(Contribución al debate)

Anti-Dieterich

Una de las obras clásicas del marxismo titulada: Anti-Dühring, escrita por F. Engels, crítica formidable al utopismo socialista de la época representado en E. Dühring, inspiro el titulo de este nuevo artículo, que por lo demás, una misteriosa rima y procedencia comparten.

Espero no ser señalado por el compañero H. Dieterich de estalinista y difamador como lo ha hecho con otros buenos camaradas. Solo pretendo un sano debate teórico y marcar diferencia con posiciones que, adelanto en calificarlas como: Dogmáticas, utópicas y reaccionarias. Veamos cuales.

En días recientes, un artículo aparecido en aporrea.org, del compañero Dieterich, hace referencia al problema de la propiedad y señala lo siguiente:

"En el socialismo del siglo XXI, la propiedad es secundaria porque la
regulación de la producción, de la distribución, del consumo y de la
participación en la riqueza social gira en torno a los aportes laborales
que cada ciudadano hace ya que se gratifica a la persona por la cantidad
de horas que proporciona a la riqueza del país y no porque sea dueño de
un banco o de una fábrica". “De este modo desaparece la propiedad como problema”.

Al parecer, para el compañero Dieterich, el problema del socialismo se reduce a los simples cálculos matemáticos, horas de trabajo, (toma y dame), la Internet.
“Toda cuestión debe decidirse a base de simples configuraciones básicas y axiomáticamente, como si se tratara de sencillos... principios de la matemática”. (E. Dühring)
Nuestro renombrado filósofo pretende remontarse en las crestas de las olas quedando bien con Dios y el Diablo, el pueblo y la burguesía, erigirse como árbitro. Conciliando teóricamente con la reacción Dieterich pretende hacernos creer que la propiedad privada de los medios de producción son viejos harapos que han pasado de moda, disfrazando así la esencia de la dominación. Que la posición de los obreros frente a la cosa material (la industria y la tierra), no influyen ya en la conciencia de los mismos. Al parecer el nuestro compañero Dieterich alienta a la clase históricamente expropiada a la conciliación, haciéndoles creer en la buena voluntad la burguesía Nacional para garantizar los intereses del pueblo.

Marx refutando estas viejas ideas escribe al respecto: “La clase que dispone de los medios de producción materiales dispone al mismo tiempo de los medios de producción ideológicos, de tal modo que las ideas de aquellos que carecen de los medios de producción están sometidas a las clases dominantes. Las ideas dominantes no son sino la expresión ideal de las relaciones materiales, son esas mismas relaciones materiales bajo la forma de ideas, o sea la expresión de las relaciones que hacen de una clases la clase dominante; en otras palabras, son las ideas de su dominación”.

Pero, si Dieterich plantease el problema bajo un enfoque científico-revolucionario: entonces diría que el derecho a la propiedad privada de los medios de producción por parte de la burguesía, aun cuando contradicen con la esencia del humanismo, serán permitida en la etapa transitoria de la revolución hacia una sociedad de iguales y sin clases, siempre y cuando cumplan con los términos y las leyes constitucionales. O como bien lo plantea el Presidente Chávez: Es posible construir la igualdad bajo la libertad, porque existe una condición objetiva, una realidad significativa representada en la fortaleza económica del Estado Venezolano, y por tanto, el Estado muy bien puede desarrollar en paralelo y con ímpetu, formas socialitas; empresas de producción social bajo propiedad social, de ser así, entonces, otro gallo cantaría y mi pluma no gastaría su tinta.

Pero Dieterich se expresa claro. El considera necesario desarrollar el capitalismo en Venezuela, crear una poderosa burguesía nacional que implantaría las condiciones objetivas para el transito asía un socialismo donde la propiedad pude descansar bajo el derecho privado burgués, debido a que las nuevas relaciones sociales (patrón-obrero) crearían las condiciones subjetivas del socialismo del siglo XXI. He aquí las paranoias dogmáticas y utópicas. El defensor de las Maquilas Mexicanas considera fundamental la inversión del Estado en este sentido; Utilizar los recursos del pueblo para fines privados.

Habrá que preguntarle a nuestro citado filosofo ¿A que tipo de socialismo se refiere, al socialismo utópico, al socialismo reaccionario?

El Sr. Dühring hoy se encuentra bien representado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2950 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas