Adiós, “ese no es problema mío”

¡Adiós, competencia interinstitucional!

Por los nuevos vientos que soplan, valga la redundancia, en Venezuela se inicia un proceso sustitutivo de la tradicional conducta personal, según la cual, Esa escalinata no me toca a mí, la mía es esta otra, perversa e improductiva reacción que manifiesta a diario el grueso de nuestros trabajadores tanto públicos como privados, aunque estos últimos optan por frenarla so pena de recibir su correspondiente: Pase por la caja.

 

Semejante y antiproductivo hábito cruza toda la cadena de sectores de la producción y, tal vez, tiene su máxima expresión dañina en la división de la Administración Pública tradicional[1]. Por ejemplo, las competencias exclusivas de los tribunales, de los Ministerios, de la Fiscalía, de la Contraloría, de la Policía, del Ejército, de las divisiones ministeriales, departamentales. Todo un mal vendida-por los mercadees políticos-suerte de divisiones o fases técnicas del trabajo que no logran armonizarse para mantenerse unidas como un solo bloque operativo.

 

 

Debemos combatir que el maestro de escuela no pueda retroalimentarse con el alumno y profesor del liceo, ni este con los de la Unierisdad, y viceversa

 

Debemos quebrar las autonomías municipales, las autonomías o competencias exclusivas de los estados. Son vestigios feudales que mantiene separados los entes geosociales del país.

 

Ahora que, ejem., estamos ya ante una mancomunión intergubernamental con la Fiscalía Nacional, El Min. de Justicia y Paz, El Min. de mercadeo, de Tierras, las policías nacionales y militares comprometidos en la defensa de los precios justos, de la seguridad nacional, con esa mancomunión burocrática, decimos, todas esas competencias aisladas,  evasivas, y retardadoras de los procedimientos ad hoc tienen sus días contados.. El gobierno, ya lo manifestó la Fiscala General, es uno solo y cada burócrata debe considerarse representante del Poder Ejecutivo, del Legislativo, del Moral, del Judicial, ya que estos ambivalentemente son complejos y especializados órganos técnicos del Poder Ejecutivo Estatal, y este del estadal y este del municipal, y este del comunal.

 

Cuando esa mancomunión se concrete, la productividad moral, y económica se disparará aceleradamente, y de esto podemos estar seguros, sin que esto nos comprometa con falsos optimismos ni triunfalismos. A este proceso se le ve andar hacia allá porque anda mejor y va bien.

 

La división del trabajo no debe identificarse con divisionismo laboral. Este último supone desarmonía e irrelevación, supone desamor por el trabajo, desempatía entre los miembros de cada institución, de cada empresa. La división del trabajo supone mejora en los rendimientos. No se puede descuidar una fase en favor de otra porque todos los frentes deben ser atacados en paralelo. Por ejemplo, en materia burocrática, no podemos abocarnos sólo al relevante asunto de los precios justos porque el enemigo está al acecho del frente donde se baje la guardia.

 

 

 


[1] Debería causarnos curiosidad tanto amor hacia y por el Estado republicano y burgués, defendido y estimulado por genuinos representantes de la clase no trabajadora, y no trabajadora porque se halle desempleada, no; es que su condición clasista burguesa, hoy, y ayer mantuana y oligárquica, es la de no conocer lo que es el trabajo personal bajo la sigilosa mirada de algún patrono, jefe o jefesote., con cochonchos o sin ellos. Su condición social y normal es vivir a costillas de los demás, aunque se disfrace de empresario, de comerciante o de banquero, ninguno de ellos agrega ni una pizca de valor a la riqueza nacional, y, por el contrario, tiende a drenarla hacia sus arcas sin fondo, pero no porque se pierdan, sino pro que se trata de insaciables bolsillos. Aristóteles y Platón, esclavos, diz que light, y esclavistas todos también abogaron por las repúblicas. http://es.wikipedia.org/wiki/Rep%C3%BAblica#Jefes_de_Estado .



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1219 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: