Contiene tablas comparativas

El Presupuesto 2006: Una Receta Infalible para la Inflación y el Endeudamiento

El artículo 311 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece claramente en su primer párrafo: "La gestión fiscal estará regida y será ejecutada con base en principios de eficiencia, solvencia, transparencia, responsabilidad y equilibrio fiscal. Esta se equilibrará en el marco plurianual del presupuesto, de manera que los ingresos ordinarios deben ser suficientes para cubrir los gastos ordinarios.". En nuestra opinión, este artículo está siendo violado flagrantemente por el Proyecto de Ley de Presupuesto 2006 recientemente introducido ante la Asamblea Nacional por el Ministro de Finanzas, Nelson Merentes.

Otro artículo de la CRBV que está siendo vulnerado en el mencionado proyecto es el 313, específicamente en su segundo párrafo que reza: "La Asamblea Nacional podrá alterar las partidas presupuestarias, pero no autorizará medidas que conduzcan a la disminución de los ingresos públicos ni gastos que excedan el monto de las estimaciones de ingresos del Proyecto de Ley de Presupuesto". Trataremos de explicar en qué basamos las afirmaciones precedentes. Veamos:

En el PLP2006, la partida Ingresos Totales de Venezuela, con un monto de 87,02 billones de bolívares, se desglosa en dos subpartidas, a saber: Ingresos Ordinarios (que se subdividen a su vez en Ingresos Petroleros e Ingresos No Petroleros), e Ingresos Extraordinarios. A esta última partida, los técnicos de MinFinanzas la llaman también eufemísticamente “Fuentes de Financiamiento”, pero en realidad no es más que una estratagema para incrementar la deuda del país. En efecto, dicha partida con un monto de Bs. 16,06 billones, es agregada arbitrariamente por MinFinanzas a la partida de Ingresos Ordinarios (cuyo monto es de Bs. 70,96 billones) con la finalidad de “equilibrar” la partida de Gastos Ordinarios Totales, que ascienden a 87,02 billones. Tal agregación está expresamente prohibida en el referido artículo 311 que ordena cubrir los gastos ordinarios sólo con los ingresos ordinarios. No es posible considerar como ingresos ordinarios del país las llamadas Fuentes de Financiamiento, es decir, no se puede considerar como ingreso ordinario ningún dinero que provenga del endeudamiento de la República, en cualquiera de sus formas (emisión de bonos de la deuda, contratación de préstamos con organismos multilaterales como el BID, etc.). En otras palabras, es inconstitucional y por lo tanto ilegal equilibrar el presupuesto recurriendo al endeudamiento del país. Esa práctica lamentable también se llevó a cabo con los presupuestos del 2004 y del 2005, por lo cual todos ellos y el PLP2006 adolecen de inconstitucionalidad.

VALORES DEL PRESUPUESTO

Proyecto Ley de Presupuesto 2006 presentado a la AN

Partidas

Monto, billones de Bs.

Ingresos Totales de Venezuela:

87,02

Ingresos Ordinarios:

70,96

Ingresos Petroleros:

33,26

Ingresos No Petroleros:

37,70

Ingresos Extraordinarios (Fuentes de Financiamiento):

16,06

Gastos Ordinarios Totales de Venezuela:

87,02

Gastos Corrientes:

61,69

Gastos de Capital:

25,33

Si eliminamos entonces por inconstitucional la partida Ingresos Extraordinarios del PLP2006, éste quedaría cómo se muestra a continuación. Obsérvese que ahora el PLP 2006 presenta un déficit de Bs. 16,06 billones, (a ser cubierto vía Ley de Endeudamiento), con lo cual también se estaría incumpliendo con lo prescrito en el artículo 311 de la CRBV. Sin embargo, como demostraremos a continuación, estamos en presencia de un déficit ficticio creado artificialmente por MinFinanzas, es decir no existe, sino que es producto de de la subestimación de los ingresos en clara violación del artículo 313 de la CRBV.

VALORES DEL PRESUPUESTO

(Petróleo a 26 dólares el barril y Tipo de

Cambio a Bs. 2150/dólar)

Proyecto Ley de Presupuesto 2006 (Primera Corrección)

Partidas

Monto, billones de Bs.

Ingresos Totales de Venezuela:

70,96

Ingresos Ordinarios:

70,96

Ingresos Petroleros:

33,26

Ingresos No Petroleros:

37,70

Gastos Ordinarios Totales de Venezuela:

87,02

Gastos Corrientes:

61,69

Gastos de Capital:

25,33

Superávit/Déficit (en billones de Bs.):

-16,06

Ley de Endeudamiento (en billones de Bs.):

16,06

Ley de Endeudamiento (en millardos de $):

7,47

En efecto, los Ingresos Petroleros fueron grotescamente subestimados al ser calculados en base a un irreal e improbable valor del barril de petróleo de 26 dólares. Es improbable que el precio promedio del barril de petróleo venezolano esté por debajo de los 38 dólares en el 2006, sencillamente porque en lo que va del año 2005, el precio promedio se ha mantenido por encima de los 40 dólares y todos los indicadores señalan que no bajará de ese nivel en el 2006. El artículo 313 prohíbe tal subestimación, cuya consecuencia más grave es la creación de un déficit ficticio en el PLP2006 montante a la cantidad de Bs. 16,06 billones, que es precisamente el monto en el cual MinFinanzas pretende endeudar el país en el 2006 vía Ley de endeudamiento para “equilibrar” el presupuesto. La misma práctica de subestimar los ingresos del país también se aplicó en los presupuestos del 2004 y del 2005 y sirvió de base para endeudar innecesariamente el país y para crear inflación artificialmente mediante el expediente de devaluar la moneda. De hecho, Defensores del bolívar sigue esperando una respuesta en cualquier sentido del Tribunal Supremo de Justicia con relación al recurso de amparo introducido el 12/08/2005 ante la Sala Constitucional por el Presidente de nuestra Asociación Civil, Jairo Larotta, en contra del Convenio Cambiario Nº 5, suscrito entre el BCV y MinFinanzas. Mediante ese convenio el bolívar fue devaluado en un 12% en Marzo de este año, utilizando como justificación la Ley de Presupuesto 2005, la cual, como ya hemos señalado adolece de inconstitucionalidad al estar incursa en violación de los artículos 311, 313, 318 y 320 de la CRBV. Creemos en la vigencia del estado de derecho en nuestro país. Por ello, esperamos que más temprano que tarde el máximo tribunal de la nación emita su veredicto con relación al recurso de amparo introducido y enderece los entuertos.

Retornando al Proyecto de Ley de Presupuesto 2006, podemos demostrar fácilmente que si los Ingresos Petroleros hubieran sido estimados en base a un valor más realista del barril de petróleo, el déficit ficticio que contiene no solamenal déficit ficticio no sólamenyte desaparecería, sino que por el contrario habría más bien un superávit presupuestario, lo cual haría absolutamente innecesario que el país contraiga nuevos endeudamientos en el 2006.

En el siguiente cuadro presentamos el recálculo de los ingresos petroleros suponiendo que de la producción petrolera de 3.400.000 barriles diarios, se dedican 3.027.407 barriles diarios a la exportación, a un precio de 33 dólares/barril y deduciendo de este precio la cantidad de 12 dólares por costos de producción e inversión por barril., lo cual se traduce en un ingreso neto

por barril de 21 dólares. Obsérvese que para un precio de venta de 33 dólares por barril se produce un superávit presupuestario de Bs. 0,57 billones (o 0,27 millardos de dólares, manteniendo la tasa de cambio en 2150 bolívares/dólar). Como consecuencia de ese superávit, vemos que la partida Ley de Endeudamiento se reduce a cero bolívares, lo cual indica que aún al precio de venta relativamente bajo de 33 dólares/barril, el país no tiene necesidad de endeudarse en absoluto. El argumento esgrimido por MinFinanzas para justificar la subestimación de los ingresos petroleros de que “se ha estimado un valor moderado del precio de realización de la cesta petrolera ($26/barril) en función de canalizar parte de los Excedentes al ahorro” luce frágil, si se toma en cuenta que como consecuencia de esa subestimación, el país se ve en la necesidad ficticia de endeudarse en 16 billones de dólares. Dudamos mucho que esos ahorros puedan producir un mayor rendimiento que el incremento en el servicio de la deuda al que se someterá innecesariamente al país.

VALORES DEL PRESUPUESTO

(Petróleo a 33 dólares el barril y Tipo de

Cambio a Bs. 2150/dólar)

Proyecto Ley de Presupuesto 2006 (Segunda Corrección)

Partidas

Monto, billones de Bs.

Ingresos Totales de Venezuela:

87,59

Ingresos Ordinarios:

87,59

Ingresos Petroleros:

49,89

Ingresos No Petroleros:

37,70

Gastos Ordinarios Totales de Venezuela:

87,02

Gastos Corrientes:

61,69

Gastos de Capital:

25,33

Superávit (en billones de Bs.):

0,57

Superávit (en millardos de $):

0,27

Ley de Endeudamiento (en billones de Bs.):

0,00

Por otra parte, si repetimos el cálculo anterior pero a un precio aún más realista del barril de petróleo (38 dólares), se obtienen los resultados que se muestran en el siguiente cuadro:

VALORES DEL PRESUPUESTO

(Petróleo a 38 dólares el barril y Tipo de

Cambio a Bs. 2150/dólar)

Proyecto Ley de Presupuesto 2006 (Tercera Corrección)

Partidas

Monto, billones de Bs.

Ingresos Totales de Venezuela:

99,47

Ingresos Ordinarios:

99,47

Ingresos Petroleros:

61,77

Ingresos No Petroleros:

37,70

Gastos Ordinarios Totales de Venezuela:

87,02

Gastos Corrientes:

61,69

Gastos de Capital:

25,33

Superávit (en billones de Bs.):

12,45

Superávit (en millardos de $):

5,79

Ley de Endeudamiento (en billones de Bs.):

0,00

Obsérvese que en este caso, el superávit presupuestario aumenta a Bs. 12,45 billones (o 5,79 millardos de dólares, manteniendo la tasa de cambio en 2150 bolívares/dólar). Éste es un escenario bastante probable para el 2006, ante el cual a nuestros abnegados técnicos de MinFinanzas no les quedaría más remedio que recomendar la revaluación del bolívar. Pero al parecer esto no le conviene a ciertos intereses (Léase: tenedores de dólares), razón que quizás explique el por qué MinFinanzas decidió repetir la misma estratagema que tan buenos resultados le dio en los presupuestos del 2004 y del 2005 y que condujeron a devaluaciones del 20% y 12% respectivamente y a endeudamientos del país por el orden de los 18 billones de bolívares (9,59 millardos de dólares) y 14 billones de bolívares (6,87 millardos de dólares), en el 2004 y el 2005, respectivamente. De hecho, si se revaluara el bolívar en un 30%, como ha sido propuesto por los Defensores del bolívar para compensar las injustificadas devaluaciones del 2004 y del 2005, y repetimos el cálculo para un precio del barril de petróleo de 38 dólares obtendríamos el cuadro de valores que mostramos a continuación.

En este caso se conseguiría un superávit de 20,03 billones de bolívares (o 13,31 millardos de dólares, al cambio de Bs. 1505/dólar). Ante estas ventajas tan obvias de la revaluación y de la estimación de valores más reales para los ingresos del país, surgen preguntas como las siguientes: ¿Por qué si el gobierno tiene en sus manos la posibilidad de hacer tanto bien al pueblo venezolano mediante la elaboración de un presupuesto transparente y la revaluación de la moneda, se abstiene de hacerlo? ¿Por qué nuestros diputados tienen que aprobar un presupuesto deshonesto e inconstitucional que atenta contra los intereses de la nación?¿Por qué tanta desidia e indolencia?¿Es la política devaluacionista y endeudadora del país una política revolucionaria? ¿Es ética y humanista semejante política?

VALORES DEL PRESUPUESTO

(Petróleo a 38 dólares el barril y Tipo de

Cambio a Bs. 1505/dólar)

Proyecto Ley de Presupuesto 2006 (Cuarta Corrección

Partidas

Monto, billones de Bs.

Ingresos Totales de Venezuela:

80,94

Ingresos Ordinarios:

80,94

Ingresos Petroleros:

43,24

Ingresos No Petroleros:

37,70

Gastos Ordinarios Totales de Venezuela:

60,91

Gastos Corrientes:

43,18

Gastos de Capital:

17,73

Superávit (en billones de Bs.):

20,03

Superávit (en millardos de $):

13,31

Ley de Endeudamiento (en billones de Bs.):

0,00

Obviamente que estas prácticas recurrentes de endeudar el país y devaluar el bolívar coinciden con la política neoliberal del Imperio expresada a través del FMI y el BM, lo cual deja muy mal parado al Presidente Chávez quien así lamentablemente pierde credibilidad entre los sectores pensantes del país que no pueden comprender cómo se compaginan dichas prácticas con la campaña antiimperialista del Presidente, con la cual coincidimos, dicho sea de paso.

Son estas incongruencias las que nos desconciertan y nos llenan de aprensión por el futuro de este proceso, al igual que la decisión de entregar el 49% de las reservas de petróleo y las de gas a las empresas transnacionales, a la par de paralizar la producción de Orimulsión tan necesaria para la generación alterna de energía eléctrica para el país, o la práctica malsana de devastar el ambiente de la Sierra de Perijá con la explotación del carbón en perjuicio de las etnias que la habitan. Lo más grave de todo es que ningún alto jerarca se digna en dar explicaciones al Soberano del por qué de tales incomprensibles políticas. Pareciera que estos ensoberbecidos funcionarios se sintieran muy por encima del nivel del noble pueblo que los colocó allí, directa o indirectamente. Es una suerte de desprecio a los ciudadanos, a los que como contrapartida se les exige obediencia ciega y que se limiten sólo a elegir los candidatos impuestos a dedo por el cogollo quintarepublicano. Es triste esta situación, pero lo que más nos preocupa es cómo lograr que el Presidente Chávez se decida a dar el necesario e inaplazable golpe de timón para cambiar el rumbo errado de este proceso antes de que sea demasiado tarde. Si MinFinanzas se sale con la suya, que es lo más probable, porque estamos inmersos en una sociedad de cómplices, la escena estará servida para otra devaluación del bolívar, la cual obviamente no ocurrirá antes de las elecciones presidenciales del 2006, sino inmediatamente después de que el Presidente Chávez sea reelecto. Es más, nos atrevemos a anticipar el monto de esa futura devaluación: Será del 10%, que coincide precisamente con la tasa de inflación ”pronosticada” por MinFinanzas para el 2006.

Ahora bien, está sobradamente demostrado por la experiencia de Venezuela y la de los otros países latinoamericanos que la devaluación de la moneda es la causante primaria de la inflación, en tanto que la revaluación produce el efecto contrario, es decir, reduce la inflación. Nos preguntamos entonces: ¿Por qué el gobierno se empeña en la política devaluacionista, la cual sólo beneficia a un sector ínfimo de la población que no llega ni al 1% y que ha sacado de este país unos 150 mil millones de dólares?¿Por qué si países típicamente exportadores como Brasil, Chile, Colombia y México gozan de tasas de inflación de sólo un dígito gracias a la revaluación de sus monedas nacionales, nosotros insistimos en mantener subvalorado nuestro bolívar, causando así grandes perjuicios a la inmensa mayoría de los venezolanos?¿Por qué tenemos que sufrir de una tasa de inflación de un 10% el próximo año, cuando bien podría ser un 1 o 2%, si se revaluara la moneda? ¿Cuál es la racionalidad, si es que la hay, de tal política?¿O es que los venezolanos no nos merecemos una explicación?

Eudes Vera

Vicepresidente Defensores del bolívar

eudesvera@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6929 veces.



Eudes Vera

Ingeniero Electricista, UDO, 1969. Jubilado UDO como Profesor Titular en 1994. Maestrías y Ph.D.en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Pennsylvania (EEUU), Aston y Hatfield, Reino Unido.

 eudesvera3@gmail.com      @eudesve

Visite el perfil de Eudes Vera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas