Lo bueno y lo malo de la Revoluciòn Bolivariana

El 21 de febrero de 1961, en un emotivo discurso en la Catedral de Caracas, el Cardenal José Humberto Quintero finaliza así sus palabras:

“Estoy firmemente convencido de que amar al Libertador es amar a Venezuela, de acuerdo con aquella famosa sentencia por Juan Vicente González: El amor a Bolívar es parte esencial del sentimiento de la nacionalidad, y no puede uno ser venezolano sin ser bolivariano”

Se han cumplido siete años de revolución bolivariana, sobre un país que, por 41 años consecutivos, fue desangrado en sus entrañas sociales y económicas por una dictadura adeco-copeyana… Dictadura criminal apoyada por el imperio norteamericano, expoliada por la oligarquía criolla, ocultada por los medios de comunicación, y santiguada por la iglesia venezolana.
Luego de siete años de una revolución que ha intentado retomar el camino que nos guió el Padre de la Patria, y que ha sometido al país a un encarnizado debate mundial que oculta lo bueno y resalta lo malo, estamos obligados a señalar las siete cosas buenas y siete cosas malas de la revolución bolivariana; tomando en cuenta las reservas y las advertencias de nuestro Libertador, por cuanto una revolución busca imponer la cultura de la justicia donde reina la injusticia, la anarquía y la tiranía.

“La revolución es un elemento que no se puede manejar. Es más indócil que el viento”
Simón Bolívar

LO BUENO: La inclusión de una población olvidada por los gobiernos de turno, y hoy integradas a la acción efectiva del gobierno, en una verdadera democracia participativa, a través de la Contraloría Social, las misiones, los Concejos de Planificación, las ONG, y la participación directa de los sectores indígenas, campesino, pesca y de trabajadores en general… LO MALO: Una cúpula empresarial que añora sus perdidos privilegios, luego que el gobierno ejecuta un estricto control de precios, tasas de interés, servicios bancarios, y que se apoya en la iglesia católica que conspira también por los privilegios perdidos, cuando el gobierno recortó los miles de millones que subsidiaban a la iglesia católica, y al declararse el celibato y libertad de culto en las escuelas que son adoctrinadas por el catolicismo.

LO BUENO: El desarrollo endógeno, la protección industrial, la protección de las empresas básicas del Estado, la Ley de Tierras, la Ley de Pesca, y el rescate de la industria petrolera a favor del desarrollo social del país… LO MALO: La conspiración de Washington y de su vocero, el presidente George W. Bush, en contra del gobierno venezolano, al declararlo como un gobierno terrorista que apoya el narcotráfico y la guerrilla.

LO BUENO: La revolución educativa para declarar a Venezuela “Libre de Analfabetismo”, las becas estudiantiles, los programas de masificación de la educación que colocan al país como el número uno con el 40 % de sus habitantes incorporados a la educación… LO MALO: La conspiración de los medios de comunicación en una estrategia sistemática de crear una matriz de opinión en contra de Chávez, para crea un ambiente de angustia, incertidumbre y pesimismo en toda la población, con la mal sana intención de dividir a la sociedad venezolana, alejar al inversión y apostar al Golpe de Estado.

LO BUENO: El programa “Barrio Adentro” para llevar salud a la población más necesitada, donde se registran, en tiempo record, más de 150 millones de atenciones médicas… LO MALO: La conspiración internacional para bloquear al país en sus planes de desarrollo; como el veto de los Estados Unidos en las ventas de armas y equipos militares para Venezuela.

LO BUENO: Las bondades de una revolución pacífica, humanista y socialista, que ha llenado las esperanzas del pueblo, y más allá de sus fronteras, para convertir a Venezuela en el país amigo de todo, con una hermandad con Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Colombia, y Chile, como nunca antes se había visto en la historia diplomática del país, y que logró que Venezuela ingresara al MERCOSUR… LO MALO: La amenaza de una invasión imperialista, en reacción belicosa a la imposibilidad de que los Norteamericanos impongan el ALCA en América, mientras en Venezuela exista la Revolución Bolivariana que apuesta al desarrollo endógeno del país, y combate el Libre Comercio con Estados Unidos.

LO BUENO: La defensa de los recursos naturales del país, para ser explotados en circunstancias beneficiosas para los venezolanos, como las tierras productivas, las aguas, el gas, el oro, aluminio, y demás recursos minerales… LO MALO: La campaña de descrédito llevada a cabo por los Estados Unidos y sus países aliados en los escenarios internacionales, para alejar la inversión extranjera y estimular la fuga de capitales.

LO BUENO: La política económica proteccionista en defensa del “Bolívar”, regularización de las salidas de divisas, creación de la conciencia tributaria, ajustes salariales, programas de pleno empleo, plan de vivienda, y la promoción de Organizaciones Civiles para la prestación de servicios al Estado… LO MALO: La aversión del gobierno Estadounidense hacia el pueblo venezolano, tal cual se evidencia en el mal trato en la Embajada de dicho país.

Ante esta realidad y luego de siete años de Revolución Bolivariana, hoy debemos invocar las palabras aleccionadoras del Padre de la Patria:

“Si hay una violencia justa, es aquella que se emplea en hacer a los hombres buenos y, por consiguiente, felices; y no hay libertad legítima sino cuando ésta se dirige a honrar la humanidad y perfeccionar su suerte”
Simón Bolívar.

tedejo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10066 veces.



Jorge Mier Hoffman


Visite el perfil de Jorge Mier Hoffman para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Mier Hoffman

Jorge Mier Hoffman

Más artículos de este autor