¿Orden mundial?

El Presidente Chávez señaló, en su histórica intervención en la ONU, que: "Ahora más que nunca necesitamos un nuevo orden internacional" y recordó que la ONU en 1974, había aprobado la declaración y el programa de acción sobre un Nuevo Orden Económico Internacional (NOEI), por una mayoría aplastante de 120 votos a favor, 6 en contra y 10 abstenciones. Así mismo, para llamarnos la atención, leyó el artículo 2 del mencionado texto sobre: "el derecho de los estados de nacionalizar propiedades y los recursos naturales que se encontraban en manos de extranjeros, proponiendo igualmente la creación de carteles de productores de materias primas". Refrescó la memoria al mundo, al recordarnos que en la Resolución 3201, de mayo de 1974, la ONU expresó su determinación de trabajar con urgencia para establecer un NOEI, basado "en la equidad, la igualdad soberana, la interdependencia, el interés común y la cooperación entre todos los estados cualesquiera que sean sus sistemas económicos y sociales…". Este recordatorio, oportuno y pertinente, del señor Presidente, trajo a mi memoria, los días en los que estudiaba en el Postgrado en Macroeconomía y Planificación del Desarrollo, en la década de los 70, en la ilustre Universidad del Zulia. Recuerdo el análisis crítico que hicimos de dos textos de mucha actualidad para la época, que fueron difundidos por el Club de Roma: "Los Límites del Crecimiento" (1972) y "La Humanidad en la Encrucijada" (1974). He desempolvado estos libros, cuyo llamado de alerta hoy tiene más vigencia que nunca. Dicen Mesarovic y Pestel en uno de ellos: "Nuestro análisis de computadora indica, que la cooperación global ofrece muchas mejores condiciones que el conflicto, para todos los involucrados. Pero ninguna computadora puede predecir si el hombre será lo suficientemente racional como para seguir este camino…el surgimiento de un nuevo sistema mundial es una necesidad y no una preferencia, y que ese sistema debe ser construido con base en la cooperación. La cooperación no es un término académico que sugiere una manera de comportamiento ético pero difuso, sino que es una forma de comportamiento científicamente justificable, políticamente factible y absolutamente esencial para el crecimiento orgánico del sistema mundial" Ahora bien, la búsqueda del nuevo orden mundial no es nueva. Muchas sociedades secretas como la Masonería, el Club Bilderberger, la Trilateral y esencialmente los Illuminati, tal como lo señala René Chandelle en su libro: "Más allá de ángeles y demonios", han venido trabajando por establecer un "nuevo orden mundial". Jefes de Estado y gente influyente de muy diversas tendencias, que mueven o han movido los hilos del poder mundial, han expresado, en diferentes fechas, esta aspiración. Veamos: "El nacional socialismo usará su propia revolución para el establecimiento de un nuevo orden mundial" (Adolf Hitler), "Cuando llegue la paz será el momento para que en el mundo haya un nuevo orden mundial" (Eduardo VIII), "Trabajaré para la creación de un nuevo orden mundial" (Nelson Rockefeller), "Las relaciones de EEUU con otros pueblos estarán guiadas por nuestro deseo de forjar un nuevo orden mundial" (Jimmy Carter). A George Bush padre, a quien se le ha atribuido la paternidad de esta expresión, dijo: "Una asociación de naciones ha comenzado…Cuando triunfemos, y lo haremos, tendremos una verdadera oportunidad en este nuevo orden mundial". De modo que, desde hace muchos años, fuerzas ocultas o secretas, abiertas o discretas, han luchado por establecer un nuevo orden mundial. La pregunta clave es: ¿A qué nuevo orden nos referimos? Chávez lo esbozo, parcialmente, en su discurso en la ONU: "El respeto pleno a los principios del Derecho Internacional y a la Carta de las Naciones Unidas deben constituir la piedra angular de las relaciones internacionales… y la base del nuevo orden que propugnamos" ¡La ONU te oiga Chávez!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3159 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a16848.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO