¿Quién está detrás de un golpe?

“En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección: el capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara el general Schneider y reafirmara el comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando con mano ajena reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.” (Mensaje del presidente Allende a la nación chilena, el 11 de septiembre de 1973. 9.15 am por radio Magallanes, día de su derrocamiento y muerte)

El pasado 15 de julio, el Dr. José Vicente Rangel, escribe por el diario “Ultimas Noticias”, en su columna “El Espejo” un sorprendente artículo titulado “Anatomía de un golpe (anunciado)”, inspirado en la novela española, “Anatomía de un instante” de Javier Cercas (2009), referido a la intentona militar en España en 1981 y la toma del Palacio del Congreso de los Diputados, por el teniente coronel Antonio Tejero, acontecimiento histórico, que permanece grabado en el techo del hemiciclo donde aún permanecen los orificios de los disparos de los oficiales esa tarde nefasta del 23 de febrero.

La pluma de José Vicente, asertiva como su conducta de luchador social, parlamentario defensor de los derechos humanos y militante perenne de la causa socialista, es quizás el primer juicio que nos obliga a estar muy pendientes de sus reflexiones; no existe una razón para ser indiferente ante las mismas

Mi padre (fallecido el 11 de octubre de 2008), comentó en una de esas largas conversaciones que sosteníamos, la época en que conoció a José Vicente; lo transcribo en un párrafo de sus memorias (época en que poseía mi viejo la responsabilidad de ser el Secretario General del MIR en el estado Lara), que en la actualidad se encuentran en el proyecto de un libro que aspiramos pronto pueda ser publicado:

“Transcurrían los meses de 1962, desde la legislatura nos dedicamos a visitar las cárceles de Lara debido a las denuncias constantes sobre violación de derechos humanos, especialmente contra dirigentes políticos a los cuales se les pretendía tratar como a delincuentes comunes; fue la época en que tuve contacto con el Dr. José Vicente Rangel, no recuerdo ahora su condición de diputado al Congreso Nacional, si era por Lara o por Portuguesa”. Le interrumpo para señalarle que había sido electo por el Distrito Federal, prosigue, “Aaah, gracias hijo, en tal caso, fue siempre un acucioso defensor de los derechos humanos..”

Volviendo a las reflexiones de José Vicente, este señala: “Lo afirmo con plena responsabilidad: se gesta un golpe contra el orden constitucional. Esta rotunda afirmación se sustenta en la experiencia acumulada y en informaciones provenientes de fuentes confiables. Toda la alharaca en torno a la “ilegitimidad” de Maduro; la forma como se aborda el tema de la Fanb para despertar reacciones en su seno que conduzcan a un levantamiento militar; la descalificación de las instituciones, la campaña contra el sufragio y el ente rector; la desaforada explotación de conflictos sociales; la grotesca manipulación de la situación universitaria, se inscribe en una hoja de ruta confeccionada al detalle, en la cual la conexión internacional es básica”

Quizás los tiempos del allendismo en Chile, de los sucesos de febrero de 1981 en España, o del 11 de abril en Venezuela no sean los mismos, quizás los formatos cambien, sin embargo, las razones y los actores permanecen inalterables, basta con solo leer “Salvador Allende, como la casa blanca provocó su muerte” de Patricia Verdugo; o cuando en momentos del golpe fascista de Tejero el entonces Secretario de Estado norteamericano, el general Alexander Haig, se limitó a decir que "El asalto al Congreso de los Diputados es un asunto interno de los españoles", de acuerdo con una declaración en el Diario “La Vanguardia” el 24 de febrero de 1981; y más reciente en Venezuela, en abril de 2012, hacer mención a las expresiones del investigador alemán Klaus Bodemer, exdirector del Instituto Latinoamericano de Estudios de Hamburgo: “Es difícil describir lo ocurrido. Se cree que el Departamento de Estado de los Estados Unidos apoyó el golpe, al menos indirectamente, pero no hay evidencias concretas al respecto”, si de buscar opiniones neutrales se trata.

Podemos en consecuencia reafirmar que en la sociedad contemporánea, donde se gesta la transformación, la creación de nuevas institucionalidades en que esté de relieve la participación y protagonismo del pueblo siempre, unos momentos con más fuerza que otros, estará presente el germen de la sedición para dar un viraje tenebroso y cruento a la historia y a la voluntad firme de los pueblos de construir su propio destino. Abundan en el artículo de José Vicente Rangel, razones para estar alertas y considerar que “…la conspiración no cesa en su empeño por retornar al pasado, que en el fondo es lo que está planteado”

¿Quién está detrás de un golpe? Analicemos la lectura de las últimas palabras de Allende a que hacemos mención en el encabezado de este artículo; o a decir de las palabras del escritor Eduardo Galeano que refiere José Vicente: “Todos los golpes en la región fueron cívico-militares, o sea apoyados y estimulados por el poder civil, sobre todo de políticos que convocaron implícita o explícitamente a los militares para que vinieran a limpiarle la casa de todas esas presencias incomodas que eran las energías de cambio que se manifestaban de diversas maneras, no siempre por la violencia. Eran energías de cambio que estaban vivas en el movimiento estudiantil, en el sindical y que inquietaban a los dueños del poder”. Cualquier parecido con nuestra realidad no es mera coincidencia.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2151 veces.



Victor Barraez


Visite el perfil de Victor Barraez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: