La “Triple Alianza” antibolivariana: geopolítica y negocios

Una vez más las fuerzas de choque del capital transnacional se ensañan contra la Revolución Bolivariana.
La “Casa Blanca” donde reside un niche traidor, lidera el bando opositor, con su Pentágono y Departamento de Estado. Y su CIA, por supuesto. Juegan Guerra de Cuarta Generación en la versión del “Golpe Suave”.

A la calladita, pero apostando duro, hace lo suyo el sionismo, con el Mossad y los miles de hilos, financieros, religiosos, empresariales y culturales que han tejido internacionalmente. Y también en Venezuela, donde tienen más socios de los que nuestra imaginación pudiera suponer.

Con furia patológica, suma sus fauces el paramilitarismo colombiano, en la versión depravada de Álvaro Uribe, y otras más sagaces e institucionales.

Esta es la alianza que quiere convertir a Venezuela en un enclave petrolero neocolonial, para beneficio del imperialismo mundial.

Hablan a través de CNN y toda la gran prensa cartelizada para manipular la humanidad. La misma pauta y los mismos titulares: mentiras repetidas de mil maneras hasta mutarlas en (falsas) verdades. Como esa de los “colectivos violentos”, y los “jóvenes pacíficos”. ¡No me joroben!

Pero seamos francos, y lo decimos con dolor de Patria, esta “Triple Alianza” ha contado con demasiadas facilidades para penetrar el territorio nacional, y hacer su trabajo de zapa para controlar estratos burocráticos en algunas instituciones.

El caso de las Universidades autónomas y privadas es escandaloso, son auténticas cabezas de playa de enemigo externo. En la actual coyuntura han jugado un papel clave en la proliferación de disturbios, facilitando sus instalaciones y hasta suspendiendo actividades para que el malandraje fascista salga a cometer desmanes. Es hora que este modelo de universidades mediocres, corruptas y antinacionales sea cuestionado y transformado.
El guión conspirativo contra el Gobierno de Nicolás, comenzó el mismo 14 de Abril, cuando el irresponsable de Capriles Radonski (¿sionista él?) llamó a desconocer los resultados electorales, provocando la primera gran guarimba de esta etapa que dejó un saldo de 13 personas vilmente asesinadas.

Ahora los cabecillas de la MUD, en su eterna disputa por el liderazgo, se “pelean” para ver quién es más arrecho, no importa que eso conlleve a un baño de sangre.

Reconocemos autocríticamente que hay problemas objetivos que debemos resolver como Gobierno y como sociedad, pero no nos llamemos a engaños, esta derecha odia todo lo que huela a chavismo. Eso se respira en el ambiente, hasta en las simples relaciones vecinales.

Es la vieja lucha de clases, que no pasa de moda, y que debemos ganar.








Esta nota ha sido leída aproximadamente 1570 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: