Hoy tenemos Patria

“…Hoy tenemos patria y pase lo que pase, en cualquier circunstancia, seguiremos teniendo patria”. Estas fueron las palabras emitidas por el comandante supremo, Hugo Chávez, en su última alocución pública, el pasado 8 de diciembre, antes de su partida a otros escenarios.

La nación, la nacionalidad, lo nacional es sinónimo de patria. La población, lo territorial y las organizaciones que le dan carácter nacional a una nación, serían insuficientes para definir la condición de patria, sino existiera un conjunto de valores que permiten definirla como tal.

La venezolanidad: para quienes habiendo nacido o no en territorio venezolano, lo territorial, lo espiritual, sus hombres, mujeres y niños, sus símbolos y próceres; la actividad agrícola, la manufactura, el comercio, los servicios, el trabajo; sus campos; sus ciudades; su historia; su principal forma de ingreso: el petróleo; las emigraciones del campo a la ciudad; el crecimiento vertiginoso de su población, forman parte de la venezolanidad.

Cualquier indicio de nacionalidad, sea esta funcional o no, gústenos o no, se convierte en sentimiento de amor a la patria venezolana.

Así como existen quienes aman y tienen sentimientos nobles hacia la patria venezolana, también existe una corriente de pensamiento adversa, completamente opuesta a la soberanía territorial y espiritual de la patria bolivariana.

Existen personas cuyo imaginario cultural o los posibles intereses particulares que pudiera mantener, los aleja de la venezolanidad. Hoy en día tal alejamiento es frecuente debido a los efectos causados por la globalización, por el impacto producido por la dependencia que generan los grupos privativos a través del uso de la comunicación, de la información y la publicidad, en los gustos y preferencias de las personas, lo cual al hacerse muy habitual y sin ningún tipo de razonamiento, afecta la psique humana y termina convirtiéndose en mediatización.

Para los apátridas, el sentimiento y amor por la patria, no existe. Este tipo de personas, están orientados por el consumismo -que es una perversión del consumo- y la acumulación imaginaria de bienes se recrea como un valor, llegando al extremo de convertirse en fanático o fanática de las migajas materiales en los países llamados “periféricos” o subdesarrollados, sin tener las condiciones propias de los capitalistas.

Otro rasgo de los apátridas es la pleitesía, el menosprecio y el odio generado en contra de los valores de su nacionalidad.

Lo más grave de todo es que actualmente las empresas transnacionales -hoy en día actuando como aves de rapiña- mantienen una estrategia de desgaste hacia el país, hacia sus instituciones y su gente, a través de la llamada guerra económica, con la cual pretenden afectar los valores fundamentales del pueblo venezolano y derrocar al presidente legítimo de Venezuela, haciendo uso del contrabando de extracción, de la fuga de capitales, del acaparamiento de alimentos y bienes de consumo, de la inflación, de la especulación y del rumor como instrumento de temor.

El “¡seguiremos teniendo patria!” enviado por el comandante Chávez no es mensaje al vacío: es dirigido al pueblo que ha despertado para decir ¡ya basta! Es un llamado a una minoría de compatriotas que menosprecian el sentido de la patria y es una advertencia a las potencias y países que insisten en mantener sus propósitos colonialistas en pleno siglo XXI.

Hoy más que nunca ¡seguiremos teniendo patria!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3241 veces.



José Miguel Vielma López


Visite el perfil de José Miguel Vielma López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: