México

La "otra campaña" y un gobierno que obedezca al pueblo

1. Los gobiernos de las llamadas democracias son gobiernos de minorías. Dicen respaldarse en las elecciones y en el llamado voto mayoritario, pero los votantes sólo cumplen con los comicios como si fuera un ritual o una obligación. Después de depositar su voto sólo vuelven a saber de “sus representantes” en época de elecciones. A pesar de que los gobiernos saquean los recursos del país para beneficio propio, los electores permanecen desinformados y sin idea para desarrollar protesta alguna. “La otra campaña”, la del EZLN, según la entiendo, sólo tiene un objetivo: desarrollar la conciencia crítica y de lucha de las masas para que se auto organicen y para que exijan a cualquier gobierno que cumpla con su obligación. No se hace “La otra campaña” para obtener cargo alguno; sólo se busca que el pueblo se organice de manera horizontal, autogestiva y sin líderes manipuladores.

2. Un pueblo organizado no permitiría que Fox, su esposa e hijos saquearan las riquezas del país realizando enormes negocios como los que han sido denunciados. Impediría que la televisión y la radio siguieran desinformando y embruteciendo a la población. Se opondría a que se tiraran a la basura los 14 mil millones de pesos que se dilapidarán en campañas políticas, y que personajes como los jueces de la Suprema Corte, como los funcionarios del IFE y otros más, cobraran más de medio millón de pesos al mes. Pero también el pueblo organizado lucharía para que el salario mínimo alcance para que una familia tenga lo necesario y porque nuestros recursos sean explotados por los trabajadores, no por capitalistas mexicanos o extranjeros. “La otra campaña” lucha para que la organización consciente de las masas vigile a todos los gobiernos y los obligue a cumplir bien.

3. Además no va a ser necesario que por cada problema de desgobierno o corrupción tengan las masas que salir a la calle a exigir. Bastará con que cada gobernante sepa que hay un pueblo consciente y exigente, que no permite que se le engañe, para que se comporte de manera correcta. Hoy sucede exactamente lo contrario: los gobernantes hacen lo que les da la gana y el pueblo, desorganizado, ni siquiera se entera. El PRI, tan corrupto, no debió ejercer su dictadura de siete décadas ni el presidente Fox, tan incapaz, gobernar más de tres años. Pero parece que ha bastado con que la privilegiada clase política, por medio de sus partidos y líderes, llegue a arreglos de conveniencia para que todo siga igual. El problema es que mientras la clase política siga controlando el poder y los trabajadores sigan enajenados por los políticos, los medios, el fútbol y la religión, nada cambiará.

4. Organizar movimientos de masas independiente no es nada fácil en un país como México donde hubo una Revolución Mexicana autocalificada como agraria y antiimperialista, donde la clase burguesa gobernante creó leyes y organizaciones corporativas de trabajadores y donde el discurso de “la revolución sigue adelante” sirvió durante décadas para mediatizar la conciencia de la población. Más difícil aún cuando el mismo gobierno oficial pro capitalista hizo expropiaciones del petróleo y de tierras, nacionalizó la electricidad y los ferrocarriles, creó cientos de empresas paraestatales y, por lo menos hasta los años setenta, mantuvo un discurso antiimperialista. ¿Cómo convencer a un pueblo como el mexicano que apenas hace 20 años comenzó a oír y ver a personajes y voces opositoras? ¿Cuánto hay que hacer para que las batallas luchas y transformaciones sean en serio?

5. Con el objetivo de analizar la Sexta Declaración de la Selva Lacandona se pronunciaron más de 350 discursos en las siete mesas o reuniones zapatistas que se efectuaron en las cercanías de Ocosingo a partir del pasado seis de agosto. No sé si se reflexionó lo suficiente acerca de los objetivos, el recorrido y las metas de “La otra campaña”. Aunque seguramente el EZLN y su principal dirigente han analizado con detenimiento la importancia de escuchar directamente las demandas sociales en cada estado de la República, no deja de ser difícil dar solución a un conjunto de tareas que deben llevar a la creación de una organización nacional. Parece que no basta con que Marcos se haga presente en decenas de lugares en cada entidad para escuchar los mil y un problemas que existen y hacer los contactos necesarios. Se antoja que el asunto es mucho más complicado.

6. ¿Cómo romper la estructura económica capitalista que se sustenta en cientos de miles de empresas, muchas de ellas asociadas con el capital internacional? ¿Cómo extirpar del pensamiento de la gente una conciencia individualista profundamente cimentada por la tradición familiar, los medios de información, por la iglesia y la escuela? ¿Cómo confrontar el poder de una clase política con inmensos privilegios y experiencias para manipular y mediatizar a las masas? ¿Cómo evitar que las pequeñas organizaciones de la izquierda radical voluntariosa sigan disfrazando su estancamiento histórico con pequeños avances dispersos? En fin, ¿cómo conseguir que las organizaciones, para ser grandes y fuertes, no echen por la borda sus principios originales y se adapten al sistema dominante? ¿Cuántas veces tenemos que recomenzar por haber sido traicionados por viejos compañeros?

7. Para cumplir esa gran tarea de construir una fuerte organización nacional con un buen nivel de conciencia para lograr que el gobierno se ponga al servicio de la población, se requiere arrancar a las masas de la dominación político empresarial. Para ello se necesita trazar muy bien la estrategia que lleve a ello. En “La otra campaña”, que se desarrollará en el país en el primer semestre de 2006, ¿Visitará Marcos los lugares que debe visitar? ¿Oirá a quienes debe escuchar? ¿Se informará de lo que la lucha de los trabajadores necesita? ¿Serán sus contactos los mejores y más adecuados? Es casi imposible, y hasta vanguardista, querer planear y organizar todo, como si hubiera una teoría exacta. Sin embargo parece que las cosas no pueden dejarse a lo que salga o conformarse con lo que hay. Se requiere un trabajo adicional para crear una organización de oposición real al poder.

sicologia@prodigy.net.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1112 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a18084.htmlCd0NV CAC = Y co = US