¿Quién le pone un parao al paramilitarismo en el Zulia?

Desde hace tiempo atrás venimos alertando sobre la presencia del paramilitarismo Colombiano en el Zulia (artículos publicados 2004, 2006, 2010, 2011, 2012, 2013). Era compresible que el Gobierno Regional anterior no hiciese nada al respecto, pues era cómplice de esa situación. Lo que no comprendemos es cómo el Gobierno Nacional y el nuevo Gobierno Regional, ambos Revolucionarios, no ha hecho nada para controlar este flagelo en el Zulia. El paramilitarismo Colombiano ha invadido todas las esferas de las actividades ilegales. De hecho desde el 2004, ya en el Zulia, operan células de las autodefensas en complicidad, quizás, con sectores de la oposición venezolana, específicamente en los municipios Catatumbo, Machiques, Rosario de Perijá y Guajira. Estas son las perpetradoras de los asesinatos de un sinnúmero de dirigentes campesinos en esta región. En ciudades como Maracaibo se han aliado a las bandas y mafias que delinquen en múltiples áreas y son responsables de una buena parte de los sicariatos ocurridos. Actúan libremente como prestamistas/extorsionadores en el comercio, han comprado importantes negocios del área de vienes y servicios, han invertido en el sector inmobiliario, se ha aliado con las mafias del contrabando de gasolina y alimentos. Tenían vínculos con PRANES de la Cárcel de Sabaneta y con un negocio que ha prosperado en toda la ciudad denominado CENTROS DE APUESTAS.

Hoy controlan la mafia del bachaqueo y el CADIVISMO, son los grandes financistas de este negocio muy lucrativo y que el Gobierno no ha logrado controlar y que, cada vez más, desangra el país. Preguntamos hasta cuándo tanta impunidad? Por qué no se han establecidos políticas policiales para desarticular la práctica de estas mafias? Hasta el mismo exalcalde Di Martino denunció esta situación y la expansión de los paramilitares, sobre todo, en el comercio marabino. Entonces,  además, del desabastecimiento, especulación, inflación inducida y otras penurias, en el Zulia, debemos lidiar con un paramilitarismo cada vez más fuerte. Pudiese ser que la colombianización de Venezuela ya comenzó por este Estado y tiende a consolidarse. Si el Gobierno no le presta atención a esta problemática en algún momento va a hacer incontrolable, con un daño irreparable para el proceso de transformaciones que amerita la Revolución Bolivariana.

Docente e investigador/Universidad del Zulia. Coordinador de la Licenciatura en Antropología

jalarconxxi@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1328 veces.



Johnny Alarcón Puentes

Docente/investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología.


Visite el perfil de Johnny Alarcón Puentes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: