De malas hierbas y finales felices

Escarlatina Rojas Bermellón ha sido una persistente piedra en nuestro zapato. La vimos trepar durante los años, con esa habilidad adeca de ocupar espacios a codazos, intrigas y zancadillas. En la medida que trepaba iba sembrando cómplices que a su vez sembraban cómplices, todos perfectamente uniformados de rojo perfecto, todos cerrando puertas, blindando sus pequeñas parcelas a prueba de poder popular.

Escarlatina no es nadie en particular, es una mala hierba que crece donde huela a poder. Es el cinismo, es la invocación del nombre de Chávez en vano, es la vileza de haber profundizado su marcha inescrupulosa, calculando el fin de la revolución, mientras Chávez luchaba más allá del dolor, más allá de su propia vida, para defenderla.

¡Y va a caer, y va a caer…! -Cantaba llenando su cartera con fondos públicos, extorsionando, vendiendo permisos imposibles, cerrando sus ojos cómplices ante el sabotaje de esa misma derecha que ella ataca vociferante cada vez que le toca dar un discurso. Y va a caer… y no cayó. Escarlatina guardó, otra vez, su vestuario amarillo, o blanco, o verde, porque tiene franelas de todos colores, para todas las ocasiones. Y es que a Escarlatina no sabe de colores, ni de izquierdas y derechas, ella solo sabe estar siempre allí, “donde haiga”. Si siguen los rojos, pues, ¡qué viva Chávez, y qué caraj!

Llegan las municipales y la encontramos, otra vez, aferrada a su podercito con uñas acrílicas de rojo escarchado y dientes. Escarlatina se multiplica en cada municipio como una epidemia, con distintos nombres, distintas caras pero el mismo gesto, la misma mirada esquiva, traidora, que nunca pudo ver a Chávez a los ojos, no por vergüenza, sino por terror. Ahí está Escarlatina otra vez haciendo lo que hace: manipulando encuestas, llamando a contactos, ofreciendo a mano suelta lo que no es suyo, disponiendo de las Misiones, repartiendo adecamente becas, neveras, o futuras casas, a quienes bailen al son que ella toca. Batiendo su enjoyado dedo acusador en la cara de quien ose enfrentarla, señalándolo como el enemigo, vetándolo, como si para hacer revolución uno necesitara su permiso.

Escarlatina no cede, anula liderazgos populares porque conoce cada vericueto por donde colarse, conoce dónde minar el camino de las aspiraciones del pueblo chavista.

Preocupa, especialmente ahora, que siga vivita y coleando, extendiendo sus raíces de hierba mala, marchitando sueños, sembrando desencantos con desafiante descaro. Preocupa que el pueblo la ha combatiendo hasta el cansancio, alzando la voz por encima de las murallas del silencio... y oídos sordos, no pasa nada. Escarlatina permanece y, entonces, en nombre de la disciplina, le piden al pueblo chavista que vote por su propio verdugo.

Es tiempo de que esta historia tenga un final feliz.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5896 veces.



Carola Chávez

Periodista y escritora. Autora del libro "Qué pena con ese señor" y co-editora del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". carolachavez.wordpress.com

 tongorocho@gmail.com      @tongorocho

Visite el perfil de Carola Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carola Chávez

Carola Chávez

Más artículos de este autor