¡Unidad, Unidad, Unidad!

Estimado Presidente Nicolás Maduro, le envío por este medio mi preocupación por que verdaderamente se cumpla el grito que desde el corazón expreso nuestro Comandante eterno hacia la Unidad en cada acción, entre cada actor revolucionario, hacia el logro de los objetivos trazados y propuestos.

Si se acaba la unión y la unidad, la derecha tendrá su caldo de cultivo para que sus tentáculos alcancen comunidades, organizaciones, instituciones, ministerios, alcaldías, gobernaciones y por el legado de nuestro Comandante tenemos el deber de bloquear con acciones socialistas que dichos tentáculos lleguen y la derecha logre su objetivo.

Señor Presidente en nuestras instituciones públicas laboran millones de venezolanos y venezolanas que tienen una gran participación en nuestros procesos electorales, y solo a través de prácticas humanistas y realmente socialistas lograremos convencer a quien no esté claro ideológicamente.

En esta etapa del proceso donde la derecha lo reta, lo acecha, lo acorrala pensando que como ya no está nuestro Comandante lograran el objetivo propuesto desde el 2002, es necesario conformar una estrategia en instituciones, comunidades, organizaciones políticas que permita con nuestras acciones ganar-ganar y no es desde el individualismo, desde las islas, desde las ambiciones personales que lo vamos a lograr, no es gritando UNIDAD sino practicándola, internalizándola, conformándola que vamos a cumplir con el legado de nuestro eterno Comandante.

No puede hablarse de UNIDAD cuando lanzamos a un trabajador o trabajadora a un congelador porque ose criticar nuestras prácticas gerenciales, amén de acosarlo (a), perseguirlo (a) hasta lograr el objetivo: LA RENUNCIA. Nuestro Presidente Chávez lo dijo en su “Golpe de Timón”, cuando como líderes nos llegue una crítica debemos como revolucionarios (as) activar la autocrítica para rectificar, no para creernos que somos seres tan perfectos que no nos podemos equivocar. Estamos llamados a actuar bajo el amor, la moral, la ética y la lealtad en el ejercicio de nuestras funciones como servidores públicos, lo contrario es contrarrevolución.

No puede hablarse de UNIDAD cuando los equipos solo se comunican a un nivel muy bajo, así no se logran los objetivos, eso lo dijo el Comandante Chávez, necesitamos un nivel de interacción, de comunicación, de coordinación, de cruzamiento o cruce de palabras, de diagnósticos, de problemas, de acción conjunta, sin integración en la visión, en el trabajo, difícilmente lograremos los objetivos que esta etapa de la revolución demanda.

Para quien crea que lo escrito en este artículo es personal, los invito a leer el pequeño documento denominado Golpe de Timón, en su página 37 nuestro eterno líder expreso: “¿Por qué no hacer programas con los trabajadores? Donde salga la autocrítica, no le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocrítica. Eso nos alimenta, nos hace falta".

Me pregunto yo, se ha cumplido con esta orden y si no se ha hecho, a qué le tememos????.

Chávez te lo juro… La derecha apátrida más nunca volverá!!!

NO A LA IMPUNIDAD…CARCEL PARA CAPRILES YA…!!!

Besta67@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2487 veces.



Bestalia Ibarra

Licenciada en Trabajo Social, Cantante, Servidora Pública y leal al legado de nuestro Comandante eterno Hugo Chávez

 Besta67@hotmail.com

Visite el perfil de Bestalia Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: