Violencia en pulgadas

Lo peor de los problemas complejos son las soluciones pánfilas que los empeoran y la mala fe que los distorsiona.


Nuestra inseguridad es de los más complejos, un aprieto multifactorial que no se resuelve con trompetadas pan con queso como «plomo al hampa» o «pena de muerte ya» («¿por qué matamos a quienes han matado a otros? ¿Para demostrar que matar está mal?», dijo Norman Mailer).


Algunos escritores de telenovelas han alegado que la literatura y hasta la Santa Biblia están repletos de parricidios y diluvios.


Pero, pienso, es petulancia compararse con Sófocles o Shakespeare, que exponían la violencia desde mucha mayor altura ética y estética que la de una telenovela vendedora de detergentes. La tragedia griega era ceremonia religiosa y no vendía jabones. El problema de la prostitución no es tener muchas relaciones sexuales sino cobrar por ellas. Con todo y eso, hubo telenovelas muy valiosas, pero desde Por estas calles hasta las narconovelas hay un vértigo. Y hay el sadismo genial, obsesivo y delirante de un Quentin Tarantino, cuya violencia energúmena es castamente imaginaria.


Una cosa es que Ricardo III (Shakespeare) mande a matar a unos niños y otra un canal destinado exclusivamente a saturar de violencia la pantalla durante 24 horas. Más sangre por centímetro cuadrado de monitor.


Roland Barthes reprochaba a la película Salo, de Pier Paolo Pasolini, adaptación de la novela del Divino Marqués de Sade, que una cosa es escribir que sacan un ojo y otra mostrarlo en Technicolor.


Si la televisión no influye en nadie ¿para qué gastan millonadas en publicidad? Se han estudiado a fondo los efectos de los medios, con diversos enfoques y ninguna conclusión. O demasiadas. Pero no me luce verosímil una relación trivial entre la televisión más violenta y el imperio más violento, que obsesivamente invade y crea infiernos que lo afectan incluso a él mismo: en Libia unos asalariados puestos por el Imperio mataron en 2013 al Excelentísimo Señor Embajador de los Estados Unidos de América.


No, no es un problema sencillo y una solución simplona solo lo empeoraría. ¿Por qué en vez de decir necedades hipócritas no nos ponemos a pensar con honestidad? Un rato. Nos conviene. Mercaderes de detergentes abstenerse. Gracias.


@rhm1947



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5531 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a180672.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO