La economía presidente Maduro, ese es el dolor de cabeza de toda Venezuela…

Desconozco si las empresas de análisis de opinión habrán hechos estudios sobre las principales inquietudes de las y los venezolanos por estos tiempos que corren, atrás quedó aquella matriz muy bien posicionada por los medios de la burguesía y el oposicionismo apátrida, de la inseguridad personal.  Tenía un plomo en el ala, aquella matriz  y la realidad es que, en los territorios de nuestra Patria, donde mayor incidencia había en los índices de criminalidad, robos y hurtos, eran precisamente aquellos en donde la oposición gobernaba: Zulia, Carabobo, Nueva Esparta, Lara, Miranda  y  Táchira, revisen en cuáles gobernaciones todavía gobierna la oposición, y podrán  apreciar que mal negocio fue ese el de la inseguridad,  tan solo en Lara y Miranda se mantienen gobernando, mal bateo ese de 6-2. Quizás, eso nos explique por qué el tema de la inseguridad ha pasado a un segundo plano en la mediática burguesa y en el discurso opositor. Igual pasó con el tema de la corrupción, tanto que chillaron con el  mismo, en tiempos de nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez, llegó Maduro y colocó el tema en el tapete de la opinión pública y sin retórica, hablando con presos, investigados e imputados, conllevando a la oposición a un terreno en que menospreciaron la batalla que tenían en sus narices, pronto la mediática burguesa fue como “echándole tierrita y no juego más” al tema. Pero, se equivocan si pensaron que el Presidente Maduro estaba haciendo solo calentamiento, el tema es a profundidad y esperamos las y los venezolanos que, pronto introduzca su propuesta Habilitante o decrete Estado de Excepción en esa materia, para aplicar chola y establecer puntos de no retorno en la erradicación de ese delito de Lesa Patria, que es la corrupción.

  En su lucha permanente contra la Revolución Bolivariana, esa oposición ahora retoma una materia en la que nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez pudo derrotarlos, más bien pulverizarlos, en su tiempo: la guerra económica. Estiman que, el Presidente Maduro es, aún inmaduro en esa materia, y por allí le atacan en estos tiempos que transcurren. Estima esa oposición criminal, que sometiendo al pueblo con hambre éste se volcará sobre el gobierno, su gobierno. Sueñan con la criminal idea que, el descontento que van creando sus operadores políticos, la burguesía comercial, distorsionando el mercado de alimentos, provocando desabastecimiento e inflando los precios de un día para otro, procurará toda la llama que requiere nuestro pueblo para lanzarse a las calles en lo que ellos llaman un nuevo caracazo.  Es impresionante la mentalidad enfermiza de esa gentuza, su afán de provocar situaciones que conlleven a la muerte de inocentes compatriotas. A lo cual, debemos unir el hecho de su desesperación en que el imperio intervenga nuestro país como lo expresara el gobernador viajero de Miranda, Henrique Capriles Radonski: "¿Qué es lo que hace falta para que la OEA preste atención? ¿Que haya muertos? Es un tema que tenemos que revisar y discutir", dijo Capriles durante su programa semanal "Venezuela Somos Todos", que hoy emitió desde Miami, donde realizó una visita a la comunidad venezolana radicada en esa ciudad estadounidense”. (Univision.Com, 18-09-2013). “Muertos” es la palabra más empleada por esa banda criminal.

  Las respuestas gubernamentales a la guerra en curso no pueden ser más desalentadoras. En junio, el Presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el Prof.  Elías Eljuri afirmaba: “la escasez disminuyó 1,5 puntos al descender de 21,5% en abril a 20% en mayo, tendencia que se mantendrá en lo sucesivo, por lo que “en los próximos dos meses será un problema resuelto”. (…) “La inflación de mayo, que se ubicó en 6,1%, comenzará a bajar en este mes de junio, y en julio el descenso será más abrupto porque se va a tender a regularizar. Esta inflación de abril y mayo están fuera de lugar y eso no va a continuar, lo digo con toda seguridad. Por tanto, el 20% de inflación del primer semestre del año debe bajar en el segundo”. (AVN, 21-06-2013). Remataba con una nota que bien merece resaltarse: “Además, la mayoría de los venezolanos están comiendo carne y pollo, y los estratos más bajos cuentan con Mercal donde los productos tienen un descuento de 80%”. Si bien, no podemos criticar al funcionario público el hecho que, no sepa la realidad que sufre nuestro pueblo para obtener el pollo o la carne en Mercal, a veces tener que madrugar o hacer colas infernales para acceder a uno o dos pollos por persona, la realidad de Mercal es que está en etapa crítica, en vías de extinción a menos que, el Presidente Maduro tome conciencia de esa triste realidad y revierta esa política criminal de acabar con Mercal.

  Han pasado los dos meses pronosticados  por el Prof. Eljuri y, la realidad es que la escasez no solo que no disminuyó, sino se acentuó y la inflación tampoco baja, sino crece inclementemente  a un ritmo que no temo en llamar de hiperinflación. Tiene razón la amiga Adriana, quien muy brava nos comenta que los clavos de canela para su arroz con leche que, al inicio del año podía comprarlos  a solo 8 Bs/Kg, pues, en este mes que se le ocurrió cocinar ese rico dulce venezolano, cuando acudió al mercado capitalista, su precio se había elevado a  90 Bs/Kg, hecho que la obligó a desistir de comerse ese sabroso dulce venezolano. Ese solo tirón de 1125%, dice mucho de cómo se mueven los precios en la economía venezolana, la real, esa que no se expresa en las estadísticas del INE.

  Si bien, en junio, se vanagloriaba que los ingresos de la familia venezolana le alcanzaban para cubrir la Canasta Alimentaria, este mes el Prof. Eljuri reconoce que: “Si tú tomas nada más el ingreso el salario mínimo, eso indudablemente le alcanza apenas para la canasta alimentaria” (ElMundo.Com, 17-09-2013). Ese “apenas” cómo le costó decirlo, pero es una verdad tan cierta como que el sol sale todas las mañanas. Nos comentaba el amigo Carlos, que caminando por el centro de Caracas con su familia, se animó a comprar unos pantalones  jeans de marca, cada uno al precio de Bs 500; estando en la tienda, el vendedor le sugería todo animoso él, que era una buena compra, ya que la semana próxima subirían de precio. El amigo Carlos, pidió tres pero, al llegar a la caja lo atendió quién  presumió era el hijo del dueño de la tienda, éste también le dio más ánimo, repitiéndole el discurso del vendedor, que sí, efectivamente, la semana próxima estaría mucho, que bastante, elevados los precios de esos pantalones, pues bien,  ni tonto ni perezoso, el amigo en cuestión pidió tres adicionales, y allí gastó 3 mil Bs en pantalones. Esa pareciera ser, una muy eficiente forma de hacer “marketing”, para garantizarse una buena venta de sus productos, empleado por la burguesía comercial, ya no acudiendo a una medida extrema como el  desabastecimiento, sino creando en los potenciales compradores la mala expectativa sobre el día que vendrá, con lo cual, la percepción a futuro se convierte en negativa.

  Esta política, sin duda alguna, está bien planificada, recogiendo experiencias previas en que la burguesía ha impulsado esta política para derrocar gobiernos que no le son afectos. Bueno traer a colación, aquella recomendación que hiciera el Presidente Richard Nixon al Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, el 06-09-1970: “Nuestra principal preocupación en Chile es la posibilidad de que [Allende] se consolide, y que su imagen ante el mundo sea su éxito…Haremos chillar a la economía chilena”. Sí, la economía chilena chilló y bien fuerte que lo hizo. Póngale donde dice Nixon, Obama y donde dice Allende, Maduro; y apreciará con mayor claridad la realidad política que hoy  se  vive en la República Bolivariana de Venezuela.

  En la Chile de Allende, la política de la CIA se orientó, según mostraron años después comunicaciones  secretas  de esa agencia del imperio, en crear un “clima propicio para el golpe (militar)”, acompañado de bloqueo económico internacional protagonizado por el gobierno de Nixon: “…Haremos cuanto esté en nuestras manos para condenar al país y a sus habitantes a las privaciones y la pobreza más absolutas”, el sabotaje, el boicot productivo, la especulación y acumulación de alimentos con el objetivo declarado de crear una “gran demanda de mercancías alimenticias”, generó una situación de descontento tal, que fueron imposibilitando la gestión de gobierno del Presidente Allende y propiciando las condiciones más favorables para el golpe de Estado fascista de Pinochet, el que –efectivamente- ocurrió para desgracia del pueblo chileno. “Según cifras entregadas por el gobierno militar y registradas por la Vicaría de la Solidaridad, entre 1973 y 1975 hubo 42.486 detenciones políticas a lo que se suma, según datos de la Vicaría, 12.134 detenciones individuales y 26.431 detenciones masivas en el período 1976-1988, así como 4.134 situaciones de amedrentamiento entre 1977 y 1988 con 1.008 detenidos desaparecidos y 2.100 muertos por causas políticas”. (Persona, Estado, Poder, Vol. II, Chile, 1990-1995. CODEPU). Cifras que se quedan cortas, ya que estudios posteriores dan cuentas de más casos: “La comisión pública que recibió e investigó nuevas denuncias de violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado en la dictadura del general Augusto Pinochet entregó un informe de 60 páginas al presidente Sebastián Piñera que incorporó otras 9.800 víctimas y  30 casos de personas desaparecidas o ejecutadas, las cuales se agregan a las que ya habían sido calificadas con anterioridad. La  Moneda  dio escasa visibilidad al tema, mientras que las organizaciones de las víctimas criticaron el alto número de denuncias que fueron rechazadas por la comisión, más de 22.000. “Esperamos que este informe de la comisión contribuya a la paz y la reconciliación”, sostuvo el ministro de justicia, Teodoro Ribera. Desde el reinicio de la democracia en 1990, el Estado chileno ha tenido cuatro comisiones diferentes para reconocer a las víctimas y otorgarles una reparación. En total, sumando los casos de detenidos desaparecidos, ejecutados, torturados y presos políticos reconocidos por estas comisiones –sin considerar los exiliados ni las familias de todos los afectados-,  el número de víctimas de la dictadura de Pinochet supera las 40.000 personas, de ellas 3.065 están muertas o desaparecidas entre septiembre de 1973 y marzo de 1990”. (http://elpais.com/diario/2011/08/20/internacional/1313791208_850215.html).

  Quizás, la visita que realizara el dirigente oposicionista Capriles Radonski a Chile, sus reuniones con políticos pinochetistas como Patricio Aylwim quien repitió innumerable veces que prefería una dictadura militar al gobierno de Allende; Jovino Novoa, subsecretario general del gobierno de la dictadura de Pinochet; Patricio Melero Abaroa, dirigente de organizaciones juveniles que respaldaron en su tiempo al dictador Pinochet, hablan mucho de las intenciones del viaje de Capriles a Chile, ¿Intercambio de experiencias?, ¿Aprender de los chilenos que, sí saben mucho de golpes fascistas? ¿Aprender las técnicas para hacer chillar una economía?

  A diferencia de los tiempos de nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez, en esta nueva batalla por la independencia nacional, nos hemos encontrado con un frente revolucionario resquebrajado, con factores que juegan desde dentro a favor de la contrarrevolución. Así, hemos sido testigos de la mala actuación del ministro de alimentación, el camarada Félix Osorio, primero afectando negativamente industrias importantísimas para contrarrestar el desabastecimiento como lo fue el caso de Industrias Diana y Lácteos Los Andes, impulsando una política en esas empresas que, sin duda, calificamos de destrucción de las mismas. Por fortuna, contamos con una clase trabajadora consustanciada con el legado de nuestro Comandante Infinito, Hugo Chávez, que se le plantó como todo un batallón de verdaderos y verdaderas revolucionarias desconociéndole al sepulturero  que había mandado para quebrar esas empresas y retornarlas al dominio privado. En la misma onda, está  Mercal quien sufre desabastecimiento y algunos locales han pasado al sector privado. Ahora se crea el “Mercal Casa por Casa”, un plan que hemos denominado como “mata mercal”, pues, mientras crean la ilusión  que están atendiendo al 1.216.498 hogares pobres [según cifras aportadas por el Presidente del INE, Prof. Elías Eljuri: “Desde el año 2001 a 2011, el número de pobres bajó de 2.063.664 (21,6%) a 1.216.498 (17,6%). Mientras que el número de hogares con pobreza extrema pasó de 742.205 (11,3%) a  482.000 hogares (6,9%)”. (elmundo.com, 22-01-2013)], por otro lado, abandonan los locales y toda la red que fue creando con mucho esfuerzo nuestro Presidente Chávez.  Alertamos al Presidente Maduro, para que no se deje meter ese strike y  destine  los recursos necesarios  para fortalecer y ampliar  la red de locales de Mercal, Pdval y Bicentenarios, más aún, esta última, en que conversando con trabajadores de esa red de alimentos, nos comentaban que se rumorea  mucho la vuelta de los franceses a la posesión total de las acciones de la red que, con tanto esfuerzo construyó nuestro Presidente Chávez.  Sería la locura  total, Presidente Maduro, dejar en manos de privados la distribución de alimentos, eso sería como colocar un certificado de defunción a nuestra Revolución por anticipado.

  Dos herramientas claves nos legó nuestro Presidente Chávez para derrotar eficientemente la guerra económica: una fue, el Control de Precios y el conjunto de organismos que fue creando para su garantía: la Misión Alimentación, Indepabis, Sundecop, Comerso. La otra, el Control Cambiario y sus organismo encargados de garantizarlos: Cadivi y luego el Sitme  (Sistema de Transacciones de Título en Moneda Extranjera), a partir de 2010. La salida al ruedo del Sitme fue un hecho que llenó de algarabía a la burguesía financiera quien, por aquellos días, declararía a través de un comunicado oficial: “Las Juntas Directivas del CBN (Consejo Bancario Nacional) y de la ABV (Asociación Bancaria de Venezuela)  garantizan a los venezolanos que el sector bancario se incorpora a este nuevo esquema cambiario con la disposición de coadyuvar en el éxito del mecanismo, de hacer transparentes y confiables las operaciones con estos títulos, de evitar cualquier componente especulativo que terceros pudieran asociar con estas transacciones y bajo estricto apego al mandato de salvaguardar los intereses de los clientes, de los ahorristas, del público usuario de nuestros servicios y los venezolanos en general”. Algarabía  que, no manifestaron cuando Merentes y Giordani anunciaron su defunción en febrero de este año. “Vamos a eliminar el Sitme por varias características. La parte estructural no tiene mucho sentido en el tiempo largo mantener un sistema que busca el endeudamiento del país, eso está bien por un período y ya cumplió las expectativas. En los últimos tiempos estaba imperfecto, el sistema no estaba cumpliendo con algunos de los aspectos, no en todos, en algunos no los estaba cumpliendo”, dijo Merentes en una rueda de prensa televisada”. (Noticias24.Com, 08-02-2013).

  Más temprano que tarde, la calma  empleada por el presidente del BCV, Nelson Merentes, para explicarnos las causas de la eliminación del Sitme, se vería alterada por la temporada de huracanes que desatarían sus escuetas palabras. Días después, el propio ministro de planificación y finanzas, Jorge Giordani, en un gesto de honestidad con el pueblo venezolano ahondaría en las causas de tal decisión: “Durante la presentación del libro de su autoría, “Memorias de lo Cotidiano”, en la Feria del Libro de Venezuela 2013 (Filven), Giordani afirmó que esos economistas neoliberales defienden la economía rentística en la que nadie produce. (…) “¿Por qué creen ustedes que se eliminó el Sitme (Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera)? Porque era la cobija de los banqueros venezolanos, ahí más de 25 mil millones de dólares se fueron y ahora están pensando en un sistema alternativo al Sitme a ver si les siguen llegando los reales”, señaló. Giordani explicó, por otra parte, que en 2012 las importaciones en Venezuela alcanzaron casi 59 mil millones de dólares, mientras el sector privado nacional reportó una producción en exportaciones de apenas 3 mil millones de dólares ese mismo año. A su juicio, esa cantidad no se equipara “Ni siquiera a lo que le damos a los estudiantes o a las tarjetas de crédito”, no obstante, alegó que algunos empresarios “exigen 30 o 40 mil millones de dólares”. Al respecto se preguntó, “¿Qué clase burguesa es esta? Es una clase burguesa parásita, y por eso estamos luchando nosotros porque la renta no se la lleven al exterior, sino que se distribuya en el pueblo venezolano”. Comentó que esa idea debe ser reconocida por aquellos economistas que pretenden seguir defendiendo a los especuladores. “Los dólares no son para entregárselos a la burguesía nacional, esos dólares son para que Venezuela produzca alimentos y podamos combatir la inflación, (…) La inflación que solamente se combate con la producción nacional”, concluyó”. (VTV, 18-03-2013). Enfatizando, magistralmente, palabras más adelante: “Agregó que sin el control de cambio las reservas internacionales no durarían 1 día. “En 2009 se  creó una Ley para que en el mercado de valores no se llevaran los dólares”, indicó Giordani. Comentó que los venezolanos piensan en dólares “pero acaso la economía venezolana se mide en dólares”. Fue enfático el ministro al declarar que “nos importa lo que importamos. Y nos tiene que importar, porque esos dólares no son para la burguesía. Son para que Venezuela produzca alimentos y podamos combatir la inflación”. (Últimas Noticias, 17-03-2013). Mucha sintonía con nuestro Presidente Chávez, tenía entonces el ministro Giordani.

  Sobre este tema, nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez, vislumbró soluciones y políticas que quedaron en el tintero y que bien merecen ser retomadas camarada Maduro, no le hablamos como Presidente, como el primer funcionario público que es, sino como el militante revolucionario, el chavista que se asume. En encuentro con los candidatos y candidatas por el Psuv a la Asamblea Nacional, pudo nuestro Presidente Chávez expresar con gran lucidez las soluciones que bien merecen ser retomadas para el momento presente:  “Desde hace años, uno ha venido enfrentando resistencias internas, muchas veces no se las expresan a uno directamente, así como cuentan algunos historiadores una consigna que había en tiempos de Gómez, llegaban las órdenes de Gómez por allá lejos, entonces decía Pérez Soto en Apure, bueno señores, llegó esta orden, “se acata pero no se cumple”. Eso anda por ahí todavía, a veces uno firma un decreto, leyes incluso, instrucciones verbales o escritas y resulta que por allá alguien dice: “se acata pero no se cumple”, o un colectivo, a veces incluso sin decirlo, sencillamente la actitud, resistencia al cambio. Ahora, me estoy refiriendo al tema de la creación de una corporación de importación y exportación pero Estatal, bueno, para quitarle a la burguesía la hegemonía importadora, nosotros parecemos pendejos, dándole los dólares a la burguesía, a la pequeña burguesía. Y ellos importan, subfacturan, sobrefacturan, compran en el exterior cualquier cosa que valga un dólar y vienen acá y lo venden por cinco dólares y el equivalente en bolívares y además piden más de lo que realmente cuesta, eso es un factor común que hay que estar es luchando, es que es una cultura, eso está sembrado profundamente en los sectores de la burguesía nacional, que no es nacional, es más bien transnacionalizada, aquí nunca hubo burguesía nacional, por el modelo capitalista que aquí se creó, un modelo capitalista transnacional, éramos una colonia yanqui pues. Entonces hoy firmé el decreto de creación de una corporación de importación y exportación para ir desplazando la hegemonía de la burguesía en el manejo de los recursos que son del pueblo, y además es una forma de luchar, ustedes lo van a ver, por eso yo pido que estudiemos porque esto requiere una acción coordinada del nuevo Estado que está naciendo, del Estado social de derecho y de justicia. Ustedes ven la inflación, nosotros tenemos una guerra contra la inflación, tenemos que planificar, y no podemos nosotros planificar medidas pensando que estamos o vamos a ejecutar medidas en condiciones normales -como dicen los científicos-, no, hay que tomar en cuenta que allí hay un adversario jugando, que tiene mucha fuerza: es la burguesía y su poder económico, y su poder mediático, y su experiencia de haber gobernado y haber manejado la economía venezolana y los sistemas de mercadeo, etc., y de cálculo durante un siglo, eso no es cualquier cosa, entonces, la inflación aquí en Venezuela tiene un alto contenido, un altísimo contenido de la especulación capitalista, es el modelo especulativo, un capitalismo voraz, salvajísimo. Y hoy en día, además, en este momento, además de ese factor que entra en juego con mucha fuerza hay otro, agréguenle otro, el factor político, como estamos en tiempos electorales la burguesía va a jugar duro”. (Discurso del Presidente Hugo Chávez: Encuentro con los candidatos del PSUV a diputados a la Asamblea Nacional, Teatro Municipal, Caracas 07 de mayo de 2010). ¿Qué pasó con esa Corporación camarada Maduro, quedaría en eso que acusaba entonces nuestro camarada Hugo, “se acata pero no se cumple”?

  Y ese discurso recomendamos su lectura al ministro Merentes, quien parece perdió el rumbo revolucionario, sino cómo interpretar sus deseos de: agilizar la entrega de divisas, excusa ésta con la cual Fedecámaras justifica su plan desestabilizador, como lo refiere un medio de la burguesía:  “El presidente de Fedecámaras detalló que las dificultades para acceder a los dólares pasan por la no entrega de los permisos para importar, así como el impago de deuda con proveedores debido a que no se liquidan las divisas. El ministro de Finanzas, Nelson Merentes, si bien reconoció los problemas cambiarios en el país, aseguró que las divisas están fluyendo “de mejor manera”. (eltiempo.com.ve, 18-09-2013). Inexplicable desde todo punto de vista, la conducta del ministro Merentes de pretender desmontar el Control de Cambios, flexibilizándolo. Es allí, donde las palabras de nuestro Comandante Infinito debieran resonarle en sus oídos: “Vamos a ver, fíjate la columna de Toby Valderrama, ahora se identifica como Toby Valderrama, la columna es Un Grano de Maíz, él era Antonio Aponte, ahora es Toby Valderrama que es su nombre propio, lo conocemos desde hace muchos años  al Toby, vean ustedes, aquí está el título, y esto es absolutamente cierto, miren: “FEDECÁMARAS ESTÁ CONSPIRANDO”, y la conspiración es política, es económica y también andan buscando militares, pensando, buscando la manera de retomar el camino de la desestabilización, y en este momento ellos están concentrando esfuerzos en las elecciones del 26 de septiembre, y ya ustedes ven todo el alboroto que se ha armado en el tema de la carne, el acaparamiento…” (…) “Ahora que la inflación está golpeando duro producto de una conspiración, la especulación y algunos otros factores que estamos revisando, hay un plan conspirativo que ha sido planificado por la burguesía tratando de encarecer todo, tratando de generar desabastecimiento ¿con qué? con miras a las elecciones del 26 de septiembre porque ellos van a hacer todo lo posible para tratar de ganar esas elecciones y nosotros les vamos a demostrar camaradas que más nunca volverán. Se los vamos a demostrar otra vez”. (Discurso del Presidente Hugo Chávez: Encuentro con los candidatos del PSUV a diputados a la Asamblea Nacional, Teatro Municipal, Caracas 07 de mayo de 2010). El problema es político, ministro Merentes, quieren “hacer chillar nuestra economía”, con entregarles más dólares solo estará dotándolos de más balas y proyectiles que  utilizaran en la destrucción del cuerpo nacional. Triste favor  hace usted, a la banda fascista,  que no estimará esfuerzo alguno, en enviarlo a un campo de concentración si lograran su objetivo de derrocar al Presidente Maduro, así lo demuestra la experiencia chilena, triste experiencia.

  Urge un viraje en la política económica de genocidio nacional que está aplicando el ministro Merentes, en completa sintonía con los objetivos de la derecha fascista internacional. Convoque a un debate nacional  a los revolucionarios verdaderos, Presidente Maduro, para discutir una Política Económica Revolucionaria que nos abra caminos a la nueva sociedad, el Socialismo. Asuma medidas revolucionarias como lo amerita el momento histórico por el cual estamos transitando. Bien lo decía  nuestro  Comandante Infinito, Hugo Chávez: “o nosotros acabamos con el capitalismo o el capitalismo acaba con la Revolución Bolivariana, una de dos”. (Discurso del Presidente Hugo Chávez: Encuentro con los candidatos del PSUV a diputados a la Asamblea Nacional, Teatro Municipal, Caracas 07 de mayo de 2010).

 

Caracas, 24-09-2013



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4442 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a174107.htmlCd0NV CAC = Y co = US