La semiótica de la oposición es violenta y criminal

Imágenes, gestos  y frases cargadas  de violencia psicológica de alto impacto emocional ,  es la semiótica  de una oposición  intolerante,  agresiva y criminal  que busca pretextos para volver a dar  un golpe de estado en Venezuela con la ayuda directa  de  Estados Unidos, país  que hace más de quince años ejecuta un plan permanente para desestabilizar el proceso bolivariano.

Toda esa semiótica direccionada por expertos en propaganda y manipulación de cerebros,  es un trabajo que se viene haciendo desde hace muchísimo tiempo, y sin tregua,  a través de los medios de la comunicación de masas, redes sociales,  pero, sobre todo, a través  de  la llamada  industria cultural, o industria  del espectáculo. La música, el cine, los videos y la farándula es utilizada para manipular conciencias.

Este es un plan siniestro que administra una gran cantidad de  dólares gringos   que sirven para comprar a supuestos líderes opositores, periodistas, fundaciones, partidos políticos, mercenarios, paramilitares, sicarios, y  organismos que supuestamente defienden la libertad de expresión y   los derechos humanos.

Los grandes medios de comunicación juegan un papel fundamental en el apoyo de los grupos fascistas en Venezuela. Televisoras como CNN se encargan de repetir por todo el mundo las mentiras de los medios locales. Es un plan de guerra sucia, en el que se utilizan las más avanzadas técnicas de sugestión y manipulación  psicológica  para adoctrinar en el crimen, la xenofobia y el racismo  a los jóvenes venezolanos.

Las grandes  agencias internacionales  de noticias como EFE, AP, Reuter, y otras, también hacen un trabajo sucio,  encubierto como periodismo, para desestabilizar al gobierno del presidente Nicolás Maduro, mostrando informaciones totalmente falsas.

Un ejercicio inmoral y antiético del periodismo queda  evidenciado, por ejemplo, en la publicación de una gran cantidad de fotografías de hechos violentos ocurridos en Siria, Libia, España, Ucrania y otras latitudes, y presentados como si realmente estuvieran ocurriendo en el país. Un periodismo basura que no resiste el más mínimo análisis crítico.

No es casual que  las marchas y concentraciones  de la oposición hayan dejado lamentablemente varios  muertos y muchos heridos. Eso deja claro, y es lo peor, que ese discurso violento está acompañado de acciones criminales que intentan llenar de sangre a Venezuela para justificar una intervención extranjera. Por eso los grandes medios de comunicación   siempre intentan banalizar la verdad como forma de ocultarla.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2007 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor