Combate para la guerra de los cien años

Por favor, la guerra es a cien años, como lo dijo el comandante Chávez, no olvidemos eso, cuidado con las opiniones o las declaraciones aceleradas. He leído varios artículos de Aporrea donde se evidencia lo acelerado de algunos “camaradas”.

Personalmente tengo críticas con la gestión de la revolución e incluso desde que se montó el comandante Chávez, pero en este momento no es mi intensión escribir sobre mi opinión o crítica contra la revolución, este es el momento de respaldar a nuestro Presidente Nicolás Maduro y toda la batería política, económica, social y militar que le apoya y sobre todo del gran pueblo venezolano constante y que siempre ha apoyado a esta revolución que no tiene vuelta atrás.

La vaina está fuerte, la guerra es implacable, pero las últimas acciones del gobierno indican que hay una disposición y voluntad inquebrantable de enfrentar a estos golpistas inmundos que no quieren a la patria.

La pelea es en todos los terrenos, en el metro, en las camionetas, en la calle, en el cine, en el supermercado, es decir, en cualquier rincón de la patria debemos estar alertas y prestos a defender esta revolución.

Fíjense, cada día en la zona donde vivo, hay personas que están manejadas y manipuladas por la guerra psicológica asesina de la CIA y de los apátridas venezolanos y que día a día hacen colas en algunos supermercados sin saber qué se va a vender en ese día. Es decir, estas personas están programadas y verdaderamente molestan, todos los días hacen colas y colas, a mi me causan molestias y cometí errores enfrentándome a unas personas manipuladas y cargadas de odio, verdaderamente son irracionales.

¡Qué hacer!, esa era mi preocupación, ¡ah!, encontré la llave del éxito, ¿cuál es?, la compartiré con usted mi amigo camarada. Usted conversa con algunos de ellos y seguro le hablarán “pajas” del gobierno, según ellos, es el causante del desabastecimiento y las colas. Allí hay una buena oportunidad para “derrumbar” esos argumentos que tienen muy arraigados dentro de ellos. En mi caso, he preguntado a la o las personas que están cerca en la cola lo siguiente: “…pero , ¿creen ustedes que es el gobierno el causante del desabastecimiento?… “, algunos salen “atorados” a decir que si es el gobierno y por allí se van, pues mi recomendación es: no pierda la calma, lo invito a evaluar a las personas que así se comportan, hágalo como si estuviese investigando algo. Uno no puede enfrentar a una fuerza irracional, totalmente emotiva y que difícilmente pueda cambiar. Aplique el efecto de la OLA, no se le enfrente, evádalo.

A continuación doy algunas reglas, conductas o estrategias que nos pueden ayudar a enfrentar, disuadir, descalificar a estos actores políticos enfermos que nos conseguimos en la vida diaria.

1. Debe usted determinar, si es posible razonar con una persona que se manifieste afecto de la oposición, si así es, entonces puede usted conversar con esa persona tranquilamente colocando sus argumentos y escuchando los de él, de lo contrario no discuta con esa persona, será un choque de trenes, donde ambos serán perdedores. La idea es ganar, descalificarlo, descontrolarlo, que pierda el equilibrio. Doy un ejemplo: cierto día, hace aproximadamente dos años, como a las siete de la noche, iba en el vagón líder del metro(de los anteriores vagones) y comienza un individuo, vestido un tanto descuidado, con “pinta” de ser “un pata en el suelo” a hablar pestes de Venezuela y por supuesto del gobierno venezolano, dicho individuo exaltaba a Colombia y al gobierno colombiano y lo comparaba con la nefasta conducción del gobierno venezolano y de Chávez. Su voz era fuerte, convincente, daba varios argumentos, creo que aprovechaba la pasividad de los usuarios que a esa hora quieren llegar a sus casas a descansar. Otros dos individuos que iban cerca y aparentemente sin conexión alguna, comenzaron a avalar sus opiniones. La gente en ese vagón sólo escuchaba, a mi me pareció que la intensión de estas personas era colocar un argumento y dejarlo ahí, en el aíre, como para que quede esa información válida. Inmediatamente se me ocurrió una idea y le pregunte con una postura un tanto inocente, pues el amigo me dijo y con aíre de dominar completamente el escenario, “diga amigo, diga, ¿cuál es su duda?”, mi pregunta fue la siguiente: “amigo, lo que no me explico es, ¿cómo si en Venezuela la cosa está peor que en Colombia, por qué los colombianos vienen por miles para este país y al contrario no sucede?. El amigo comenzó a toser y a divagar . no encontraba respuesta alguna más que unas contradicciones que me fue fácil refutarle. Para mi sorpresa los tres tipos se bajaron en la misma estación, ¡curioso verdad!, concluya usted. Pero en el ambiente quedó verdaderamente mal, cuando se bajaron comenzó un rumor en los usuarios.

2. Otra experiencia en el vagón del metro, fue cuando una persona apoyada por otras, hablaban de cualquier cantidad de problemas en un minuto (es lógico que son entrenadas para tener esa habilidad), sus voces son en alto volumen y aparentemente no se conocen, una persona saluda a una segunda: “…epa Luís, ¿ cómo te va vale?, el supuesto Luís le contesta también en alta voz, “conchale vale, muy mal, anoche mataron a fulanito..”, el otro manifiesta sorpresa, se lamenta y responde “ que broma vale, por mi casa tampoco se puede vivir, la semana pasada mataron a fulano, sultano y perencejo, todos estudiantes, monaguillos e integrantes de la banda marcial, etc., etc.”, un tercero aparece y también habla en tono fuerte, “amigos , la seguridad cabalga a galope en este país, ya no se puede vivir, este gobierno no sirve…bla, bla, bla”. Qué les parece, es una operación psicológica bien montada, ¿Cómo podemos refutar o neutralizar esa operación psicológica?. Yo apliqué una vez el siguiente procedimiento: no descalifiqué la conversación de los dos primeros, me concentré y esperé la participación del tercero, a ese es al que hay que desenmascarar y descalificar. De inmediato le dije al tercero, “pero compadre que raro, por mi casa la gente se divierte hasta en la madrugada( y es verdad), allá se escuchan tiros una vez a la cuaresma y los asaltos casi ni se conocen, no será que ustedes tres están haciendo un paro político para aterrorizar a la gente”. Eso lo haces llegando a una estación, te bajas en la misma y dejas eso ahí prendido. Es decir pones en duda todo lo que vienen hablando.

3. Bajo ningún concepto debes perder tu compostura, que la ira no te atrape, debes escuchar, ser un buen oyente, para de esa manera poder refutar sus argumentos, sino escuchamos, ¿cómo podemos objetar o refutar sus argumentos?

4. Hay opositores que gritan y son agresivos, use las armas de ellos para descalificarlos. Recientemente iba en el vagón líder a la altura de Sabana Grande, de pronto una masa humana venía corriendo desde otros vagones, la gente salió corriendo por las puertas al andén. Por mi condición de persona con discapacidad me quedé esperando lo que venía. Pues no llegó nada sino un funcionario del metro notificando que todo había sido controlado. Se sentaron nuevas personas, un señor a mi lado pregunta “¿qué pasó?…”, le respondo, “amigo es pánico colectivo…”, una señora a mi lado derecho me grita como si estuviera desquiciada “…y quién no va a tener pánico, como está en este país…”, sigue alterada y gritándome. Yo le digo “señora cálmese, ya pasó todo”, sigue gritándome, en ese momento se me ocurrió decirle “señora no salga de su casa, usted sufre de ataque de pánico”, me paré del asiento y me fui a otro lugar dejándola toda alterada. Esto la molestó aún más y su comportamiento era muy comprometido. La gente así es rechazada por los demás.

5. Otras personas optan o se encadenan en que aquí en este país nada funciona, se centran en la inseguridad sobre todo, me ha tocado ponerlos en situaciones difíciles, aplico la misma técnica que ellos, les digo “cómo va usted a decir eso, lo que sucede es que los medios que usted ve, le ocultan información, para ellos el gobierno no tiene ningún logro, ¿cuándo vio usted que los medios de la oposición informaron sobre la inauguración del ferrocarril del Tuy, o del momento en que nos independizamos del fondo monetario internacional y del banco mundial, del funcionamiento del cardiológico infantil quien ayuda también a los países del mundo y así le puedo mencionar cualquier cantidad de logros del gobierno Bolivariano” y deja eso así, cierre la comunicación, se para y le deja sólo.

6. El estado ideal para nosotros los defensores de la revolución, Chavistas, y anti imperialistas es el siguiente, y además es una recomendación para ser usada por el PSUV a nivel nacional. Debemos y de una manera sistemática, asumir la guerra y montarnos en el metro varios camaradas, comenzar a hablar bien de la revolución bolivariana y a buena voz, que la escuchen en todo el vagón, nos bajamos en una estación y nos desplazamos a otro vagón y recomenzamos otra vez. Previamente nos documentamos, si hay alguien que se nos enfrente, uno asume la defensa el resto observe los rostros d los demás, para detectar dudas, posturas e inquietudes y poder actuar. Es importante no atropellarnos nosotros mismos, debemos dar la imagen de equilibrio, claridad, conocimiento y dominio de la materia. Nuestros rostros felices y cordiales, pausados, nunca agresivos, ni violentos.

Saludos cordiales, si alguien puede añadir. nutrir, corregir, etc., para el provecho de nosotros los soldados pensantes y pasivos en esta guerra, bienvenidos sean las sugerencias y/o recomendaciones.

mariodiazr1@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1149 veces.



Mario Díaz


Visite el perfil de Mario Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: