IV Cumbre de las Américas: Mar del Plata, Argentina, 5 de Noviembre de 2005

Los días 4 y 5 de Noviembre de 2005, se llevó a cabo en la ciudad de Mar del Plata-Argentina, la IV Cumbre de las Américas. Dicho evento es el foro político más importante del Hemisferio, en el que se reúnen los 34 Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas, excepto Cuba, con el propósito de abordar sobre consensos comunes, la búsqueda de soluciones y desarrollo de una visión compartida para el futuro de la región en las áreas económicas, sociales y políticas. El lema propuesto para esta Cumbre fue “Crear Trabajo para Enfrentar la Pobreza y Fortalecer la Gobernabilidad Democrática”.

Previa a la IV Cumbre de las Américas se efectuó, la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores que contó con la presencia del Canciller Alí Rodríguez Araque. Venezuela llevó a la mencionada reunión diversas propuestas con el objeto de ser incorporadas en el Plan de Acción, que aprobarían los 34 Jefes de Estados y de Gobierno. Las propuestas presentadas fueron las siguientes: 1) Realizar una campaña de alfabetización, para sacar de esa situación a cerca de 39 millones de personas en el continente, 2) Formar un contingente de 200 mil médicos para volcarlos hacia los sectores mas desposeídos de la población; 3) Establecer conjuntamente fábricas de medicamentos genéricos para poder dar medicinas gratuitas a los sectores mas pobres; 4) Crear un Fondo del Sur para financiar microempresas, pequeñas empresas, cooperativas, a fin de desarrollar nuevas actividades productivas y absorber el desempleo.

Otros encuentros que se efectuaron previos a la IV Cumbre de las Américas fueron los siguientes: 1) Reunión del Sector Privado con los Ministros de Relaciones Exteriores y el Secretario General de la Organización de Estados Americanos. Como Plan de Acción, el sector empresarial manifestó su apoyo al establecimiento "de un vínculo formal de los sectores público y privado a través de un foro permanente, en el ámbito de la Organización de Estados Americanos, para la formulación de recomendaciones a fin de mejorar las condiciones de inversión, competitividad, generación de empleo y de consolidar la democracia en el hemisferio", 2) Reunión de los Cancilleres con representantes de la Sociedad Civil. En dicho encuentro intervinieron más de una docena de delegados de diversas agrupaciones que promueven, protegen o alientan iniciativas relacionadas con los derechos humanos, derecho de las mujeres, discapacitados, combate a la pobreza y lucha contra la corrupción. Por Venezuela, intervino la institución denominada ALBA, que preside Jaqueline Giménez, quien se pronunció en apoyo a la aplicación de un Modelo de Integración "como el propuesto por Venezuela; 3) Encuentro con dirigentes sindicales y representantes de pueblos indígenas.

La Declaración de Mar del Plata, documento final de la IV Cumbre de las Américas, desarrolla en su interior: Una introducción general y seis capítulos que abordan temas como: el crecimiento con empleo, la creación de trabajo como forma de enfrentar la pobreza, la formación de la fuerza laboral, el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas como motor del crecimiento; el marco general necesario para la creación del trabajo decente y, finalmente, el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática.

Venezuela realizó dos reservas a la Declaración del Mar del Plata. La primera en el punto 3 de la introducción, relacionado con la reafirmación y apoyo a los mandatos y compromisos, entre ellos, a la Reunión Plenaria de Alto Nivel del sexagésimo período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (Nueva York, 2005), como condición fundamental para el desarrollo sostenible de nuestros pueblos; La Segunda reserva fue al punto 58, que hace mención a la democracia representativa como condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región.

A continuación se desarrollan brevemente cada capitulo de la Declaración:

Crecimiento con empleo: En este aspecto se plantea que para enfrentar la pobreza y superar la desigualdad en el hemisferio se deben implantar no sólo políticas sociales y económicas, sino políticas integrales orientadas a superar los bajos niveles educación, acceso a la salud, al empleo y crédito. Como referencia a seguir los mandatarios acordaron ejecutar los postulados que contempla el Consenso de Monterrey y Cumbre del Milenio. Un avance importante en este apartado, fue el reconocimiento de que cada país se desarrolla y alcanza el progreso dentro de sus propias realidades, políticas, sociales y culturales.

Otro aspecto relevante dentro de este capitulo y que se convirtió en el tema más controversial de la Cumbre, fue el referente a la discusión del Área de Libre Comercio de las Américas. Fue incorporado en la Declaración final, a través de dos posturas, la propuesta de Panamá, planteada por los Estados Unidos y la de Mercosur apoyada por Venezuela. A continuación se hace mención a cada una de ellas:

“Algunos miembros sostienen que tenemos en cuenta las dificultades que ha tenido el proceso de negociaciones del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), y reconocemos la contribución significativa que los procesos de integración económica y la liberalización del comercio en las Américas pueden y deben aportar al logro de los objetivos de la Cumbre de crear trabajo para enfrentar la pobreza y fortalecer la gobernabilidad democrática. Instruimos a nuestros responsables de las negociaciones comerciales a reanudar sus reuniones en el primer semestre de 2006, para examinar las dificultades del proceso ALCA, a fin de superarlas y avanzar en las negociaciones, de acuerdo con el marco adoptado en Miami, en noviembre de 2003”.

“Otros miembros sostienen que todavía no están dadas las condiciones necesarias para lograr un acuerdo de libre comercio equilibrado y equitativo, con acceso efectivo de los mercados libre de subsidios y practicas de comercio distorsivas y que tome en cuenta las necesidades y sensibilidades de todos los socios, así como las diferencias en los niveles de desarrollo y tamaño de las economías”.
Trabajo para enfrentar la Pobreza: Se plantea el establecimiento de políticas activas que generen trabajo decente. Asimismo el combate a la discriminación de genero, racismo, discriminación, la intolerancia, la abolición del trabajo infantil, la protección de los derechos humanos del migrante, abolición del trabajo forzoso, respecto al derecho de los pueblos indígenas y los Afrodescendientes. Igualmente los presidentes asumieron el compromiso de ampliar la cobertura de los sistemas de seguridad social, tanto para los trabajadores como para los desempleados.

Formación de Fuerza Laboral: Recoge el acceso a la educación continua y de calidad en todos los niveles, incluyendo la alfabetización como mecanismo para fomentar el trabajo decente, la lucha contra la pobreza y la inclusión social. Asimismo reconocen que para dinamizar dicho sector se requiere de la inversión financiera sustancial por parte de los gobiernos y de las instituciones financieras internacionales. En este capitulo se le da suma importancia a la investigación científica y tecnológica y al acceso a la tecnología de la información y comunicación como aspectos fundamentales en el desarrollo integral de nuestras sociedades y en la consolidación de la gobernabilidad democrática en la región.

Micro, pequeñas y medianas empresas como motor de crecimiento del empleo: En este tema, los mandatarios reconocieron el papel de los productores menores, cooperativas y otras unidades de producción en la generación de empleos decentes, mejora de la calidad de vida y en el crecimiento económico. Se le brinda amplio respaldo a las PyMES, en cuanto al desarrollo de capacidades empresariales y competencias técnicas, asimismo se apoya al congreso PyME de las Américas.

Marco para la creación de trabajo decente: Para contribuir a la generación de empleos, los mandatarios se comprometieron a diseñar políticas públicas y marcos regulatorios orientadas a alcanzar el desarrollo integral y sostenible. Dichas medidas abarcan no sólo al sector formal, sino también al informal y el trabajo no registrado como manera de expandir la protección social y mejorar la calidad y productividad del trabajo.

Fortalecimiento de la Gobernabilidad Democrática: En esta sección de la Declaración, los mandatarios asumen la importancia de la democracia representativa y participativa como formas de consolidar los procesos democráticos del continente y mecanismos para canalizar las demandas democráticas de los ciudadanos. De igual modo, se defienden los derechos a la rendición de cuentas, intercambio oportuno de información en materia de asistencia jurídica, el concepto multidimensional de la seguridad y apoyo a la iniciativa de la “Declaración sobre la Acción contra el Hambre y la Pobreza” orientada a hallar mecanismo de financiación para combatir estos dos grandes flagelos. Otro aspecto importante es que el proyecto presentado por Venezuela de la Carta Social fue incluido en este apartado como planteamiento de desarrollo sostenible de equidad e inclusión social.

En declaraciones emitidas a los medios de comunicación, luego de la culminación de la IV Cumbre, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, expreso que los cuatro países del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) más Venezuela, se opusieron a la aceptación del ALCA. Acotó que el Grupo sostuvo que no están dadas las condiciones para establecer un comercio equitativo entre países con distintos niveles de desarrollo.

De haberse incluido fechas para la entrada en vigencia del ALCA en la Declaración Final, el gobierno venezolano al igual como lo hizo en la Tercera Cumbre de Américas efectuada en Québec, en el año 2001, habría hecho su reserva al texto de la Declaración Final. En aquella oportunidad nuestro país señaló que hacía su reserva por considerar que las fechas propuestas eran demasiado tempranas como para garantizar el éxito y la equidad del ALCA. También expresó la posibilidad de someter la decisión final de ingresar al ALCA a un referéndum popular, dado que en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se establece dicho mecanismo para temas de interés general. Como alternativa frente al ALCA, el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, ha venido planteando en diferentes escenarios internacionales, nuevas formas alternativas de integración, cuyos perfiles fundamentales están definidos en la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

La crítica que realizaron al ALCA, los países del Mercosur, son muestras de que Venezuela ya no encuentra sola, como en años anteriores, en las Cumbres internacionales. Los países del Mercosur con esta postura, evidencian que sus prioridades, están orientadas a favorecer y darle mayor dinamismo a la integración latinoamericana y caribeña, en base a los principios que viene planteado nuestro gobierno: complementariedad de las economías, solidaridad y cooperación. Muchos países de la región han tomado conciencia del riesgo que significa para sus economías la entrada en vigencia del Área de Libre Comercio de las Américas.


Fuentes:
http://www.summit-americas.org/
http://www.mre.gov.ve

carmenmontes@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2901 veces.



Lic. Carmen Victoria Montes


Visite el perfil de Carmen Victoria Montes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a17743.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO