Venezuela erótica

No es la Venezuela heroica de Eduardo Blanco, que revivió la gallardía de venezolanos atrincherados en una hermandad y patriotismo para derrotar al despiadado BOVES, cuya  gesta independentista ocupó las primeras páginas de los diarios del todo el planeta

Hoy es la Venezuela erótica de hombres y mujeres que, en su coloquio popular, claman: estamos pelando bola estoy mamando todo está parado el aumento de los precios nos los metieron sin vaselina quedé como la chiva que parió tres; dos mamando y el otro mirando, porque sólo hay dos tetas

Todo, como consecuencia de un enemigo aún más poderoso y despiadado ¡DÓLAR! que nos ha llevado a la inflación más alta del planeta, como hoy señala la prensa mundial, y ha atrincherado a muchos venezolanos por las guarimbas.

En la Venezuela heroica, Simón Bolívar aprendió que la devaluación, que disparó los precios de manera exorbitante, fue la razón para que miles de venezolanos se sumaran a BOVES en un ejército devastador que sumió en la miseria a la pobre Venezuela. En aquella oportunidad, la macuquina era el dólar de la época que implantó la Corona española como la moneda de plata de uso oficial para las importaciones.

La Primera República requirió de mucho dinero para llevar a cabo las transformaciones que requería el nuevo Gobierno, y ante la falta de macuquinas, que fueron acaparadas por los especuladores, se imprimieron pesos para cubrir el gasto público Una moneda que no servía para importar mercancías, y por consiguiente, el peso se devaluó frente a la macuquina para disparar la inflación, ya que habían muchos pesos de papel y pocas macuquinas de plata. De allí, que al analizar las acusas de la pérdida de la Primera República, Bolívar escribirá en su Manifiesto de Cartagena el 15 de diciembre de 1812:

La disipación de las rentas públicas en objetos frívolos, y perjudiciales obligó a recurrir al peligroso expediente de establecer el papel moneda, sin otra garantía, que la fuerza y las rentas imaginarias de la Confederación. Esta nueva moneda pareció a los ojos de los más, una violación manifiesta del derecho de propiedad, porque se conceptuaban despojados de objetos de intrínseco valor, en cambio de otros cuyo precio era incierto y aun ideal. El papel moneda remató el descontento de los estólidos pueblos internos, que llamaron al Comandante de las tropas españolas, para que viniese a librarlos de una moneda que veían con más horror que la servidumbre

Aprendida la lección, durante la Segunda República Simón Bolívar implantó un nuevo Sistema Monetario Convertible, mediante el cual se acuñó una moneda llamada Libertador de plata a la par de la macuquina de plata, con lo cual se estableció la paridad cambiaria ideal:

UN LIBERTADOR = UNA MACUQUINA DE PLATA

De esta manera, se fortaleció el Sistema Monetario con una moneda que no se devaluaba frente a la macuquina española Y lo más importante una moneda española que no se mencionaba, para así darle autonomía e independencia a Venezuela ya que se hablaba de Libertadores y no de macuquinas.

Luego de la muerte de Bolívar, José Antonio Páez decretó el dólar como la moneda oficial de la República de libre circulación, y desde entonces Venezuela ha sido víctima de un enemigo implacable el ¡DÓLAR!

1)   No hace falta buscar las causas ni necesitamos mediadores para comprender la crisis que hoy vive Venezuela Todo se resume en una sola palabra ¡DÓLAR!

2) Por qué no hay harina, leche, papel sanitario, jabón, cauchos, baterías, pañales, compotas en fin infinidad de productos; no porque no se producen, por el contrario, se ha aumentado la producción. Solo que es más rentable para los productores vender en el exterior donde hay dólares y no en Venezuela con un Bolívar en devaluación constante con cuatro tipos de cambios (CADIVI, SICAT 1, SICAT 2, Mercado Negro)

3) Por qué tenemos una Inflación descomunal porque todo está dolarizado en base al SICAT 2 como la excusa de los comerciantes, la justificación para las protestas, y los argumentos de los enemigos de la patria para llamar a la intervención de la OEA.

Entonces ¿Qué hacer?

Como hizo Simón Bolívar para enfrentar a Boves: Instaurar la Moneda Convertible, o sea, establecer una moneda que se cotice a la par del dólar:

UN LIBERTADOR = UN DÓLAR

a) Para ello, la Casa de Moneda imprimirá tantos Libertadores como dólares ingresen al país, y de esta manera el signo monetario no sufrirá devaluación, además que se eliminaría el término DÓLAR de la economía, ya que no se diría dólares por barril de petróleo sino Libertadores por barril de petróleo. No se dirá BOLÍVAR  por DÓLAR sino BOLÍVAR por LIBERTADOR.

b) En Venezuela ya no circularían dólares sino Libertadores, y las transacciones comerciales de importación se harían en Libertadores. De esta manera, todos aquellos que tienen dólares tendrían que cambiarlos por Libertadores con la garantía del BCV de que: Un Libertador = Un Dólar

c) Toda la economía pasaría a tener como referencia el LIBERTADOR y no el DÓLAR, con lo cual los precios se anunciarían en los comercios bajo dos modalidades: En LIBERTADORES y en BOLÍVARES. Con el tiempo, el BOLÍVAR se convertiría en fracciones monetarias del LIBERTADOR

c) Se eliminaría CADIVI y el SICAD, los raspa cupos, el Control de Cambio, puesto que la economía se ajustaría a los recursos en Libertadores que ingresen al país, los cuales a su vez están relacionados con la cantidad de dólares.

d) Finalmente se ajustarían los sueldos y los Presupuestos con una moneda que no se devalúa frente al dólar, sino que por el contrario se fortalece, ya que en las Casas de Cambio: Un Libertador = Un Dólar

Pero sobre todo, el LIBERTADOR como moneda convertible, nos independizará de la esclavitud del dólar para que volvamos a ser la Venezuela heroica y no erótica que nos tiene sumidos en la desesperanza de implorar: el que no llora no mama



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3406 veces.



Jorge Mier Hoffman


Visite el perfil de Jorge Mier Hoffman para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Mier Hoffman

Jorge Mier Hoffman

Más artículos de este autor