Sentir Bolivariano

La guerra mediática

Es una guerra vieja sin treguas y con un gran cuartel, la que mantiene la gran mayoría de los medios de comunicación privados regionales, nacionales e internacionales en contra de la revolución bolivariana desde que esta se asentó en Venezuela y ello debido a la forma como el capitalismo salvaje transformó a la comunicación en un factor de poder económico y de dominación política.

Nuestro Gigante, Hugo Chávez, fue su principal blanco de ataque. Inevitable recordar la tergiversación y manipulación mediática durante el golpe de estado de 2002. Todos los medios de comunicación se confabularon para desinformar al pueblo, sobre todo la televisión que se dedicó durante todas las horas del golpe de estado fascista a solo colocar dibujos animados en sus pantallas, mientras un pueblo entero desbordaba las calles manifestando para que le devolvieran a su presidente; pero además, recordemos cómo imágenes hoy muy famosas, como la de “Puente Llaguno” que le dio la vuelta al mundo bajo la premisa de que los que allí aparecían disparando eran “mercenarios chavistas”, cuando la verdad verdadera era que se trataba de compatriotas defendiéndose de balas que venían del otro extremo. Esta manipulación colectiva en su máxima expresión, usando los medios de comunicación privados, puede catalogarse como el primer golpe mediático de la historia.

Dicen que “la mentira tiene patas cortas”, pero cuando es utilizada por poderosos medios de comunicación, auspiciados por un perfecto plan imperial, pareciera que ésta sostiene extremidades bastante prolongadas, muy bien encaminadas a “venderle a todo el mundo” que en Venezuela se viene afrontando una dictadura sin precedente alguno, desde que Hugo Chávez Frías, ganó las elecciones de manera contundente en 1998.

Por eso, el panorama hoy día no es muy distinto. Ahora con Nicolás Maduro, el hijo de Chávez, conduciendo las riendas de la Revolución Bolivariana, el objetivo sigue siendo el mismo: tratar de acabar con la revolución bolivariana y lograr la intervención de fuerzas extranjeras en nuestro territorio para saquearnos y apoderarse de nuestras riquezas naturales. El guión se repite, pero con pinceladas nuevas, gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación, las llamadas “redes sociales”. Hoy, bajo el patrón del “golpe suave”, en pleno desarrollo, estas redes como twitter, facebook, instagram y otras tantas, han ejercido un papel estratégico en esta guerra mediática. Ahora no solo son los grandes canales de televisión, prensa escrita y medios radiales los que mal imponen una matriz de opinión en el país y en el mundo, sino que la manipulación se hace presente directamente a través de quienes, adormecidos por el odio, descargan cuanta locura se les ocurre por esas vías. Además, utilizando astutamente la vocería de personajes “famosos” y de renombre internacional para seguir intentando la manipulación sicológica en las masas.

Por otra parte, grupos editoriales de diversas partes del mundo han promovido montajes sobre lo suscitado en nuestro país. La cadena internacional CNN, junto al canal NTN24 de Colombia, han venido promoviendo un escenario totalmente sesgado, presentando al gobierno bolivariano como un régimen autoritario, represor y dictatorial. Así como otras cadenas internacionales de medios impresos, radiales y televisivos.

Ejemplos de la manipulación desmedida, quedan plasmados en los análisis de algunos medios alternativos: “La actriz venezolana, Amanda Gutiérrez, difundió en su cuenta en twitter la imagen de un hombre obligado por policías a practicar sexo oral. La imagen real fue tomada de una página para adultos…Un acontecimiento generado en Bulgaria en el año 2013,  fue difundido como ocurrido en el país, durante las protestas…La imagen de un niño herido fue expuesta como ocurrida en el estado Táchira, pero la gráfica corresponde a la nación de Siria…José Navarro, un trabajador del Metro de Caracas, fue agredido por grupos violentos y el presidente Nicolás Maduro lo invitó a Miraflores a exponer su situación y el escritor, Leonardo Padrón, acusó sin fundamentos que se trataba de una mentira…La represión de los carabineros contra estudiantes chilenos, fue difundida falsamente como una situación ocurrida en el país…. Lo que fue en el 2013 una demostración a favor de la independencia de Cataluña, España, fue manipulado como una “mega cadena” humana llevada a cabo en el estado Táchira… Una periodista difundió en twitter imágenes de una mujer maltratada por policías, en un país europeo, aseverando que el hecho ocurría en el país… El perro griego Loukanikos, acompañante de las protestas anticapitalistas en esa nación, fue presentado como “agredido” por los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana….”, y un largo etcétera coloca en evidencia, la nefasta manipulación que protagonizan los medios de comunicación acerca de Venezuela.

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, denunciaba en el día de ayer: “Los medios de comunicación corporativos y multinacionales como CNN, FOX y los de Europa, manipulan información y difunden propaganda de guerra en nombre de la paz, y odio en nombre de la libertad. Su negocio es demostrar que son fundamentales para poder destituir a cualquier presidente, y así recibir mejores pagos del Departamento de Estado Norteamericano. Pero los latinoamericanos ya sabemos que son un actor político más, que defienden los intereses privados y de las  grandes potencias, con juegos de mentiras  que provocan la suspensión de las conciencias”.

¿Qué hacer?, nos preguntamos ante esta arremetida. Considero que el gobierno bolivariano, dentro de su infinidad de logros y objetivos alcanzados, ha venido dando importantes pasos para combatir esta guerra. Gracias a Chávez, hoy contamos con una muy buena plataforma de medios de comunicación públicos que hacen grandes y reconocidos esfuerzos por llevar la verdad a todos los rincones del país y del mundo. Telesur, VTV, RNV, ANTV, VIVE, y todo el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información, es muestra que no estamos en cero, para tratar de mantener un equilibrio informativo, demostrar que sí es posible ejercer la función de comunicar con ética, profesionalismo y moral, y que además, los usuarios realmente puedan optar por ver la realidad acontecida. Reconocimiento especial merecen todos y todas los que batallan diariamente a través de los medios alternativos de información.

Una gran cantidad de profesionales de la comunicación, junto a comunicadores populares y colectivos de la información, vienen batallando grandemente por mostrar la verdad, pero no es suficiente. He allí el papel del pueblo revolucionario y chavista. Nuestras acciones para estar en la vanguardia de la información y entrar a la ofensiva comunicacional son primordiales para avanzar aún más, en esta batalla de las ideas. Es una tarea imperativa para todos y todas, divulgar, difundir y defender nuestros logros y criterios revolucionarios por todas las vías y de todas las maneras posibles. Debemos mantenernos muy firmes como guardianes y defensores de la verdad, como defensores y guardianes de la revolución bolivariana para revertir todo esta orquesta de mentiras y manipulaciones que se ciernen sobre Venezuela.

Vamos revolucionarios(as), venezolanos(as) honestos(as), a defender con la verdad, el ejemplo y el optimismo el legado que Chávez nos dejó y la paz y la convivencia que todos anhelamos para nuestra patria.

 

Chávez vive!!!

La patria Sigue!!!

Independencia y Patria Socialista…

Viviremos y Venceremos!!!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4283 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: