Alcaldes Terroristas, obtuvieron mas apoyo. ¿Triunfo del Fascismo?

La ciudad de San Cristóbal, capital del Estado Táchira, fue el epicentro de las acciones terroristas que se produjeron en nuestro país, a partir del mes de Febrero de este año, de acuerdo al guión imperial del señor Gene Sharp, teniendo como acción inicial el ataque a la casa del gobierno regional, para luego establecer zonas ocupadas por paramilitares y el hampa común, que los perversos ideólogos burgueses acertadamente denominaron Guarimbas, con lo que lograron que la mayoría de la población venezolana militante de toda la oposición criolla, percibiera que era el espacio donde se podían guarecer los "estudiantes pacíficos", que estaban protestando contra un gobierno tiránico y dictatorial, que había secuestrado las libertades propias de su estado burgués; que lamentablemente continua siendo hegemónico, y que ha sido su referente de democracia, hasta que llego al gobierno el Comandante Presidente Hugo Chávez.

El Municipio San Diego en el Estado Carabobo, igualmente ha sido el escenario de innumerables actos terroristas, entre ellos el asalto y la quema de una cisterna de Pdvsa, ya que entre otros factores políticos y sociales, ese pintoresco municipio ha sido colonizado por amplios sectores de asalariados y de comerciantes - considerados por la sociología burguesa como clase media -, que ante la imposibilidad de adquirir una vivienda barata, en las zonas del norte y del este de la goda ciudad de Valencia, han optado por trasladar sus hogares a esas ciudades satélites, donde muchos de ellos buscan vivir el anhelado sueño residencial gringo para alejarse de la Valencia proletaria, y obviamente, desarraigarse de sus raíces aborígenes y africanas que tanta vergüenza les causa, ante los ojos de la clase burguesa a la que aspiran pertenecer; y que dicha clase dominante nunca lo permitirá, a pesar de los altos salarios que puedan devengar.

Los pobladores de San Cristóbal y de San Diego, durante mas de 2 meses sufrieron en carne propia, todas las manifestaciones del caos propio de una zona en guerra civil, con la destrucción de su costosa planta física; del confinamiento al que fueron sometidos por sus admirados terroristas, a la masoquista quema de sus auto mercados, con el obvio desabastecimiento de alimentos y de víveres; de la interrupción por sabotaje de los servicios de energía eléctrica, gas y agua potable, a la quema de sus propios automóviles y del transporte publico de sus zonas residenciales; de la suspensión de las actividades educativas y culturales, a la destrucción de los cajeros automáticos ubicados en sus exclusivas urbanizaciones; y fundamentalmente al vil y calculado asesinato de familiares, vecinos y amigos, por parte de sus protegidos asesinos.

Daniel Ceballos y Enzo Scarano, los terroristas alcaldes de San Cristóbal y de San Diego respectivamente, se sumaron al plan insurreccional que fue elaborado, financiado y aprobado, por las agencias de sabotaje y de crimen del Imperialismo Yankee, con su puesta en ejecución por la apátrida burguesía criolla, que tiene como jefes político - militar a Henrique Capriles Radonsky, Leopoldo López Mendoza, y Maria C. Machado - como bien lo sabemos los bolivarianos - ; y de manera consciente y deliberada, les impusieron a sus manipulados convecinos por mas de 60 días, un régimen de terror colectivo, de gran destrucción del patrimonio publico y privado de sus jurisdicciones, y de una lamentable cantidad de muertos y heridos de compatriotas, como nunca ocurrió antes, en un plan sedicioso contra gobierno alguno en venezuela, durante los últimos 70 años.

Ahora bien, ante los inéditos y trágicos hechos mencionados en los párrafos precedentes, como podemos explicar sociológica y sicológicamente, el mayoritario comportamiento político y electoral de ambas poblaciones, que se expreso en los comicios municipales efectuados el pasado Domingo 25 de Mayo. Desde mi modesto punto de vista, obedece a la falta de la conciencia de clase proletaria, de los centenares de miles de asalariados que le venden su fuerza de trabajo, a los dueños de los medios de producción, y de circulación de las mercancías - comercio, banca, seguros, entre otros - , y que son inmensamente explotados por esos propietarios; pero paradójicamente estos explotados, se identifican con los intereses de la clase burguesa, gracias a la gigantesca alienación que ejerce la cultura capitalista, a través de sus aparatos de propaganda.

También podemos añadir que la mayoría de los habitantes de San Cristóbal y de San Diego, han sido sometidos a una sistemática manipulación de sus conductas, por medio de una sofisticada programación de su inconsciente, hecha sin ningún tipo de escrúpulos profesionales y morales, por los dueños de las empresas de comunicación, con el propósito ruin de afectar la psiquis, de millones de venezolanos (as) cordiales y sicológicamente estables; y poder convertirlos en seres con su racionalidad afectada, al estimularles respuestas exacerbadas de rabia y de odio hacia el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, el proyecto del Socialismo Bolivariano, y de un extremo egoísmo, hacia los millones de venezolanos pobres excluidos por el sistema capitalista.

No puedo dejar de señalar el gran triunfo electoral - lo que era obvio de esperar - , de las fuerzas contrarrevolucionarias en San Cristóbal y en San Diego, al superar los valores absolutos y relativos alcanzados en las elecciones del 8D del 2014, hecho que indudablemente debe llamar a una profunda, reflexión a los gobernadores de los Estados Táchira y Carabobo, a las direcciones regionales del PSUV, así como también, a todos sus diputados a la Asamblea Nacional, y a sus legisladores regionales.

Particularmente y por conocer la realidad del Estado Carabobo, considero que no se efectuó el trabajo de propaganda en contra del fascismo, de manera permanente y con la participación consecuente, de toda la dirigencia del gobierno estadal y del Gran Polo Patriótico, para tratar de impedir el nivel del triunfo logrado por las fuerzas pro imperiales.

Los revolucionarios no podemos sobrestimarnos, ni tampoco debemos subestimar a nuestros poderosos enemigos, hacerlo constituye una inmensa torpeza política y un gravísimo error estratégico de la Dirección Política del Proceso Bolivariano. Los resultados de San Cristóbal y de San Diego nos indican un hecho real y concreto, y no es otro, que el respaldo de centenares de miles de compatriotas a sus alcaldes terroristas, y al fascismo como método violento de lucha política en Venezuela.

El Terrorismo se derrotará, con la construcción del Socialismo.


Bolívar y Chávez Viven. La lucha sigue.

Hasta la Victoria Siempre, Comandantes.

¡Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2761 veces.



Winston A. Lozada C.

Militante marxista- leninista

 winstonlozada@gmail.com

Visite el perfil de Winston A. Lozada C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: