Derrotando al fascismo de nuevo tipo

La revolución Bolivariana está hecha para romper paradigmas: cuando en el mundo se diluía la esperanza ante la caída estrepitosa de la revolución soviética, cuando los ideólogos de la burguesía se regodeaban, los de izquierda se confundían, y los imperialistas solo se sentaban a esperar que cayera Cuba, en medio de esa tormenta apareció como un rayo de luz con aquel "por ahora" de Chávez. 

No es nuestra costumbre subestimar al enemigo, como tampoco sobreestimarlo, pero a veces ocurre que los imperios pierden la perspectiva de la realidad motivado por su prepotencia. Pareciera ser, en el caso de esta revolución, la línea central del imperialismo,el subestimarnos. Es bueno aclarar algo; aquí enfrentamos al imperialismo, los peleles de la MUD, antes Coordinadora Democrática, mucho antes pacto de Punto Fijo, antes que esto Perez Jimenez, Gómez, el Partido Liberal, Páez y en fin, hasta llegar a maracapana y quizás antes, el pueblo fue traicionado hasta la saciedad. Un gigante como Bolívar murió en la inopia, asesinaron a Zamora, luego a Cipriano Castro lo desterraron, Medina Angarita lo derrocaron; le dieron un golpe de estado a Gallegos, asesinaron a Delgado Chalbaud... también a Fabricio, Argimiro, Jorge Rodríguez (Padre),en fin, la burguesía se la ingenió, dirigida desde el centro imperial, que utiliza a veces a países, verbigracia lo que ocurre con Panamá y su consetudinaria falta de respeto, para acabar con todos los revolucionarios que podían convertirse en líderes del pueblo, así mantuvo a raya una revolución política y social.

Sobre Venezuela se han aplicado todas las teorías habidas y por haber, y decíamos que la prepotencia ha sido una aliada de la revolución, veamos por qué; a Chávez lo subestimaron... pensaron que solo de las clases medias altas podía surgir "la inteligencia" que los defenestraran, pero jamás se imaginaron que de Sabanetas de Barinas surgiera lo que surgió... Les costó digerir el código Chávez, pensaron que se trataba de un arribista que con riqueza y espejitos le podían obnubilar, luego vino la gran decepción ¡No pudieron "amansar" a Chávez! Y la revolución siguió con buena salud...

Pero el colmo de los colmos para esta burguesía prepotente representa, que por órdenes de Chávez, éste colocara al frente de la batalla a un obrero; fue difícil digerir un Teniente Coronel, ¡pero un obrero!... Casi que misión imposible, el acabose pues. Con esa mentalidad creyeron el juego resuelto al asesinar a Chávez, imaginaron que luego vendría la gran pelea entre Maduro y Cabello.... También Adán, entre otros,  y así poder dividir a placer a las fuerzas revolucionarias y por ende al pueblo. Ni hablar de la unidad cívico-militar, desaparecería, subestimaron y despreciaron a la FANB, al Soldado Bolivariano. Se creyeron su propio embuste y la consecuencia para la clase burguesa ha sido devastadora, los resultados de esta guarimba así lo indican. Lógicamente que el imperialismo, quien en definitiva es quien dirige, está bien pelao con su estrategia, aunque no debemos confiarnos. Con el cuento de que nada cambia, pensaron aplicarnos sus teorías del golpe suave, Gene Sharp es el nuevo dios del pentágono y la agencia de seguridad gringa. Los politiqueros de acá se encargaron de terminar su obra para recibir los dólares completos. Así que son muchos los opositores que ven en María Machado, Leopoldo López y Capriles un enorme obstáculo para jefear la oposición venezolana, que es una mina incalculable de dinero para esos sectores, dinero que proviene de distintas fuentes, todas ilegales, irrespetuosas e injerencistas, pero que va desde el financiamiento directo a través de la USAID y la NED, hasta el dinero proveniente del narcotráfico dirigido por Uribe.

Bien lo ha señalado Rafael Correa, que no vivimos un cambio de época, sino una época de cambios... al fin nuestros pueblos pudieron reunir en su seno a tantos cuadros revolucionarios que han dado la batalla rodilla en tierra contra el imperio... Hoy nos podemos preguntar ¿Qué hubiera sido de Lula, Nestor Kirchner, Evo y el propio Correa, si no existiera la revolución bolivariana? Seguramente no habrían llegado al poder.No porque nos creamos los sabrosones de la partida, sino porque la realpolitik así lo indica, para usar un término alemán que suena muy bonito para los "sesudos" analistas, sobretodo de la derecha continental. Pues decimos esto porque como dijo alguien: "no es poca cosa" lo logrado hasta ahora, lo que representa el polo energético suramericano, que al complementarse con Centro América y el Caribe, el potencial se desborda a niveles incontrolables, y más aún por imperios decadentes.

Pero hablamos de derrotar al fascismo, ya existen quienes afirman que en Venezuela se descubrió el antídoto del golpe suave de Sharp, pareciera ser muy cierto esta hipótesis. El golpe suave no resiste la unidad del pueblo, tampoco resiste la educación de un pueblo, menos aún el humor, y del bueno, de un pueblo que se niega a dejarse arrastrar por los estratagemas que llaman al odio de parte de los medios imperialistas para matarnos entre nosotros mismos. Tampoco una guerra económica que en vez de debilitarnos nos fortalece y nos blinda, al vernos obligados a elaborar una ley de precios  y costos justos. Podríamos decir que el antídoto contra las teorías de Sharp, las diseñó el comandante para al menos 100 años y dudamos que este imperio dure ese tiempo. 

El plan de la patria de Chávez condensa, no solo las aspiraciones y fórmulas para salir del abismo a los venezolanos, sino a los Latinoamericanos y quizás al mundo entero. Hasta los rusos se levantan del letargo propiciado con su glasnost y perestroika que llevó al derrumbe de esa concepción del socialismo con un eje central altamente burocratizado y mediatizado; Chávez planteó, inspirado por Bolívar, un mundo equilibrado. Y no se trata de caprichos, se trata de un equilibrio imprescindible y necesario que permita expandir una visión distinta del ser humano incluso. Si recordamos la manera y el cómo fuimos "formados" quienes desde temprana edad nos incorporamos a organizaciones de izquierda, hoy llegamos a la conclusión que pecábamos hasta de infantilismo al no percibir un sentido de la realidad histórica adecuado... ni siquiera estudiamos para qué servía la historia, nos limitábamos a cargar bajo el brazo El Capital de Marx, los libros de Lenin y ni siquiera valorábamos nuestra raíz. ¿Quien en la izquierda hablaba de Guaicaipuro, de Zamora, etcétera? ¡Nadie! Leíamos más de Marx, Lenin, Engels, Rosa Luxemburgo que de Bolívar. Pues Chávez nos conectó con nosotros mismos, con nuestra historia. Empezamos a mirarnos en el espejo de la vida y a reconocernos a nosotros mismos. Eso se lo debemos a Chávez; pero también Chávez nos enseñó los vasos vinculantes entre el socialismo y el cristianismo. Nos habló de humanidad y rescatamos aquello de "patria es humanidad".

Toda esta enorme creación teórica, en palabras sencillas para que la entendiéramos con facilidad, así que Chávez fue un intérprete perfecto de Marx y Bolívar, los unió, consiguió las coincidencias. Chávez no se limitó a aquello de "Marx criticó a Bolívar", pero jamás estudiaron que las opiniones de Bolívar en Europa era de lo peor y que para aquel entonces no existía internet, ni el Twitter, ni la forma de combatir la desinformación. 

¿Por qué decimos todo esto? Pues lo decimos para que no se equivoquen quienes piensan que el chavismo es "un sarampión juvenil", "una fiebre de muchacho" y otros epítetos. Si estamos derrotando al fascismo de nuevo tipo, disfrazado con las teorías de Gene Sharp, no es por pura casualidad. Venezuela en el siglo XIX hizo tambalear al imperialismo, nos tocó ser la vanguardia con Bolívar a la cabeza, pues en el siglo XXI nos vuelve a tocar, ahora con Chávez liderando... Los torpes burgueses dicen: ¡Pero ya Chávez murió!... Ingenuos, mil veces ingenuos, porque ahora más que nunca las ideas de Chávez están vivas y en pleno desarrollo.

La historia está escrita... con patiquines de la política  como Capriles, Leopoldo, Ceballos y el contratista Scarano no nos van a derrotar jamás. Es demasiado fuerte el peso de la historia bolivariana y chavista que le carcome las visceras a un sistema que ya no da más, el sistema capitalista. Por supuesto que la violencia del imperio será de locura. El uso del narcotráfico para impulsar "sus ejércitos"... porque ese grupo de fascinerosos que invadieron Libia, intentaron hacerlo en Siria y ahora en Venezuela no podrán jamás con la catadura moral del pueblo bolivariano, y es que los financia e impulsa la droga maldita que carcome al mundo consumista.

Venezuela se ha fortalecido en todos los aspectos; Una fuerza armada muy clara, unas instituciones fuertes y sólidas, una unidad civico militar indestructible, un proyecto de patria consolidado y sobretodo un horizonte luminoso, en donde junto a los hermanos latinoamericanos estamos construyendo un nuevo mundo, una nueva cultura de relaciones entre los pueblos y perfilamos una nueva forma de interrelacionarnos los seres humanos, en donde el amor sea el centro motor de toda actividad, de toda obra y de toda batalla.

Para hacerlo más gráfico: solo imaginen la alegría y el amor de Chávez y su gente, ahora con Maduro a la cabeza, con Diosdado, con Rodríguez Torres, Arreaza y otros muchos más que despuntan victoriosos y claros...Hasta ayer nos muchachos, hoy con maestría dirigiendo la patria... y por el otro lado a María Machado destilando odio de clase, Ledezma, supurando por la herida al haber sido marginado en el manejo del poder y así todos, con su cara de odio al pueblo encima, pero detrás de éste pidiéndole una firmita o algún respaldo, "vamos a sacaral tirano" dicen ¿Cual tirano? "somos estudiantes pacíficos", pero queman universidades... Son unos prepotentes y arribistas que se matarán políticamente entre ellos mismos, eso también está escrito y es inexorable. En ese escenario, el pueblo se eleva a dimensiones jamás vistas y será el gran victorioso de este siglo y los siglos por venir, por lo pronto, con fortaleza ideológica seguiremos derrotando al fascismo de nuevo tipo, que usa como estratagema el golpe suave, que de suave nada tiene, sino lo creen, pregunten a los de Tachira, Chacao, Lecherías y otros pueblos que han vivido el fascismo de nuevo cuño. Ellos se escudan con lo que siempre les arropa, la ignorancia, con argumentos baladí, pero en el fondo saben que es el fascismo de nuevo cuño la última barrera del imperialismo decadente antes de caer pulverizado por nuestros pueblos, ¡que así sea!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1243 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor