In God We Trust, but in Technology We Do Not

El dolar en papel moneda tiene impresa la declaración: “In God We Trust” (En Dios Confiamos). Conocemos del fervor religioso del pueblo estadounidense y de su costumbre de asistir masivamente a las iglesias, de diferentes denominaciones, todos los domingos. El propio presidente de los Estados Unidos de América ha manifestado públicamente que Dios se comunica con él frecuentemente, por ejemplo, le habló de la conveniencia de destruir al pueblo de Irak. El día domingo está organizado en los Estados Unidos según la conveniencia de los oficios religiosos, las tiendan abren sus puertas después del medio día, justo después que las iglesias cierran las suyas. Los domingos, el pueblo fluye en masa de las iglesias a las tiendas, con una parada en un restaurante. Por otro lado, la sociedad estadounidense es una sociedad altamente tecnificada. Para todo hay una máquina o un aparato,. Todo se resuelve mediante el uso de la tecnología. Ellos asumen que los otros países no tienen el mismo nivel de consumo y uso de bienes tecnológicos. Entonces, el nuevo eslogan rezaría: “In God We Trust and in Tecnology Too”

Los estudios que ha hecho la CIA sobre la sociedad venezolana seguramente les llevan a concluir que al igual que ellos somos un pueblo muy religioso, pero a diferencia de ellos no confiamos mucho en las tecnologías. ¡Bingo! Los cerebros de la CIA le recomiendan a la oposición que la estrategia para tumbar al gobierno revolucionario debe centrarse en esos dos aspectos. Entonces tienen que exacerbar el sentimiento religioso y magnificar la desconfianza en la tecnología. El eslogan perfecto sería: “In God We Trust and in Tecnology We do Not”. El mandado estaba hecho. Los opositores recibieron el mensaje y la paga. Salieron inmediatamente a llamar a la gente a concentrarse el domingo en las iglesias, al mejor estilo gringo, y a gritar consignas contra la tecnología.

La CIA y la oposición se equivocaron otra vez. Primero, la gente ya no va a la iglesia como antes. Por lo menos, a las iglesias católicas va mucho menos gente que hace diez años, por decir algo. Basta visitar cualquier barrio de las grandes ciudades o un caserío apartado para darse cuenta que cada vez hay más iglesias evangélicas, y que no se ha construido una iglesia católica nueva en un gran número de años. Las iglesias más visitadas en el país, las evangélicas, están fuera del alcance de la oposición golpista. Segundo, el venezolano es un gran aficionado de la tecnología. En Venezuela se ha universalizado la banca electrónica, en todas las casas hay aparatos electrónicos de todo tipo. Como indicador basta pasearse por las ventas de juegos, programas, videos, etc. piratas que tienen jugosas ganancias anuales. Los niños venezolanos invierten un gran número de horas diarias en frente de una pantalla de computadora o de un televisor, viendo programas o jugando.

El libreto escrito en Washington y que le entregaron a Corina Machado en su visita a la Casa Blanca no se corresponde con la realidad venezolana. A la oposición el cerebro no le da para darse cuenta, la fe ciega en su patrono no le permite ver la realidad. Se volvieron a pelá.

julio_mosquera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2697 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a18135.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO