Del funcionario público al funcionario social (II)

Esta es la segunda vez que escribo sobre tema de manera de reflexión, tratando de hacer un llamado de atención sobre las tareas pendientes que todavía tiene el proceso revolucionario en el marco de las transformaciones sociales, políticas, económicas, culturales y espirituales llevadas a cabo por el comandante supremo Hugo Chávez y el gobierno bolivariano.

Hoy día cuando el camarada presidente obrero Nicolás Maduro realiza un gran y titánico esfuerzo en la lucha contra la corrupción, necesario es plantearse una nueva ética, que valla de la mano con el Plan de la Patria y sus cinco objetivos históricos, testamento político del comandante Chávez.

En ese sentido no podemos seguir en estos 14 años de revolución bolivariana, con funcionarios Públicos en las instituciones del estado, en opinión el Funcionario Público, esa categoría y practica obedece a la Cuarta República, la democracia representativa, si hacemos una caracterización de estos sujetos encontraremos, que son los mismos “Del cuanto hay pa Eso” Del yo no quiero que me den sino que me pongan donde haiga”, los matraqueros, los que todo lo retrasan para que las personas se vean en la obligación de pagar por los tramites, los conseguimos en todas las instituciones, quejándose , saboteando, corrupto, esperando los puentes, reclamando reivindicaciones con los sindicalistas locheros, promotores de paros, son reposeros, no tienen sensibilidad humana ni social, no les importa el otro, en fin juegan al caos en las instituciones que lamentablemente heredo la revolución Bolivariana.

Dicho esto debemos crear un nuevo hombre , una nueva mujer que asuma la tarea de la ética y practica revolucionaria, de allí saldrá el Funcionario Social, con sensibilidad revolucionaria, comprometidos con los valores y postulados que el comandante Chávez como legado nos dejo. El Funcionario Social tiene que ser incorruptible, por encima de todo su compromiso es con la patria, con el pueblo, con el poder popular, facilitador de los tramites en las instituciones del estado, donde les toque ejercer funciones, debe horizontalizar su práctica, no sentirse jefe de nada. Defensor de los derechos colectivos del pueblo vinculados a la construcción del socialismo bolivariano, a la ética socialista y Chavista, con mucha conciencia de su rol ante los nuevo desafíos que se nos presentan en la lucha por tener paz y lograr que nuestro pueblo tenga la mayor su de felicidad posible.

De modo que tenemos que ir creando y formando el Funcionario Social para dar al traste con todas esas malas prácticas dentro de las instituciones del estado heredadas de la cuarta república y de la democracia representativa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1521 veces.



Jorge Guerrero Veloz

Miembro de la Red de Organizaciones Afro-Venezolanas. Autor del libro La presencia africana en Venezuela

 jorgeguerreroveloz@hotmail.com      @guerrero_veloz

Visite el perfil de Jorge Guerrero Veloz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: