Sin faltarle a Hugo Chávez quisiera quedarme callado. Pero ¿Pasó con Lina Ron?

Sin faltarle a Hugo Chávez quisiera quedarme callado. Pero ¿Paso con Lina Ron?
Es suma y extremadamente complicado para este cristiano, llegar a esta nuestra trinchera de lucha en las batallas de las ideas, a plasmar en este escrito, en una fecha tan sentimentalmente nefasta y conmemorativa, como lo es los día 5 de cada mes, y llegar aquí, con las pretensiones de discriminar y/o criticar, a los organizadores de los actos conmemorativos de la sensible y sentida ausencia física de nuestro “Eterno Amado Gigante” HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRIAS, esto, sería como el colmo de la miseria de cualquier CHAVISTA, y la sola insinuación de intensión de hacer algún reproche, ante nuestra cruda y cruel realidad, sería un acto de traición al camarada presidente HUGO CHVEZ, pero como siempre he sido, tal como desde hace 57 años he sido, y desde que tengo uso de razón, luego entonces estimo que no debo tener motivos para no expresar lo que mi corazón siente en este instante.

En ese sentido, y en virtud de no estar dando tanta vuelta, como Sapindáceas en cavidad bucal de ente de la tercera edad, voy a ir directo al grano, y referirme al hecho que me convoca a esta trinchera, y no es más pues, que, la situación que se está presentando en cuanto a los recordatorios conmemorativos, de las figuras emblemática de nuestro Proceso Político de Cambios Profundos, y me refiero específicamente como lo reflejo en el titulo de mi escrito; de la siempre combativa y aguerrida camarada LINA RON…ciertamente no voy a pretender, que se les rindan los mismos honores que a nuestro camarada comandante en jefe HUGO CHÁVEZ, pero hermanos y hermanas, esta camarada, en su momento, llego a comandar a un enorme ejército de descamisados, execrados, abandonados y excluidos, por la cuarta republica, para defender Miraflores y sus alrededores, como en sus mejores momentos lo llego a comandar la mismísima Manuela Sáenz; me perdonan la histórica comparación, pero, como fiel y leal seguidor, de la política aplicada por esta camarada, para defender…no las instalaciones del Palacio de Miraflores…sino mas bien proteger la vida y la integridad física de nuestro eterno amado gigante HUGO CHÁVEZ, por lo que considero, una enorme ingratitud, por parte nuestra, o al menos por los que la apoyamos; aunque sea dedicarles unas líneas conmemorativas, a la par de los actos conmemorativos de Nuestro padre Amado.

“Lina, guerrillera encendida, ella da hasta la vida por la revolución”

Y así murió en su ley, con una profunda LEALTAD y un profundo amor por nuestro “Eterno Amado Gigante”…

CHÁVEZ vive, en la consciencia y en la memoria de todo los pueblos pobres del mundo.

JESÚS CHUA ESPINOZA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5306 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: