Llegó un Nuevo Tiempo: ¡Asamblea en la Calle!

Durante toda la mañana del día lunes, 5 de diciembre, diputados electos y reelectos para la nueva Asamblea Nacional presentaron sus visiones de lo que será la tarea y el alcance de la misma para el venidero período legislativo. En un verdadero estallido de inciativas e ideas, los diputados coincidieron en que la nueva Asamblea Nacional representará una dramática ruptura entre el pasado y el futuro cercano, en cuanto que no sólo se constituirá bajo los principios de disciplina y participación - principios ausentes en la Asamblea actual, gracias en gran parte a la actuación de la difunta oposición, que no perdió ocasión ninguna para obstaculizar las labores legislativas acorde a su al libreto de sabotaje -, sino bajo los signos de un nuevo tiempo, que es el tiempo de la inclusión del pueblo a la labor del cuerpo legislativo, de modo que el pueblo mismo se convierta en legislador. Se abrirá un debate verdaderamente constructivo que reemplazará el "anti-debate" destructivo, que reinó en la Asamblea actual, y se legislará previa consulta pública y bajo la constante rendición de cuentas al pueblo en general.

Entre los diputados de la nueva Asamblea Nacional figuran mujeres, jóvenes, indígenas, campesinos, intelectuales, representantes de la "clase media en positivo", filósofos, autores, cantautores y poetas, además de una importante representación de obreros, quienes llevarán al seno de la Asamblea el planteamiento de la modificación sustancial del reinante modo de producción capitalista en Venezuela. Con tal "pluridisciplinaridad" está garantizado un debate creativo y amplio sobre los temas, interéses y necesidades más urgentes del pueblo venezolano, compartiendo a la vez los grandes lineamientos de la Política de Estado ejercida por el Gobierno Bolivariano del presidente Chávez. La idea de los diputados electos y reelectos, es no esconderse detrás de su curúl o restringirse al propio espacio de la Asamblea, sino "llevar la Asamblea a la Calle", "bajar los vidrios ahumados" y hablar con la gente, es decir, abrir la Asamblea Nacional a la participación popular en función de garantizar el ejercicio de la plena soberanía popular. Para tal fin está previsto la apertura de oficinas parlamentarias en todo el país, a la orden del pueblo y adonde pueda acudir para plantear sus inquietudes y hacer valer sus propuestas.

Los diputados también dejaron claro que tienen la disposición de escuchar las críticas, quejas, objeciones y planteamientos de todos aquellos ciudadanos pertenecientes al campo de la oposición, y que han sido abandonados y traicionados una y otra vez por su mal llamada "dirigencia". En cuanto al tema de la oposición difunta, los diputados de la Nueva Asamblea Nacional señalaron que hay que entender el contexto de la retirada y del posterior fracaso de los partidos, de la ahora difunta oposición, que no es otro sino el rechazo de sus electores de responder a sus eternos llamados a la violencia, al caos y a la subversión. Además se sigue evidenciando que los dirigentes de los partidos políticos y diversas organizaciones de la difunta oposición, como Súmate, por ejemplo, no representan sino directamente los intereses de la administración Bush en Venezuela.

Para contrarrestar, de manera preventiva si se quiere, cualquier intento de intervención foránea en los asuntos venezolanos a raíz de una supuesta "ilegitimidad" de la nueva Asamblea Nacional, descrédito vociferado desesperadamente por los zombies de la difunta oposición, el lema es: Protagonismo Popular: ¡Asamblea en la Calle!


franzjutta@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3032 veces.



Jutta Schmitt / @adin


Visite el perfil de Jutta Schmitt para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: