Horrible chantaje contra la UNELLEZ

Desde el mismo día de diciembre del 2004, cuando al doctor Pedro Grima
Gallardo lo nombran rector de la UNELLEZ se desata toda una guerra sin
control contra su gestión. Un alto funcionario del viejo equipo se coloca
en la entrada del rectorado y le dice a Pedro Grima que sólo podrá
ingresar a su despacho si lo hace pasando por encima de su cadáver. Pedro
pudo acceder a su oficina y aún no sabe si aquel soberbio personaje murió
aquel día o siempre estuvo muerto. Todo un gran misterio.

Habiendo ingresado a su despacho, los que se convierten de inmediato en
enemigos acérrimos del nuevo rector comienza una guerra de calumnias, de
mentiras, de arbitrariedades, de insultos, de amenazas, de sabotajes,
bloqueos de acceso a la universidad, quemas de caucho, destrozos de
instalaciones y de quipos costosos, una pertinaz y brutal campaña de
rumores con comisiones que viajan a la capital para presentar con los más
negros colores el cúmulo de “robos y desastres del nuevo equipo rectoral”.
No hay un solo día en que no corra el rumor de que el rector ha huido, que
ha renunciado, que “está recogiendo sus maletas”, que “el ministro Moncada
lo acaba de echar”. En un principio, cuando se estaba decidido de que por
cualquier medio Pedro Grima tenía que ser expulsado y siquitrillado, se
hicieron pintas por toda la ciudad de Barinas y dentro la Universidad,
entre las cuales las más inocentes eran: “Grima ladrón”, “Grima cuatrero”.
Los diarios escuálidos de la región, con todo el gozo de su alma
comenzaron a hacerse eco de cuantas mentiras se propalaban sobre el nuevo
equipo rectoral y sobre sus funciones y propósitos. Ese estilo canalla de
utilizar a los medios golpistas, incluso en nombre de la propia
revolución, está siendo una de las armas preferidas de estos grupos que
actualmente confrontan la gestión de Pedro Grima. Lo que realmente existe
es una desaforada lucha por el poder, por el control de los espacios de
sectores dentro del propio llamado “chavismo”, con el fin de colocarse en
los cargos y disponer de ellos como bien les venga en gana.

En esta guerra atroz aparecen grupos que se autodenominan “chavistas” al
lado de los adecos y con sujetos de Bandera Roja, los cuales se reparten
la torta de las agresiones contra la UNELLEZ. Durante la primera semana de
octubre se bloquearon todas las entradas de acceso a esta Universidad
Ezequiel Zamora; los autodenominados “chavistas” se apostaron unos frente
a la redoma Punto Fresco, los otros de Bandera Roja se hicieron fuertes en
el sector frente al Hotel Cacique y los adecos tomaron la entrada que da
al Jardín Botánico. Es un acuerdo tácito que funciona de manera
equilibrada y formal. A partir de entonces estas tomas se han venido dando
de manera frecuente.

La UNELLEZ ha heredado un sin fin de irregularidades casi imposible de ser
resueltas en seis meses, en un año, mucho más cuando esta universidad está
frecuentemente estremecida y ultrajada por saboteadores, por agentes que
viajan a Caracas a ejercer presión para revolver las aguas, para confundir
y para que nada se investigue con seriedad. Se echa mano de cualquier
argucia y bajeza para desconceptuar y descalificar a la gente que trabaja
con Pedro Grima. Por allí se ha hecho correr un documento con una
fotografía de Sant Roz en la que se asegura que este señor fue candidato a
diputado por Proyecto Venezuela, y en nombre de ello se afilan todas las
uñas, todos los cañones y se ventilan todos los excrementos de la
verborrea “revolucionaria” para sostener que Grima es un perfecto
escuálido. El documento lo llevan y traen por diversos despachos, se lo
muestran al viceministro de Educación Superior, se lo sacuden en su cara
al rector, a los vicerrectores, al Secretario de la UNELLEZ, y pues, los
“tomistas” lo sostienen como una prueba irrefutable de lo mal y perverso
que funciona esta casa de estudios. Mientras unos sacuden estas miserias,
otros ríen, la calumnia hace mella en la razón y el juicio, el caos se
acrecienta en las almas débiles, el desparpajo se aferra a la brutalidad,
nadie cree en nadie, el mundo se asemeja a un teatro de iniquidades y el
curso indetenible de la mierda pareciera de momento amenazar con ahogarlo
y desfigurarlo todo.

Una auditoria solicitada por el Ministro de Educación Superior revela un
monstruoso desastre en la manera como se aprobaron una serie de concursos
en la UNELLEZ, de manera que nadie en el mundo podría sostener la validez
de esos concursos sin que ello de por sí represente un crimen contra el
conocimiento, contra la academia, contra la justicia y contra la moral
ciudadana. Pues, también se puede deducir que esta averiguación que en
modo alguno fue solicitada por el rector Grima ha levantado mucha roncha y
ha exacerbado aún más los ánimos. Se habla de profesores que son
perseguidos por la saña de Grima y de sus incontrolables ansias vengativas
y de vesánicos deseos de pretender perpetuarse en el poder. Esos grupos
que amenazan con echar abajo al equipo del rector Grima si éste toma
medidas para limpiar de tantas vagabunderías a la UNELLEZ están en total
desacuerdo con el Presidente Hugo Chávez cuando sostiene que la calidad no
puede estar reñida con los objetivos de la revolución bolivariana. ¿Dónde
se ha visto que una revolución pueda sostenerse sobre la impericia, sobre
la divagación, la mediocridad, la incultura, el caos, la envidia
miserable, la torpeza y un pertinaz engaño?

En medio de este piélago insalvable de ataques y calamidades tiene que
funcionar el equipo que trabaja con Grima. Si se actúa tratando de hacer
algo justo, saltan las manos peludas con jeques politiqueros que desde sus
covachas manejan cuadras de holgazanes y palurdos que exigen se tenga sumo
cuidado con las decisiones que se tomen, a la vez que también brotan las
amenazas de que se vea en el fondo y en el trasfondo de cuanto se pretenda
modificar o rectificar. Si se piensa demasiado en usar el bisturí y en
romper el tumor; entonces llegan clamores y exigencias de Caracas para que
el pulso sea preciso y de una vez por todas se hunda el bisturí. Es muy
grave empeñarse en una guerra sin que exista un fuerte respaldo político,
Grima lo tiene, y por eso en los días venideros se verán grandes cambios:
se va a actuar, porque esta también es una lucha contra los infiltrados
que buscan cargos, contra los mediocres que se han disfrazado de chavistas
para concursar, contra los eternos tira-piedras y quema-cauchos que como
parecen carecer de voluntad y de moral para dedicarse al estudio, entonces
se dan a la tarea de sabotear a los que sí pueden y desean hacerlo. Así,
que por otra parte, a los buenos, a los más preparados, a los que aman los
ideales de Bolívar, a los que desean que nuestro país sea soberano, fuerte
y pujante, se les llama para que se unan al equipo del doctor Grima y
defiendan a su universidad, defiendan las misiones, defiendan la
revolución. Adelante pues, camaradas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3228 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a17540.htmlCd0NV CAC = Y co = US