero la enseñanza es referencia vital de supervivencia objetiva. Como le expresé a un camarada isleño: hay una objetiva diferencia entre el Glasnost y la Perestroika y la política de reforma y apertura porque ningún pueblo apoya revoluciones con hambre.

Hugo Rafael Chávez Frías estudió, pateó todo el país, comprendió las diferencias entre el Llano y Caracas, supo penetrar el alma llanera y, ahora, es añorado. Cualquier encuesta que se realice entre las derechas venezolanas, seguramente, obtendría el 90% de añoranza. Objetividad suprema porque estamos en revolución-venezolana. ¿Ello significa que Nico es rechazado? En nuestro entender y comprender, porque pateamos la calle, la sociedad expresa que está mal rodeado. ¿Ello qué significa, realmente? ¿A quién no quiere ver la sociedad en el Gabinete? ¿Son tiempos de cambios en el seno del Gobierno revolucionario? Pero, entonces, ¿Quiénes son los ministros apropiados para este momento revolucionario?

Por último, ¿nos encontramos en aquellos tiempos históricos de la Grecia antigua?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1696 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a189728.htmlCd0NV CAC = Y co = US