¿ La fiera fiera herida busca alternativas de sobrevivencia?

La situación que vive el imperio hoy, pareciera que es la concreción de la tesis leninista de que el imperialismo es la fase superior del capitalismo y es el m omento cuando el desarrollo de este sistema toca techo, con la agudización de sus contradicciones internas, debido a la imposibilidad de sustentar su capacidad de consumo y voracidad, que amenaza al mundo y a la raza humana, con sus mal dirigidos escollos científicos y tecnológicos, que alejan cada día al hombre de su raíz natural, como es la madre tierra, Pachamama, como la denominan los hermanos aborígenes de la hija predilecta del libertador Simón Bolívar, la República Pluricultural de Bolívia.

La depresión de 1929, que dejó a 18 millones de obreros desempleados y a una clase media depauperada, fue el inicio del fin de lo que pudo ser una promesa para el nuevo mundo, con su desarrollo alcanzado, que de haber sido puesto al servicio de la humanidad, hoy sería ejemplo para el planeta y no el espacio universal más odiado por los pueblos del mundo, donde desgraciadamente, muchas veces incluimos al sufrido pueblo norteamericano, sojuzgado y pisoteado por el sionismo internacional, a través del complejo militar, tecnológico y comunicacional (El Pentágono), instrumento del Club Bildelberg, que después de todo es el amo del mayordomo, que desde la Casa Blanca, sirve de relacionista público, para vender la industria del crimen como mensajero de: “ la libertad, la democracia, la felicidad y humanismo para los pueblos del mundo, poseedores de recursos naturales y cuyos gobiernos no se arrodillan ante la monarquía estafadora planetaria, constituida por el papel verde, que inunda al planeta sin otro respaldo, que el poderío militar, lanzado de manera inmisericorde contra naciones indefensas, que son víctimas de arnas químicas y ahora de los “Drones”, productos humanitarios, con los cuales el Premio Nobel de la Paz y relacionista público del Pentágono, acaricia al mundo emergente, como Asía y África, para evitar que alcancen su autonomía y liberación definitiva.

La crisis que comenzó en 2008, con con el derrumbe de la pirámide inmobiliaria, que dejó al descubierto la podredumbre del capital financiero, que llevó a la ruina a la clase media norteamericana, se mantiene viva. Las protestas de los indignados que son invisibilizadas por la mediática mundial que recibe linea editorial del Pentágono, están allí. La consigna de ocupemos a Wall Street, ha obligado a la policía a cerrar ese espacio público, restringiendo el paso.

Oliver Stone, cineasta norteamericano de avanzada, ha realizado trabajos relativos a lo que representa esa área del capitalismo, a la cual magistralmente ha descrito en la cinta: “Money Never Sleeps”, con la protagonización de Shia LaBeouf, Micahel Douglas y Carey Mulligan. Ese movimiento de ocupemos Wall Street, es una tea que mantiene vivo el fuego de la conciencia del pueblo norteamericano, que está despertando.

El asiento del imperio es una gigantesca palmera seca, cuyo corazón está incendiado y solo la corteza se ve aparentemente sana, pero el incendio va por dentro. Barack Hussein Obama, fue utilizado como muro de contención,o como sisterna para apagar es llama, dejándolo llegar a la presidencia de los Estados Unidos, con un falso discurso de cambio y de pacifista, pero paradójicamente lo único que ha cambiado es el color de la tez del inquilino de la Casa Blanca, porque la política guerrerista y de rapiña, en la administración Obama ha alcanzado sus máxima expresión, lo que decepciona a los millones de pobres, latinos y afroamericanos que le dieron el voto confiados en las promesas.

La agudización de la crisis se pone de manifiesto en la división del partido Republicano, en cuyo seno hay dos claras tendencias, la de los halcones o radicales y las palomas o moderados, que junto a la posición electoral de la bancada del partido Demócrata, han llevado al Estado al borde de la quiebra, al no permitirle aumentar el techo del endeudamiento tal y com o lo exige Obama. En este momento existe un acuerdo, una tregua, que permite pagar los sueldos, pero la llama sigue bajo las cenizas.

Mucho se ha especulado sobre el proyecto de política de salud que presentó Obama al Congreso y que supuestamente es la causa de los desacuerdos. Cuidado con esa trampa , que nos pueda hacer creer que Obama es el bueno defensor del pueblo y los del congreso son los malos. Ese proyecto de Ley, que presentó el mandatario al parlamento, en modo alguno favorece a los de a píe condenados a morir de menguas en eses “paraíso” de la democracia y los derechos humanos, porque eso es solo para quien pueda pagar un buen seguro de vida y asistencia médica. El salvataje dirigido a los bancos no hizo otra cosa que hacer más ricos y poderosos a los mafiosos de la banca, mientras que los ahorristas y clientes de las entidades financieras quedaron comiéndose sus propios hígados.

La crisis que confronta Estados Unidos, con la impagable deuda, aunada a la pugna política por la proximidad electoral ha puesto a temblar las estructuras del gran edificio, que más temprano que tarde caerá por su propio peso, ante la imposibilidad de continuar engañando al pueblo con el cuento de la defensa de la seguridad de la patria, con la cual lo han venido arrastrando a guerras años tras año, donde dejan su vida, quienes en nada se benefician con los conflictos creados por el gran capital.

El otro dolor de cabeza del imperio es el nacimiento de nuevos bloques económicos en el mundo, cuyo parto viene acompañado del lanzamiento de propuestas para buscar nuevos sistemas monetarios que nos saquen de la órbita del dólar. Si el mundo multipolar alcanza ese desarrollo, evidentemente que el imperio de la estafa con los papeles verdes se viene al suelo y junto a ese fenómenos el despertar de los pueblos adormecidos con el opio del dólar y de manera especial el norteamericano.

En otras palabras, el huracán bolivariano creado y atizado por el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez, que continúa incendiando praderas en el mundo podría prender en las amplias del norte y provocar el despertar de la inmensa mayoría de ese pueblo que permanece narcotizado producto de la desinformación, la ignorancia y el analfabetismo que campea en diversos ámbitos de una sociedad que vive fuera de época, porque se quedó en el siglo XVII, desde el punto de vista ideológico.

La guerra tampoco parece ser la panacea contra la crisis, pues han surgido las voces disidentes contra las tropelías de Obama y sus socios y la programada invasión a Siria, fue echada por tierra, por lo que la posición de míster Obama, no es nada cómoda al quedarse solo lidiando con Rusia, China e Irán, las alcabalas para llegarle al país árabe, que al mismo tiempo representa un candado de seguridad para los tres aliados.

Ahora frente a esta realidad. John Kerry, aboga por la conferencia de paz para Siria y sorpresivamente habla de parar el dolor de ese pueblo. Parece olvidar que es su propio gobierno, el del Reino Unido y los lacayos árabes, quienes entrenan, arman y apoyan a los mercenarios que han sembrado en el corazón de Siria, para plagar al territorio sirio de actos terroristas. Por eso la pregunta ¿La fiera está herida y busca alternativas de sobrevivencia?
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1506 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: