A los padres de estudiantes que luchan contra el régimen

Si asesinan a otro estudiante o aunque no lo sea, todos deberíamos sentirlo y lamentarlo de corazón. No debería morir una persona más por el empeño que tienen unos pocos en generar caos y conmoción política en el país con el único fin de reconquistar el poder político después de 15 años de fracasar por los medios legales, pacíficos y democráticos.

Tendríamos que decirle a los padres, madres, familiares y amigos de estos jóvenes que hoy utilizan como carne de cañón los fascistas que efectivamente en este país ellos gozan de derechos ciudadanos y políticos como pocos jóvenes en el mundo. De tantos derechos gozan que hemos visto todos el trato que en la manifestación del 12F recibió un estudiante, después de saltar la barrera humana y ser atrapado por los efectivos de la PNB, quienes apenas verifican su estado lo entregan a su representante, como se haría con un infante extraviado en un parque rescatado y devuelto a sus padres.

Hay que contarle a estos jóvenes que hace 12 años en Venezuela el fascismo planificó y ejecutó un plan golpista que incluyó la muerte de personas inocentes, tanto opositores como chavistas, y desató una oleada de fascismo que prometía con quitarle la vida a cientos de venezolanos más y que sólo el fracaso del golpe y el retorno a la Presidencia de Hugo Chávez el 13 de abril evitó un baño de sangre entre venezolanos.

Hay que recordarle a los padres de estos estudiantes opositores, muchos de los cuales seguramente participaron de los hechos del abril del 2002, que ellos y sus hijos pueden disentir del modelo político vigente, pero que la opción no es matarnos como bárbaros, que los jóvenes pueden y deben organizarse para que en el futuro ofrezcan a la sociedad la propuesta política que ellos consideren conviene a Venezuela. Que tienen derecho a no creer en la propuesta del Socialismo Bolivariano que Chávez enarboló y los chavista apoyamos, pero que no deben dejarse llevar por los fascistas que insisten en que la única salida para ellos es la violencia y la muerte.

Díganle a sus hijos que los que promueven y financian la supuesta lucha por la libertad y el fin del régimen chavista en Venezuela desde afuera lo único que les interesa realmente es volver a ponerle la mano a la riqueza petrolera, para lo que se valen de “dirigentes” irresponsables que ante el fracaso electoral sistemático, hoy como ayer, apuestan a la violencia para desestabilizar el país y lograr sus miserables aspiraciones.

Muéstrenle a los jóvenes opositores videos de cuál es la realidad de los países del mundo árabe, donde a nombre de los supuestos derechos humanos de esos pueblos fueron invadidos y hoy padecen desolación, hambre y miseria como nunca antes.

Explíquenle que hasta en el seno del chavismo, muchos jóvenes y otros no tanto, creemos que los que gobiernan no tienen la razón absoluta en las cosas que hacen y que por eso debemos empeñarnos en hacer críticas serias y responsables para que no pierdan el rumbo. Pero díganle también, que el chavismo tiene claro que el camino no puede ser la violencia entre venezolanos, Chávez nos enseñó que a pesar de nuestras diferencias debemos convivir y que la única batalla que seguiremos dando es la de las ideas.

Quizás ahora, después de tantos años, algunos podamos entender porque el Presidente Chávez después del golpe de abril, en el cual lo mantuvieron secuestrado y a punto de ser asesinado, lo primero que hizo al dirigirse al país, con el crucifijo en sus manos, fue pedir perdón a todos los venezolanos y a los pocos días abrir mesas de diálogo. Ojala, todos y todas podamos sacar provecho de esa gran lección de humildad de un dirigente a su pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1494 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: