¿Está a punto de colapso la revolución bolivariana venezolana?

¿Pero se puede evitar el colapso de una Revolución, es posible rectificar?

“Siempre es posible retomar el camino, siempre se puede volver al punto donde se extravío la Revolución, siempre es posible la autocrítica en los hechos. Ahora bien, la historia dicta que cuando la Revolución corre peligro de colapso, la causa debe buscarse en la teoría, en la ideología. La rectificación debe ser, en primer lugar, allí. Entonces, todo dependerá del coraje intelectual de la dirigencia.” Toby Valderrama y Antonio Aponte.

Debo inferir, que para estos dos connotados pensadores socialistas, la Revolución está en su mejor momento, pues que yo sepa, no está en juego ni entredicho los postulados ideológicos que la sustentan. Nadie está diciendo que el legado del Comandante Eterno estuviese equivocado y que los postulados teóricos carecieran de base científica en la cual apoyarse. No habiendo nada que rectificar en la teoría o en la ideología; entonces no hay nada de que preocuparse.

Yo hasta ahora, no he leído, ni oído a algún funcionario del gobierno o del PSUV, que se atreva a decir que El Libro Rojo, El Plan de la Patria, El Libro Azul, La Constitución Nacional o algún otro documento, donde estén expresados los contenidos teóricos o ideológicos de la Revolución Bolivariana del Socialismo del Siglo XXI estén equivocados o no sean pertinentes. Así que el llamado de atención, que realizan nuestros dos teóricos antes mencionado, no tienen razón de ser. No hay colapso, ni síntomas de fracaso.

En mi modesto entender y a los limitados elementos de análisis que manejo, aquí no está en juego elementos de tipo ideológico, sino de praxis revolucionaria. Si entendemos como “revolución” el aceleramiento de las acciones, que se realizan cotidianamente y estas, producen cambios en lo social, económico, cultural y político mas rápido de lo normal esperado; entonces si podemos decir que en estos 15 años hemos revolucionado a la sociedad venezolana, pues si tomamos como medidas, los tiempos de épocas anteriores, hemos obtenidos resultados que hubieran tardado 100 años y nosotros lo hemos logrado en apenas 15. Ejemplo?, el analfabetismo.

Yo pienso que para hacer la revolución, anteriormente definida, no hay que romper con el Sistema Económico Vigente, heredado de la IV República. Más bien si ese sistema funcionara bien, ayudaría más a los objetivos de la Revolución Bolivariana. “Alcanzar la mayor suma de felicidad posible” no pasa necesariamente por destruir al Capitalismo. El Problema se presenta cuando a esa Revolución Bolivariana le colocamos el segundo apellido de Socialista y se le quiere realizar usando las mismas herramientas y los mismos procesos que sostienen al Capitalismo y se rehúye a la confrontación directa, la cual es inevitable.

Pienso y eso es grave, por no ser filósofo, que aquí no está en juego (todavía), una confrontación de tipo ideológico y todas las cosas que están plasmadas en el Plan de la Patria, son realizables dentro del Capitalismo Rentista que domina nuestro sistema económico. Si aquí existiera un Capitalismo Productivo, Industrial o agrario y las riquezas necesarias para el funcionamiento del Estado, la produjeran ellos, entonces sí que tendríamos que enfrentarnos en una pelea de guerra a muerte, pues serian ellos o nosotros; pero aquí lo que está en juego, es la redistribución de los ingresos producidos por la Industria Petrolera, que para nuestra buena suerte está en manos del Estado. (Quien controla al Estado, controla las riquezas del país)

Aquí no hay ninguna Revolución Socialista frente a un Capitalismo Industrial, donde necesariamente convergerían dos clases sociales antagónicas, en la cual una de ellas debe prevalecer. Aquí el sueño de todo venezolano es tratar de recibir su gotita de petróleo (a unos le llega en barriles) y pelea cuando se siente que no le está llegando. Aquí no está planteado ningún problema ideológico o teórico sobre la propiedad de los medios de producción, sino los de distribución de los productos de esos medios, que ya son colectivos por estar en un 95% en manos del Estado.

Así que cuando se trata de acusar al gobierno que dirige Nicolás Maduro de derechista o de izquierdista, no se está planteando un problema ideológico sobre los fundamentos Socialistas, solamente se le está diciendo que el barril tiene dos llaves y que por uno salen gotas y por el otro sale un grueso chorro y los que todos piden es, que por donde sale el chorro les favorezca.

Camaradas Toby y Antonio, no dejamos de reconocer que sus aportes formativos para crear conciencia revolucionaria, han sido muy importantes. Habemos ilusos soñadores, casi todos del Signo del Dragón, del horóscopo Chino, que vivimos construyendo la Utopía de Tomas Moro en la tierra y necesitamos de pensadores, para drogar nuestras neuronas. Esa es nuestra naturaleza.

Sugiero, que si van a seguir haciendo sus criticas, las redireccionen hacia la praxis que realiza el gobierno de Nicolás, por ejemplo, usar las estadísticas para señalar hacia donde van las gotas y quienes se benefician con el chorro. Ellos mismos se darán de cuenta si sus acciones van a beneficiar a las mayorías o a las minorías y las mayorías traicionadas son terribles cuando descubre que alguien los está jodiendo. Dejemos que sean las mayorías quienes le enseñen la ruta a seguir a los herederos del Comandante Eterno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1861 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a184203.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO