Quien divida traiciona al pueblo y a Chávez

El proceso de desconocimiento por la oposición venezolana de los resultados electorales presidenciales pasados no ha concluido y profundizarán su campaña de infamias para vincularla a los resultados de las elecciones municipales que tendremos en diciembre próximo para lo cual articularán esfuerzos en función de adelantar niveles de desestabilización política para seguir desconociendo los procesos de la democracia venezolana y servir de caballo de Troya para que el imperialismo estadounidense arremeta contra Venezuela.
Iremos a diciembre con problemas distintos y adicionales a cualquier otro país que se confronte electoralmente porque en cualquier parte del mundo quien resulte ganador lo hace sin que importe mucho si es por poco o gran margen. En Venezuela, sin embargo, no es así, aquí el chavismo tiene que arrasar porque sino la oposición se niega a reconocer los resultados y procede a realizar operaciones aritméticas extrañísimas en las que sacando menos votos se declaran mayoría.
Visto así el asunto ya no se trata sólo de ganar sino de hacerlo con mayorías significativas para poder cerrarle el pico a la burguesía. Tal panorama coloca como imprescindible la unidad revolucionaria para evitar dispersión de los votos y para impedir el surgimiento de algún desencanto que pudiera dar forma a la abstención.
Todo aquel que tenga algún nivel de compromiso con el proceso bolivariano debe conjugar esfuerzos en función de que las candidaturas del chavismo resulten victoriosas y negar cualquier posibilidad de candidaturas paralelas cuyo más significativo logro será poner en peligro el triunfo del psuv.
No puede obviarse una situación internacional en la que el imperialismo y sus lacayos vigilan de cerca el comportamiento electoral venezolano buscando un momento de fragilidad del chavismo para asestar el golpe definitivo a la revolución bolivariana como colofón a todo el proceso de construcción de insatisfacciones que han venido generando con el desarrollo del golpe económico que tiene precisamente como objetivo producir en la población niveles de decepción que puedan justificar una salida del chavismo.
Por ello en esta circunstancia electoral se impone una férrea unidad revolucionaria y quien la viole incurre en traición al pueblo venezolano y al comandante Chávez.
Es natural que en momentos de serias dificultades como estos que vivimos quienes desde adentro amenazan el proceso revolucionario necesitan justificarse y se declaran los “verdaderos revolucionarios” tratando con ello de encubrir una posición que no tiene otra definición que la de contrarrevolucionarios porque su acción tiende fundamentalmente a poner en peligro el desarrollo de la revolución bolivariana.
El elector chavista no debe caer en estas trampas ni ingerir estos discursos engañosos que a lo que conducen verdaderamente es a traicionar a Chávez apenas a unos meses de su fallecimiento. Muchos de los que hoy dividen al chavismo hasta ayer gritaban que por Chávez darían hasta la vida y hoy; sin embargo, ya estan traicionando al comandante. Creo que debe usted interrogarse, ¿Es usted uno de ellos? Es usted uno de los que al desobecer al partido traiciona al comandante por el que hasta ayer juraba morir?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2336 veces.



Miguel Mendoza Barreto


Visite el perfil de Miguel Mendoza Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: