Entrevista a James Petras realizada por CX 36 Radio Centenario

Washington quiere asegurarse que los gobiernos mal llamados “de centroizquierda” están en su misma onda

Nota de Aporrea: Tomado de rebelion.org: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=20155
Desde Uruguay. “Yo dudo mucho que Astori vaya a cambiar las tasas de interés y los compromisos con el FMI. Porque para él la primera prioridad es su relación con el FMI manejando toda la política de tasas de interés, que favorece a los sectores especulativos”

Chury: Tengo una cantidad de interrogantes para ver si una visión más amplia nos puede dar a los uruguayos una explicación de tantas y tantas cosas. En primera instancia esto: acá en Uruguay ahora, una de las grandes preocupaciones que hay de los sectores productivos, sobre todo del agro, es lo que llaman el atraso cambiario. Aquí el dólar llegó a estar a 32 pesos, 33 pesos el año pasado, ahora esta a 25 pesos. ¿Concretamente esto a qué se debe? ¿Esto es un problema interno del Uruguay, es un manejo especulativo regional, es un manejo internacional universal, cómo se puede interpretar?

Petras: Hay varios factores. Uno es obviamente que el dólar se ha debilitado en relación con el Euro y la Libra Esterlina inglesa y en menor grado con otras monedas. Es un factor general.

En segundo lugar, hay que tomar en cuenta que la política monetaria del gobierno actual del Uruguay, con todo el cumplimiento del fiscal excedente y los demás; y el compromiso con el FMI, es una forma de garantizar una alta tasa de interés y eso ha resultado una reevaluación del peso uruguayo y va a seguir. Lo mismo pasó en Brasil, con la política monetarista. El gobierno ha facilitado la reevaluación del real, que ha pasado de 3.3 a 2.3 por dólar, ahora.

Una cosa que hay que anotar es que cuando tienes altas tasas de interés y política monetaria y cumples con el FMI, es muy común que la política monetaria favorezca al sector bancario y perjudique a los exportadores.

Me imagino ahora que la política de los agroexporadores es muy difícil, porque el valor y los costos van aumentando, y creo que van a perder espacios en el mercado mundial. Y pueden incluso ir a la banca rota si no hay un cambio en la política monetaria del gobierno Vázquez-Astori.

Yo dudo mucho que Astori vaya a cambiar las tasas de interés y los compromisos con el FMI. Porque para él la primer prioridad es su relación con el FMI manejando toda la política de tasas de interés, que favorece a los sectores especulativos y como resultado prefiere que los sectores productivos vayan a la banca rota, antes de cambiar la política. Entonces es un factor interno, principal y en segundo lugar, la política externa la devaluación relativa del dólar que es una política que trata de estimular los Estados Unidos (EEUU), sus exportaciones.

Chury: Viaja Tabaré Vázquez a Estados Unidos en pocas horas, ha estado Nin Novoa allí en EEUU. No sé si has escuchado expresiones del vicepresidente Nin Novoa. Tenemos entendido que ha dicho allí que el Tratado Uruguay-Estados Unidos se firma antes de fin de año. La curiosidad de los uruguayos en este momento James es saber ¿cómo afecta a los uruguayos un Tratado de esta naturaleza?

Petras: Va a favorecer a algunos sectores de exportadores dado que van a abrir algunos mercados de lana, de otros sectores tradicionales de exportación del Uruguay. Pero va a perjudicar lo poco que queda del sector manufacturero y va a limitar las posibilidades de generar una economía más diversificada, en función de un repunte en el sector manufacturero.

Incluso para el sector agropecuario en un lado Estados Unidos va a permitir algún producto central pero con el precio del peso, con la revaluación del peso, no se si están en condiciones de aprovechar lo poco que ofrece el nuevo Tratado.

En otras palabras: hay una política contradictoria incluso de la política neoliberal de Astori-Vázquez, por un lado está revaluando el peso y por el otro lado está entrando en la liberalización de mercados.

Como resultado de todo eso yo creo que va a perjudicar -no solo los sectores productivos manufactureros- sino que también, paradójicamente, a los mismos agroexportadores. Es difícil que Uruguay compita con Brasil, Argentina y Colombia en exportación, mientras el peso esta sobre valorizado.

Chury: Ahora en setiembre hay una reunión en Washington de todos los mandatarios, va a asistir allí Tabaré Vázquez ¿qué se decide concretamente o qué se puede decidir en este tipo de reuniones? ¿se decide algo?

Petras: Yo creo que lo que van a tratar de arreglar allá es toda la agenda para la reunión en la Cumbre en Mar del Plata en Argentina, en el mes de noviembre. Esta reunión en Washington sin mucha publicidad y sin presiones en la calle de las organizaciones de masa, está orquestada por Washington para asegurar los acuerdos que va a conseguir en relación con la continuación de la política liberal, neoliberal -lo que sea- y tratar de presionar por más participación en los planes estratégicos militares que están lanzando, empezando con Paraguay, Plan Colombia y lo demás.

Hay un momento que Washington quiere asegurarse y confirmar que los gobiernos mal llamados “de centroizquierda” están en la misma onda que el gobierno de Bush. Bush en este momento está muy debilitado internamente, muy cuestionado, su popularidad está muy baja, por eso necesita una oportunidad de fotografiarse con los cipayos latinoamericanos -con la cola entre las piernas- para sacar alguna imagen favorable, de publicidad, para mostrar -cuando falta popularidad interna- que tiene un consenso externo con los llamados presidentes cipayos de América Latina.

Primero es un acuerdo y consenso preliminar antes de la Cumbre; segundo, es afirmar la política neoliberal; tercero, avanzar sobre los proyectos militares por lo menos paso a paso con lo que han alcanzado; y cuarto, sacar alguna imagen favorable después del desastre con el Huracán Katrina, así como lo que está pasando en Irak el desastre de la Guerra. Los cipayos de Latinoamérica van a tratar de salvar la hoja de respetabilidad para el Sr. Bush.

Chury: Uno se pregunta con respecto a esta reunión de Mar del Plata que creo que no es una reunión cualquiera, ¿cuál es la actitud que van a asumir ciertos gobiernos que tienen que guardar cierto agradecimiento a Hugo Chávez en Venezuela, como es el de Uruguay que ha recibido petróleo en condiciones muy favorables; como es Brasil, como es la propia Argentina, como son algunos de los gobiernos de Centroamérica? ¿Es que Bush viene a buscar a Mar del Plata el éxito perdido en estas últimas semanas?

Petras: Yo creo que el gobierno de Bush va a probar hasta qué punto podría conseguir alguna aprobación por su política agresiva contra Chávez. Es un globo de prueba para ver hasta qué punto Lula, Kirchner, Tabaré Vázquez y los demás, están dispuestos a dar algún respaldo tibio, lo que sea en la política de confrontación contra Chávez.

Al mismo tiempo van a buscar en Mar del Plata una política más demagógica creo yo, los presidentes en América Latina. Es que los acuerdos en Washington van a ser operativos, lo que van a hacer en la Cumbre es pura retórica. Dadas las circunstancias actuales en América Latina yo creo que Washington va a ser cauto, no creo que vayan a enfrentar directamente con fuertes denuncias a Chávez, si anticipan que no van a recibir respaldo.

En otro lado tenemos a Chávez con sus propuestas sociales, reformistas, sus propuestas nacionalistas por lo menos, en relación con la integración petrolera, a lo que él llama: El Alba. Yo creo que las dos posiciones van a estar sobre la mesa. Pero ¡ojo!, en el momento que Washington no sienta que tiene mucho respaldo en América Latina para confrontar a Chávez no van a ir solos a atacar a Chávez. Kirchner y Vázquez saben que Chávez es un moderado, no es un Revolucionario. Han invitado a muchas compañías petroleras extranjeras a participar como socios en la explotación y refinamiento de petróleo.

Aliarse con Washington, para atacar a un gobierno reformista, que está compartiendo posiciones para ayudar a los gobiernos latinoamericanos, no es desde el ángulo diplomático muy inteligente. Entonces, para la Cumbre, Chávez va a presentar un desafío al plan norteamericano, los norteamericanos van a actuar con mucha cautela afirmando el neoliberalismo, pero evitando una gran confrontación que lo pueda dejar aislado; dada la popularidad de Chávez; y la moderación y la percepción de que en América Latina no es conveniente para los gobiernos abiertamente tomar posiciones contra Chávez.

Chury: ¿No podría EEUU tratar de crear una especie de tema monopólico que es el terrorismo en Mar del Plata para obviar los otros posibles enfrentamientos?

Petras: No sé. Todo es posible en el mundo actual de aventuras, de provocaciones, etc. Es difícil averiguar estas cosas. Yo creo que Mar del Plata más que nada va a ser un gran acto popular, una afirmación de soberanía, un rechazo del neoliberalismo y más que nada un rechazo a los lazos que existen entre Kirchner, Lula, Tabaré Vázquez y los que sean, con Washington, en relación con la gran política: las empresas privatizadas sigan funcionando con muchas ganancias, así como los bancos, los petroleros, las telecomunicación.

Washington está más que preocupado por el status quo y los movimientos están ganando fuerzas particularmente frente al hecho de que a pesar de algún crecimiento, los beneficios de ese algún crecimiento, están concentrados en los mismos grupos de elites.

El gran enfrentamiento va a ser entre los pueblos y organizaciones progresistas en las calles y los debates en la misma Cumbre, que gran parte no van a tener mucho impacto con la excepción de algún discurso de Chávez que podría tener alguna resonancia afuera.

Chury: Pasamos a otro tema. Ha habido un informe de Naciones Unidas acerca de la pobreza y el desarrollo. A Uruguay lo ponen en el lugar 54, pero uno se pregunta si midieran el millón de pobres que hay nos podrían en el lugar 200. Vemos hoy, muchachos aquí en pleno centro de Montevideo, bajo lluvia, cargando un montón de bolsas, porque esa es su casa, su ropa, todas sus pertenencias. Es un visión bastante común, corriente, y que cualquier persona podría ratificar en esto. ¿Cómo se elaboran estos informes y en base a qué?

Petras: La primera cosa a decir -y nosotros hemos investigado eso frente a las cifras que ofrece CEPAL, las de Naciones Unidas y de otras entidades- es que las cifras que fijan para determinar quien en pobre y quien no es pobre; son increíblemente bajas y no tiene sentido, simplemente porque alguna persona sobrevive, dice que ya han superado la pobreza. Si fijamos lo que podríamos llamar la canasta de no pobreza –lo que significa ropa, educación, vivienda, escolaridad para los niños, tratamiento médico y más allá de simplemente el dinero, el pago monetario- tenemos que duplicar las cifras de pobreza.

Lo que ellos fijan es una cifra simplemente en función de ingresos monetarios y no todos los aspectos de la vida, que puede ser alguien que gana 3 dólares por día y dicen que ya está por encima de la línea de pobreza; y que es solo 2 dólares más por día. Uno puede decir que para superar la pobreza, debe incluir el tratamiento médico, permitir a los niños estudiar, necesita una familia diez dólares para cada trabajador en una familia. Por eso creo que eso es una gran trampa.

En segundo lugar, hay que hablar de los indicadores de la calidad. Por ejemplo; si uno come porotos todos los días ó arroz solo -sin proteínas como carne, pescado, pollo- dicen; bueno, está recibiendo adecuadas calorías. Es la calidad de la comida, si falta bifes todas las semanas cómo pueden decir que no es pobre la calidad de la comida, no están muriendo de hambre, pero están muriendo de un régimen insuficiente.

Lo mismo dicen; se va a un tratamiento médico, pero qué calidad es, que si pasa en una cola de cuatro horas y el médico en la clínica pública solo esta dando Aspirina o prescripciones de recetas que son más costosos de lo que uno puede pagar o tratar. ¿Qué es esto? Es un tratamiento médico de pobreza, de mala calidad.

Hay toda una serie de dimensiones, porque el médico tiene prácticas particulares, está corriendo como loco para terminar con los pacientes en la Clínica Pública para ir a tratar a la clase media acomodada en su propio estudio. Estas medidas de calidad de los índices son muy distorsionados de la verdadera pobreza. Además porque piensan que si uno no tiene tiempo de ocio, que la vida de familia, de intimidad, que no tiene energía para el sexo, o cariño que es muy pobre porque trabaja 14 horas en dos trabajos, la esposa trabaja y vienen a casa puro cansancio y eso es otra pobreza sentimental y emocional.

O la angustia de un desocupado. ¿Quién tiene ganas después de perder el trabajo, no encontrar otro y quedarse así tirado de expresar emociones humanas? Hay una serie de dimensiones que no se toman en cuenta en estas seudo estadísticas.

Chury: ¿Hay repercusiones de la situación de Brasil allí en EEUU, sobre los temas de corrupción?

Petras: Se trata en pequeños ítems, que reportan acá. Como sabes Wall Street estaba preocupado primero por la corrupción primero, porque está muy feliz con Lula, y se oían comentarios en Wall Street de que “ojalá que no caiga Lula, porque estamos ganando fortuna”; siguen invirtiendo en Brasil por 30, 60, 90 días papeles de bonos, porque no se atreven a ir más lejos. Por eso, yo creo que nadie se preocupa mucho por la corrupción.

Entre los que están preocupados están los especuladores de Wall Street, que han ganado una gran fortuna desde que Lula subió al gobierno; y ellos si tenían una preocupación. Pero, como el partido de Cardoso ha dicho que no van a tumbarlo porque prefieren un Presidente débil, desgastado para las próximas elecciones y también sus asesores financieros, están diciendo que mejor no tumben al gobierno porque podría provocar algún conflicto extraparlamentario, se quedan en la mirada pero no es una gran cosa.

Aquí entre los medios de comunicación, algunos tratan de tachar a Lula como centroizquierda que es el chiste del año, dicen que la corrupción de un gobierno es centroizquierda más para perjudicarnos a nosotros de la izquierda que para atacar a un gobierno, que es realmente de la derecha, a pesar de lo que dicen algunos escritores que Lula representa algo progresista.

Chury: ¿Quiere decir que aquellos gobiernos que cumplen los dictados del FMI y que dan buenas ganancias en Wall Street tienen asegurada la reelección?

Petras: Si. Hoy Lula es un “poster-boy”. Debe estar colgada su foto en alguna oficina de los grandes especuladores que abajo dice: "Yo no soy demagogo, mantengo la tasa de interés al 20 por ciento y la tasa de desocupación al 20 por ciento. Lula".

12 de setiembre de 2005.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1969 veces.



James Petras


Visite el perfil de James Petras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas